PGA TOUR

El descalabro de Jordan Spieth tras pasar de liderar en la primera jornada… ¡a no pasar el corte!

"Esto es una mierda", aseguró el golfista estadounidense tras caer en el Sony Open.

Jordan Spieth golpea desde detrás de un árbol tras no coger calle./AFP
Jordan Spieth golpea desde detrás de un árbol tras no coger calle. AFP

"Esto es una mierda", aseguró el golfista estadounidense tras caer en el Sony Open.

Guillermo García

Guillermo García

El golf es un desafío mayúsculo para los nervios y el cerebro humano. Un reto en el que estás tú sólo frente a la visión idílica de un campo de césped perfectamente cortado. Sin embargo, ese jardín edénico contiene numerosas trampas que juegan en tú contra y, sobre todo, contra tu mente. Así, lo que un día te ha salido a la perfección, en la jornada siguiente puede convertirse en un auténtico infierno.

Y eso precisamente fue lo que le pasó a todo un ex número 1 del mundo como Jordan Spieth. El golfista estadounidense, que llegó a liderar el ranking mundial durante 26 semanas, sufrió en sus propias carnes los riesgos del golf y poco a poco fue perdiendo la batalla contra su propia mente y la presión, a medida que iba fallando un golpe tras otro.

Algo que parecía impensable tras una primera jornada en el Sony Open que se celebra estos días en Hawaii, donde hace unos días Jon Rahm firmó una de las remontadas de los últimos años . Spieth protagonizó un primer día casi perfecto y cerró su concurso con una tarjeta de 64 golpes (seis bajo par) que le permitía situarse como co-líder del torneo junto a Chris Kirk y Taylor Montgomery.

Nada hacía presagiar lo que vino apenas 24 horas después. El golfista texano comenzó la segunda jornada con un birdie y un bogey. Todo parecía estar bajo control. Sin embargo, todo explotó en el tercer hoyo del recorrido. Spieth comenzó a perder contacto con la bola. Su swing no funcionaba y los fallos comenzaron a sucederse, hasta el punto de encadenar cuatro bogeys seguidos en los cuatro hoyos siguientes.

Luego se estabilizaría y sólo sumó un bogey más, en el 15, antes de enfrentarse al último hoyo del recorrido. Un par 5 en el 18 en el que necesitaba un birdie para mantenerse en el torneo. Entró en el green en tres golpes y dejó la bola a cuatro metros del hoyo. Todo parecía a su favor. Pero Spieth falló el golpe -acertó a la segunda para conseguir el par- y cerró la jornada con 75 golpes, uno por encima del corte.

El texano se convierte en el segundo jugador en los últimos cuatro años y el sexto en la última década que pasa de liderar un torneo en la primera jornada a quedarse fuera del mismo 24 horas después. Una estadística en la que seguro que Spieth no quería aparecer.

"Ha sido un mal día. Como cuando tienes una mala mano en las cartas"

Jordan Spieth Golfista estadounidense

"Esto es una mierda", apuntaba un enfadado Spieth tras una jornada para olvidar. "Nunca me había pasado el ir liderando un torneo y no pasar el corte. He puesto la bola en los lugares equivocados y ahí fuera todo lo que tienes que hacer es calle, calle y calle. Ha sido un mal día. Como cuando tienes una mala mano en las cartas", concluía un Spieth que todavía busca una explicación a uno de los grandes descalabros del circuito en los últimos años.

Apasionado del baloncesto desde niño, Guillermo García ha conseguido hacer del deporte de la canasta su profesión. Licenciado en Humanidades por la Universidad Carlos III y con un Master en