UFC

Weili Zhang: la excampeona de UFC que entrenaba gratis en un gimnasio cerrado

Weili Zhang persigue este sábado, en el coestelar del UFC 281, recuperar el cinturón del peso paja ante Carla Espaza.

Weili Zhang, en el pesaje previo a su último combate./Getty Images
Weili Zhang, en el pesaje previo a su último combate. Getty Images

Weili Zhang persigue este sábado, en el coestelar del UFC 281, recuperar el cinturón del peso paja ante Carla Espaza.

Álvaro Carrera

Álvaro Carrera

Las películas de acción han sido motivación para muchos niños y niñas. Uno de esos ejemplos es el de Weili Zhang. La excampeona de UFC empezó a entrenar artes marciales con seis años inspirada en las películas de Kung Fu. Como en muchos de esos films, la china no ha tenido una vida fácil hasta llegar al punto en el que está. Ha sido dos veces campeona del peso paja de la UFC y este sábado, en el coestelar del UFC 281, pretende lograr su tercer cinturón. Sale de una mala racha, pero no es algo nuevo para ella. Reinventarse y trabajar en su futuro ha sido una constante para ella.

Su padre, minero jubilado, y su madre, ama de casa, la enviaron a una escuela especializada en artes marciales en su región cuando tenía 12 años. Le veían potencial y lo tenía, pero una lesión le impidió tener continuidad. Con 17 años, Zhang se mudó a Pekín. Allí tuvo múltiples trabajos y en uno de ellos su vida empezó a cambiar. Era monitora en un gimnasio y le dejaban entrenar gratis cuando el local cerraba. A la vez comenzó a practicar jiu-jitsu ya que había clientes que lo hacían. Al poco tiempo cambió de trabajo y allí conoció a uno de los pioneros de las MMA en China, Wu Haotian. El talento de Weili sobresalió rápido y Haotian la llevó al gimnasio en el que entrenaba, el Black Tiger Fight Club. En ese punto comenzó a entrenar MMA y el resto es historia.

Tomó el deportes como un trabajo en 2012 y un año más tarde debutó como luchadora profesional. Cayó en su primer combate, pero eso no la desanimó. Necesitó tres combates para entrar en Kulun Fight, una de las principales empresas del país. Fue campeona y con 17 peleas (llevaba 16 triunfos seguidos) la UFC la llamó. El salto era grande, pero no lo notó. En tres peleas se plantó en una pelea titular y noqueó a la campeona. En su siguiente combate derrotó a la monarca durante varios años. Estaba en lo más alto, y llegó el golpe. Cedió el cinturón ante Namajunas y en la revancha también perdió. Debía rehacer el camino y lo hizo. Volvió a la senda de la victoria frente a Joanna Jedrzejczyk, a la que retiró. Ese triunfo le vuelve a abrir las puertas del título.

En el Garden de Nueva York le espera Carla Esparza. La estadounidense, de 35 años, es historia. Es la primera luchadora en la división que pierde el título y lo logra recuperar. Lo hizo mayo de este 2022 en un combate para olvidar ante Namajunas. Ambas dejaron mucho que desear y por ello no es favorita. Zhang, pese a sus dos derrotas demostró mucho más. La china ve en Esparza un ejemplo. Tiene en su mano volver a reinar y reinventarse.