MUNDIAL DE CATAR

Cumbre de los hermanos Williams en Doha

Nico e Iñaki quedaron a comer en el restaurante Tatel aprovechando que el pequeño no tenía que entrenarse.

Nico e Iñaki, calentando antes de un partido./Getty
Nico e Iñaki, calentando antes de un partido. Getty

Nico e Iñaki quedaron a comer en el restaurante Tatel aprovechando que el pequeño no tenía que entrenarse.

Sergio Santos

Sergio Santos desde Catar

Iñaki y Nico Williams viven una situación peculiar en Catar. La familia disfruta de la enorme alegría que supone tener a los dos hermanos disputando un Mundial a la vez, aunque con la singularidad de que lo hacen defendiendo a selecciones diferentes: Iñaki a Ghana y Nico, a España.

Ninguno de los dos pierde de vista lo que hace el otro, hablan a diario y, evidentemente, se animan mutuamente siempre que el cuadro no les haga enfrentarse, algo que se antoja complicado. Por eso, durante el primer día libre que ha concedido Luis Enrique a los españoles, los dos hermanos aprovecharon para quedar a comer juntos en Tatel, situado en la isla de Al Maha. Les acompañaron varios familiares, entre ellos la madre de ambos y la novia de Iñaki.

Primero, alrededor de las 14:15 horas, apareció Nico, que al tener el día libre disponía de mayor flexibilidad. Aproximadamente una hora más tarde apareció Iñaki, que se demoró un poco más porque tenía que entrenarse con Ghana. En lo personal, esta comida le servirá para distraerse y no dar más vueltas a la jugada del último minuto del Portugal-Ghana, cuando le robó la cartera al portero pero se resbaló inmediatamente después.

Un menú de altura

Allí disfrutaron de alta gastronomía española y un entorno envidiable, puesto que está situado en una de las zonas más exclusivas de la ciudad. Es la primera vez que tienen oportunidad de verse desde que los dos se marcharon concentrados con sus respectivas selecciones.

Nico fue uno de los ocho jugadores que no acudió al cumpleaños de Pedri, que lo celebraron 18 de los internacionales en el famoso restaurante Salt Bae, del prestigioso chef Nusret Gokçe. El canario invitó a todos los integrantes de la plantilla, aunque por supuesto sin ninguna obligación de ir porque hay bastantes familiares de los jugadores también en la ciudad. Nico, igual que le ocurrió a Soler, tiene en Doha desplazada a su familia y aprovechó este día libre para comer con ellos.