MASTERS 1000 CINCINNATI

¡Parecía un Grand Slam! Alcaraz cae ante Djokovic en el mejor partido de la temporada

El murciano pierde con el serbio en Cincinnati después de malgastar una bola de partido en el segundo set (5-7, 7-6, 7-6).

Alcaraz cae en Cincinnati./REUTERS
Alcaraz cae en Cincinnati. REUTERS
Daniel Arribas

Daniel Arribas

Se entretenía Carlos Alcaraz en las horas previas a la final jugando a los bolos con una pelota y varias botellas de plástico, como si el gimnasio del complejo tenístico de Cincinnati fuera el patio de cualquier colegio de España. Como si la Historia, la que se escribe en mayúscula, no fuera con él. Era la forma con la que su equipo, liderado por Juan Carlos Ferrero, trató de destensar los nervios antes de saltar a la pista central para medir sus fuerzas ante Novak Djokovic, monstruo final y ciclón intratable en Ohio.

Allí, entre las montañas rusas del parque de Kings Island, Alcaraz saltó a la pista con la intención de disipar las dudas de su juego en esta gira norteamericanacayó en cuartos de final de Toronto ante Tommy Paul—. Lo consiguió de inicio y, paso firme, siempre a tono, pasó por encima de un Djokovic enrarecido en el transcurso del primer set (7-5 para Carlitos).

El serbio, sofocado por el calor desde el inicio —34º de temperatura en pista—, pidió asistencia de los médicos durante el encuentro y, en un episodio para el recuerdo, gritó a su propio banquillo en el ecuador del primer set, desesperado: "¡Necesito creatina!".

Los músculos del serbio sufrían —cómo para no— ante el torrente de tenis desplegado por el joven de El Palmar, más enérgico, concentrado como pocas veces se le ha visto en una gira en la que nunca ha terminado de encontrar su mejor nivel. Fue entonces cuando 'Nole', que llegaba a la final sin haber cedido un solo set tras haber superado a Davidovich, Monfils, Fritz y Zverev, se empeñó, perro viejo, en no ponerle las cosas fáciles al murciano.

Con el primer set ya en la cuenta del español, el serbio encendió a la grada del Lindner Family Tennis Center, lleno hasta la bandera, y levantó un 'break' en contra encajado al comienzo de la segunda manga para darle la vuelta a la dinámica del partido. Fue ahí cuando, con ambos tenistas entendiendo que todo volvía al punto de partida, el encuentro elevó el nivel y viajó, casi sin previo aviso, hacia el 'tie break' de la segunda manga.

"Para ganar estos partidos, hay que ir a por ellos", gritaba Ferrero desde el palco. Miraba, serio, Alcaraz, asintiendo con la mirada. Pocos puntos después, con el serbio 3-1 arriba en el desempate, el murciano se llevó un punto larguísimo y levantó —literalmente, aireando los brazos— al público de Cincinnati, enloquecido ya a esas alturas.

Tras la tensión desmedida del desempate, palpable en cada punto, Djokovic envió una derecha a la red y brindó el primer punto de campeonato a Alcaraz, que no pudo finiquitar y dejó escapar entre sus dedos una oportunidad inigualable. El serbio, que puede perdonar una, pero no dos, dio la vuelta al asunto y se adjudicó el set (7-6) para emplazarlo todo al tercero.

Allí, tras una primera mitad igualada, puntazos imborrables, Djokovic asestó el arreón que parecía definitivo poco después del ecuador, cuando rompió el servicio de Alcaraz para colocarse 4-3 arriba. Afianzó la ventaja poco después el serbio para, entonces con el saque, tomar una ventaja que se asemejaba insalvable.

No para Alcaraz, que se debió levantar este domingo en Cincinnati con ganas de regalarnos el mejor partido de la temporada. Rompió el servicio de 'Nole', reforzó la jugada al servicio y mandó, intercambios mediante, el partido al definitivo 'tie-break'. Allí, ligeramente superior, suficiente en el momento en el que las fuerzas flaquean, Djokovic inclinó la balanza de su lado y cayó al suelo rendido como nuevo campeón de Cincinnati.

"Tú vales para estos momentos", indicaba Ferrero minutos antes. Vaya que si vale, Juan Carlos. Pese a la derrota, épica como pocas se han vivido en la era moderna del tenis, el murciano suma, a sus 20 años y tres meses, 12 títulos y se ha acostumbrado a mantenernos frente al televisor cada fin de semana, luchando siempre contra los mejores del mundo; un ranking que, por cierto, seguirá encabezando pese a todo al inicio del US Open. Estamos de acuerdo, Juan Carlos. El chico vale para esto.

Daniel Arribas
Daniel Arribas

Redactor

De la sierra norte de Madrid, Daniel estudió Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos y ahora cubre la información de polideportivo en Relevo. Al poco de