REAL MADRID - FC BARCELONA

Christensen y Rüdiger, tan amigos y tan diferentes

Compañeros en el Chelsea, ambos se enfrentarán por primera vez en un Clásico oficial.

Christensen y Rüdiger celebran juntos un título del Chelsea. /GETTY
Christensen y Rüdiger celebran juntos un título del Chelsea. GETTY

Compañeros en el Chelsea, ambos se enfrentarán por primera vez en un Clásico oficial.

Toni Juanmartí

Toni Juanmartí

Andreas Christensen y Antonio Rüdiger bien podrían protagonizar la famosa -y ya vintage- película de 'Tú a Londres y yo a California'. En esta ocasión, sin embargo, no se trata de dos gemelas que buscan destinos diferentes, sino de dos compañeros que eligen equipos enemistados entre ellos para seguir su carrera. Ambos compartieron vestuario en el Chelsea durante cinco años, decidiendo cambiar de etapa en el mismo momento. En un lustro caben muchos recuerdos y una gran dosis de afecto, pero cuando el balón eche a rodar este domingo no habrá sentimentalismos que valgan.

La trayectoria de los dos defensas es muy similar, pues ambos acumulan experiencia previa en la Bundesliga antes de multiplicar su caché en la Premier. Christensen firmó en 2012 por el juvenil del Chelsea, pero no fue hasta después de su cesión al Gladbach que los ingleses apostaron de verdad por él. Rüdiger, por su parte, llegó a Londres ya en 2017 y con cierto caché adquirido en la Roma. Antes, Antonio había acumulado toda una vida en el fútbol alemán, sobre todo en el filial del Dortmund y en el Stuttgart.

Christensen y Rüdiger, enemigos íntimos.  AFP
Christensen y Rüdiger, enemigos íntimos. AFP

La etapa de ambos en el Bridge fue un éxito, especialmente en lo colectivo. Entre 2017 y 2022, el Chelsea logró una Champions, una Europa League, una Supercopa de Europa, un Mundial de Clubes y dos F.A. Cup. En la noche más gloriosa, en la final de la Champions ante el Manchester City en 2021, ambos lideraron una zaga forjada a prueba de bombas ante los reiterados intentos del equipo de Pep de neutralizar el tanto de Havertz.

Pese a todas las similitudes que hay en sus respectivas trayectorias profesionales, el danés y el alemán son la noche y el día a nivel de carácter. Quienes conocen al zaguero azulgrana destacan su carácter introvertido. Andreas habla con la pelota, pero no se puede esperar de él excentricidades. De hecho, le encanta pasar desapercibido.

Rüdiger, en el momento de medirse a Asano en carrera durante el Mundial.  GOL PLAY
Rüdiger, en el momento de medirse a Asano en carrera durante el Mundial. GOL PLAY

Dicha personalidad contrasta con la de Rüdiger, un hombre imprevisible, de sangre caliente y amante de salirse del guión, cayendo en ocasiones en faltas de respeto. Sin ir más lejos, en el Mundial se mofó del japonés Takuma Asano al correr realizando extraños gestos, como si quisiera darle ventaja al nipón.

En lo estrictamente deportivo, los papeles de ambos parecen cruzados. Rüdiger llegó a Madrid con la vitola de fichaje -y sueldo- estrella. Sin embargo, Alaba y Militao le están privando del protagonismo que el teutón esperaba. Christensen, en cambio, llegaba para ser una alternativa en defensa pero su rendimiento sobresaliente rápidamente le ha convertido en titular indiscutible. Este domingo, el danés liderará el centro de la zaga junto a Jules Koundé.

Toni Juanmartí
Toni Juanmartí

Delegado de Cataluña

Corresponsal de Relevo en Barcelona. Cubriendo la actualidad del Barça desde 2011. Urzaiz, Crouch o Luca Toni; la vieja escuela siempre me parece mejor.