ATLÉTICO DE MADRID

Joao Félix, por el peligroso camino de los Morata, Vitolo, Kalinic, Vietto, Cerci…

Otras excedencias en el Atlético, en forma de cesión, no acabaron de manera exitosa.

Morata y Joao Félix, en un partido de la temporada 2019-20, en la que acabó saliendo cedido el delantero madrileño. /AFP
Morata y Joao Félix, en un partido de la temporada 2019-20, en la que acabó saliendo cedido el delantero madrileño. AFP

Otras excedencias en el Atlético, en forma de cesión, no acabaron de manera exitosa.

José Luis Guerrero

José Luis Guerrero

El Atlético aplicó en la cesión de Joao Félix una fórmula bastante utilizada en el mundo del fútbol. Renovar al futbolista aunque se desprenda temporalmente de él, una práctica habitual en el club rojiblanco en los últimos años. A veces se hace para amortizar el precio del traspaso del jugador, y ampliar así el margen salarial dentro de la plantilla, véase el caso de Vitolo en el verano de 2021, cuando tenía 31 años; y otras, para mantener la posición dominante en el mercado respecto a un futbolista que aún no ha despuntado en la élite, véase los de Roro Riquelme (Girona), Camello (Rayo) o Manu Sánchez (Osasuna) el pasado verano.

Pero otras veces, sencillamente, la cesión se utiliza como último recurso para salvar la inversión realizada por el club y la ampliación se firma con la esperanza de que en el futuro se pueda ejecutar un traspaso. Sin ir más lejos, este verano con el préstamo de Renan Lodi al Nottingham Forest. O véase también el caso de Álvaro Morata, que se marchó cedido a la Juventus en el verano de 2020 con renovación incluida de por medio. En el caso del '19' colchonero, la Vecchia Signora decidió no ejecutar la opción de compra por valor de 35 millones, tras su segunda temporada. El precio del préstamo fue similar al de Joao Félix, ya que la Juve desembolsó unos 10 millones por campaña.

El problema que tuvo este verano el Atlético, en este caso Simeone, fue encontrarse de nuevo a un futbolista, Morata, con el que no contaba (en su primera etapa jugó 61 partidos y anotó 22 goles). Una salida similar a la de Saúl, que se marchó al Chelsea con una fórmula de cesión, con opción de compra (pero sin renovación) y que los blues no ejecutaron. Al final, ambos futbolistas continuaron en la actual plantilla porque no hubo ofertas interesantes para la entidad en este pasado verano.

Kalinic aterrizó en el Atlético en el verano de 2018, procedente del Milan.  EFE
Kalinic aterrizó en el Atlético en el verano de 2018, procedente del Milan. EFE

Cesiones que no salieron como esperaban

En cualquier caso, el camino que toma Joao Félix es el de otros delanteros en la historia reciente del Atlético de Madrid, que fueron cedidos en busca de una revalorización pero que luego nunca regresaron. Kalinic, por ejemplo, fichó por 15 millones de euros en 2018, pero la temporada siguiente fue cedido al Roma para un año después acabar traspasado al Hellas Verona. Los máximos goleadores de aquella primera campaña del croata (sólo marcó cuatro tantos) fueron Griezmann (21), Saúl (6), Koke (6) y Morata (6).

Cerci, en su presentación con el Atlético en el verano de 2014.  EFE
Cerci, en su presentación con el Atlético en el verano de 2014. EFE

Otro movimiento, bien diferente, fue el de Diogo Jota, que aterrizó con 19 años para hacer la pretemporada de 2016 con Simeone, procedente del Paços Ferreira por 7 millones de euros, pero que nunca llegó a debutar con el Atlético. Fue cedido ese verano al Porto y al año siguiente al Wolves, donde convenció y fue fichado un curso después por 14 millones de euros.

Pero no representa un ejemplo de delantero que haya sido testado, al menos una temporada, a las órdenes del Cholo, como sí fue el fichaje de Vietto. El argentino llegó en el verano de 2015 por 20 millones de euros, respaldado por una buena campaña en el Villarreal y haber debutado en Racing con Simeone, para ser cedido luego al Sevilla, Valencia y Fulham para terminar de ser vendido al Sporting de Portugal. En ese primer curso en el equipo rojiblanco, se vio eclipsado a nivel goleador por Griezmann (32), Torres (12), Saúl (9) y Correa (8) porque sólo metió tres tantos.

Vietto, en su presentación con el Atlético el 9 de julio de 2015. EFE
Vietto, en su presentación con el Atlético el 9 de julio de 2015. EFE

Un año antes a Vietto aterrizó Cerci, por unos 14 millones de euros. Tras una temporada con 10 partidos y un gol, fue cedido al Milán como parte del acuerdo para la vuelta de Fernando Torres. En aquella primera campaña coincidió con Griezmann (25), Mandzukic (20) o Raúl García (10). Estuvo 18 meses cedido en Italia, en el Milan y Genoa, para acabar rescindiendo su contrato en el Atlético en el verano de 2017.

A la vista de los ejemplos mostrados, no existe un antecedente idéntico al de Joao, por el que se pagó 127,2 millones de euros, pero los precedentes en cualquier caso no aparecen como sinónimo de éxito cuando hay una cesión de por medio...

José Luis Guerrero cubre la información del Atlético de Madrid a tiempo parcial y sufridor a tiempo completo cuando practica deporte. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid,