PREMIER LEAGUE

Castigos ejemplares y un fútbol de autor: las claves del nuevo Manchester United

Los de Ten Hag derrotaron al Manchester City en el derbi.

Ten Hag durante un partido del Manchester United./AFP
Ten Hag durante un partido del Manchester United. AFP

Los de Ten Hag derrotaron al Manchester City en el derbi.

Jordi Cardero

Jordi Cardero

Cuando Ten Hag salió del vestuario al descanso del derbi de Mánchester, se giró a la grada y les incitó a alentar. Como el Cholo Simeone, Klopp o Antonio Conte. Puede parecer un gesto sin substancia, pero esconde varios mensajes. El neerlandés ya ha impuesto su narrativa en Old Trafford, lo domina. Como también domina a sus jugadores, que tienen que seguir un rígido código interno. Los resultados, poco a poco, le van dando la razón.

Con la victoria ante el Manchester City, los Red Devils se han situado a un sólo punto de los de Guardiola. Aunque quedan muchos partidos por jugar, a principio de temporada habría parecido imposible. Los de rojo comenzaban un nuevo proyecto, otro, mientras que los skyblue incorporaban a Haaland a sus filas para seguir elevando el fútbol de Pep.

"Ahora parecemos un equipo"

Bruno Fernandes Futbolista del Manchester United

"Ahora parecemos un equipo", comentó Bruno Fernandes antes del derbi. "Ten Hag ha sido muy positivo para nosotros. No empezamos bien, con dos malos resultados. Pero tras el partido del Liverpool, el equipo mejoró", repasó el centrocampista portugués. El United comenzó con dos derrotas. En el partido inaugural, el Brighton se marchó de Old Trafford con un 1-2 a favor, mientras que el Brentford les goleó por 4-0. En el tercer partido, 2-1 al Liverpool y unas semanas después 3-1 al Arsenal, la única derrota de los gunners en Premier.

Futbolísticamente, el Manchester United es un equipo muy reconocible, con identidad. Ten Hag propone un 4-2-3-1 con una columna vertebral definida. Casemiro y Eriksen son el corazón del equipo, mientras que Bruno Fernandes es el nexo con el ataque. Arriba, Rashford está viviendo la mejor temporada de su carrera. Sin embargo, el éxito comenzó a construirse fuera de los terrenos de juego.

El caso Cristiano para sentar un precedente

"La disciplina que ha traído Ten Hag ha cambiado la mentalidad de todo el club, no solo la de los futbolistas", comento Bruno, que también aprovechó para destacar la intensidad y hambre de toda la plantilla. El primer gran problema de Ten Hag fue el caso Cristiano. El portugués quiso abandonar el Manchester United en verano y no encontró ofertas que le satisficieran. El técnico miraba hacia el futuro, hacia el largo plazo, y veía en Ronaldo un complemento para la plantilla, un actor secundario. El portugués no lo aceptó.

La gestión del problema con Cristiano sentó un precedente. Fue el mensaje a toda la plantilla de que él era el líder y que nadie estaba por encima del equipo. Ni tan solo una leyenda del club como Ronaldo. El código interno del neerlandés deja muy claro cuál debe ser el camino. Según reveló Daily Mail, Ten Hag impuso un estricto plan para los futbolistas que terminan en castigo en caso de no cumplirse. Garnacho y Rashford lo vivieron.

Rashford y Garnacho, castigados por llegar tarde

En el último partido de 2022, Rashford, contra todo pronóstico, fue suplente en Wolverhampton. Antes del partido, le preguntaron a Ten Hag por su decisión. "Disciplina interna, son nuestras normas", comentó el entrenador. Rashford se había dormido y llegó tarde. Unos días antes, en el stage durante el Mundial del equipo, Garnacho llegó tarde a dos reuniones del equipo y Ten Hag respondió dejándolo fuera de los cuatro amistosos que el United disputó. Cuenta el Daily Mail que cuando Garnacho se presentó tarde a un entrenamiento y llevaba los cordones desatados, Ten Hag le obligó delante de todos sus compañeros a atárselos. La disciplina por delante de todo.

El neerlandés también es muy estricto con los horarios de las comidas. Todos los jugadores las hacen juntos, sean en Carrington -su centro de entrenamiento- o durante los viajes. Mientras se come, el móvil está prohibido. Un día que Ten Hag superó sus límites de paciencia, mandó el equipo a correr. Los tuvo marchando durante más de 10 kilómetros. Él, sin embargo, corría detrás del grupo. "Mirabas atrás y le veías. Nos quiso hacer entender que estamos juntos en los buenos y los malos momentos", explicó Bruno.

El camino de un nuevo proyecto siempre es largo, pero Ten Hag ha logrado cimentar unas bases sólidas. Mandó un mensaje no cediendo ante Cristiano y lo enfatizó castigando a Garnacho y Rashford. No importa el quién, nadie está por encima de nadie. El compromiso ha traído un buen fútbol. El United peleará por las plazas de Champions, mientras que se cultiva para llegar cada vez mejor a la eliminatoria de Europa League ante el Barça.

Jordi Cardero
Jordi Cardero

Redactor

Canchero. Pasé por La Media Inglesa, Revista Panenka y el Diari Ara. Busco historias para juntar letras en los bares de los estadios.