FÓRMULA 1

Una pole de auténtica locura mete a Magnussen y a Haas en la historia de la F1

Kevin Magnussen consiguió su primera pole position en la categoría en una clasificación en Brasil condicionada por la lluvia y por el error garrafal de George Russell.

Kevin Magnussen celebra, incrédulo, su primera pole position en F1 en el GP de Brasil. /Reuters
Kevin Magnussen celebra, incrédulo, su primera pole position en F1 en el GP de Brasil. Reuters

Kevin Magnussen consiguió su primera pole position en la categoría en una clasificación en Brasil condicionada por la lluvia y por el error garrafal de George Russell.

Sergio Lillo

Sergio Lillo

Y en Brasil, llegó el milagro. El menos esperado, el que ni el visionario más avezado habría previsto. Una auténtica suma de acontecimientos disparatados que acabó con la primera pole position de Kevin Magnussen en la Fórmula 1, la primera de un danés en 72 años de historia. Un error impropio de George Russell en la Q3 y la llegada de la lluvia evitaron que nadie más pudiera superar al de Haas. Ver para creer.

En el muro de boxes de la escudería nadie daba crédito a lo que se estaba viviendo bajo las nubes brasileñas: se estrenaban en una estadística que, no obstante, este fin de semana no les dará la primera posición de parrilla para la carrera del domingo. Tendrán que pelear en la carrera al sprint del sábado y, previsiblemente, ahí ya volverán a los puestos que les corresponden. Pero que les quiten lo bailado. Son el primer equipo estadounidense en lograr una pole position desde Shadow, en Gran Bretaña 1975... y están luchando por no acabar penúltimos la temporada 2022.

La lluvia condicionó desde la Q1 el desarrollo de la clasificación del GP de Brasil, el penúltimo del año para la Fórmula 1. En esas condiciones cambiantes, en las que el asfalto no tiene el mismo agarre de una vuelta a otra, también hubo otro protagonista: Fernando Alonso. El asturiano volvió a demostrar su calidad cuando los pilotos tienen opción de brillar. Logró liderar la tabla de tiempos a nueve minutos del final de la primera ronda en su primer intento... antes de que la pista siguiera secándose. El bicampeón del mundo pasó a la Q2 con el tercer mejor registro, dejando a su compañero, Esteban Ocon, a más de un segundo.

Aunque en la segunda ronda también superó al francés, el error de George Russell a 8:10 del final de la definitiva Q3, cuando el agua empezó a aumentar la humedad de la pista de Interlagos, le dejó sin opciones de mejorar su registro inicial y saldrá a la carrera al sprint en séptima posición. Un lugar por detrás de Ocon que refleja con claridad lo que ha sido este 2022 para Alonso: una lucha continúa con la realidad en tu contra.

Carlos Sainz cerró un top 5 en el que no estuvo su compañero Charles Leclerc, que se vio gravemente perjudicado por una nueva decisión estratégica equivocada del muro de boxes de Ferrari al hora de la verdad. Al monegasco lo sacaron con neumáticos intermedios en los primeros compases de la Q3, cuando el resto salió con blandos lisos. Aunque le dijeron por la radio que era lo adecuado, Leclerc no daba crédito y acabó sin poder marcar ni un solo tiempo y pidiendo explicaciones a los responsables del equipo.

«No sé ni qué decir»

Las palabras de Kevin Magnussen nada más concluir una sesión que se reanudó tras la bandera roja de Russell pero donde el asfalto ya no permitió mejorar son un claro reflejo de la sorpresa mayúscula que todo el equipo Haas vivió este viernes. Cuando al danés le dijeron por la radio que estaba con la pole provisional, respondió entre risas con un: "Estáis de coña. No lo celebréis aún, venga ya...".

"No sé qué decir. El equipo me sacó a pista en el momento adecuado, fuimos los primeros en el pitlane y logré hacer una vuelta bastante decente. Es increíble. Gracias a Gene Haas, a Gunther Steiner y a todo el equipo por esta oportunidad. He vuelto este año tras un año sabático y ha sido un viaje increíble. Esto es fantástico. Mañana hay que atacar al máximo. Vamos a intentar algo divertido", aseguró aún visiblemente emocionado tras bajarse del coche. La alegría del danés contrastó con el otro lado del garaje, donde Mick Schumacher se aseguró la última posición de salida para el sábado tras quedarse a 2,4 segundos de su compañeros en la Q1... y aún no tiene asiento para 2023.

Lo del sábado en Brasil ya será otro cantar. Junto a Magnussen saldrá un Max Verstappen que busca seguir ampliando sus números en la F1 tras haber sellado su segunda corona hace varias carreras. Y por detrás llegará un Russell que sale beneficiado de un nuevo error cuando necesitaba ofrecer su mejor versión y que no recibe castigo por condicionar los resultados de sus rivales; Norris y Sainz, que buscarán abrirse hueco en la tercera y última carrera al sprint del año.

Se espera lluvia donde todo el fin de semana. Avisados estamos.