TENIS

Problemas para Alcaraz: se lesiona el muslo y pierde la final de Río

El murciano tenía la final del ATP 500 de Río en el bolsillo, pero una lesión en el muslo derecho le ha apartado del título. Su presencia en Acapulco, en duda.

Carlos Alcaraz celebra un punto durante la final de Río de Janeiro. /REUTERS
Carlos Alcaraz celebra un punto durante la final de Río de Janeiro. REUTERS
Nacho Encabo

Nacho Encabo desde París

Carlos Alcaraz tenía en el bolsillo la final del ATP 500 de Río de Janeiro, pero unos problemas físicos en el muslo derecho-el mismo que le apartó del Open de Australia- y una soberbia reacción de Cameron Norrie (5-7, 6-4 y 7-5) le han apartado del que hubiera sido su segundo título en siete días.

Campeón hace una semana en Buenos Aires,el español mandaba en el marcador por 7-5, 3-0 y una ventaja de 0-30 al resto. Estaba a un puñado de puntos de cerrar el torneo y parecía imposible que se le fuera escapar un partido así. Algo raro tenía que ocurrir. Y eso fue exactamente lo que pasó. Primero, que Norrie, lejos de arrojar la toalla, siguió luchando por mantenerse con vida en el partido. Segundo, que Alcaraz desconectó mentalmente. Y tercero, que el muslo derecho de Alcaraz empezó a dar señales de alarma.

En unos pocos minutos, pasó de verse 3-0 y 0-30 a perder el set por 6-4. Entre medias, el fisio del torneo había bajado a la pista para atender al español y ponerle un vendaje compresor en el muslo derecho. Al murciano le costaba horrores moverse y empezó a acortar los puntos todo lo que podía. Pero se agarró a la pista al más puro estilo Nadal, se aferró a su primer saque, a las dejadas y a su derecha y entregó hasta la última gota de sudor que tenía.

 

En el tercer set llegó a estar break arriba y break abajo, metió el punto del torneo en el juego del 5-5 y acabó sucumbiendo por 7-5 después de dos horas y 40 minutos de partido. Norrie, que hace una semana perdió ante Alcaraz la final del Argentina Open, celebró su primer título de la temporada y el quinto de su carrera.

La lesión de Alcaraz, de 19 años, pone entre interrogantes su presencia la semana que viene en el ATP 500 de Acapulco. El plan del número dos del ránking es viajar mañana a México y debutar el martes ante el estadounidense Mackenzie Mcdonald, pero todo dependerá ahora de cómo tiene el muslo. En Río está acompañado por su médico personal, Juanjo López, y su fisio, Juanjo Moreno, con los que se sentará en las próximas horas para tomar una decisión.

El de Río era el segundo torneo que disputaba Alcaraz en este 2023 después de casi cuatro meses parado por dos lesiones musculares, una en el abdomen a finales de noviembre y otra en el semimembranoso de muslo derecho a principios de enero.