MUNDIAL DE CATAR

Catar juega en casa... ¡pero vaya casa!

Visitamos la residencia oficial de la selección anfitriona en Doha: un complejo de lujo, aunque sus expectativas deportivas sean pobres.

La lujosa sede de la selección de Catar, en Doha./Relevo
La lujosa sede de la selección de Catar, en Doha. Relevo

Visitamos la residencia oficial de la selección anfitriona en Doha: un complejo de lujo, aunque sus expectativas deportivas sean pobres.

Diego Campoy

Diego Campoy desde Catar

Es como la Ciudad del Fútbol de Las Rozas para la selección española... pero a lo bestia. La sede de la selección de Catar aquí en Doha es un alarde de lujo, como tantas cosas en esta ciudad. Ostentación por todas partes para el combinado anfitrión que, aunque mantiene unas expectativas de éxito deportivas bastante pobres, trata a sus jugadores como auténticas estrellas.

Catar juega en casa... ¡pero vaya casa!

Las instalaciones son una locura. Mármol en todos los rincones y olor a nuevo. Billar, pantallas, zonas de trabajo, de relajación, despachos... Después, una pequeña carretera desemboca en la zona de entrenamiento. Siempre envuelto por unos jardines preciosos. Esta ciudad tiene zonas increíbles.

La sede de la selección de Catar, en Doha. D.Campoy

Al final de ese camino están las casas de los jugadores. Ellos lo llaman hotel boutique, muy lujoso, con habitaciones impresionantes en su interior.

"Tienen los mejores medios, los mejores profesionales, todos los que trabajan para que la selección de Catar crezca están muy capacitados para ello. Sólo falta que el nivel de los jugadores siga creciendo pero no descarto que las próximas generaciones sí tengan un nivel considerable en el panorama internacional", explica a Relevo una fuente federativa.

Dentro, su propia sala de prensa para que el seleccionador nacional (que, por cierto, es español: Félix Sánchez) se dirija a los medios de comunicación. Y, al final, el campo de entrenamiento con The Torch de fondo. Hay otros cinco campos. Pura riqueza.