NBA

63.592 entradas vendidas: los Spurs quieren batir el récord de espectadores en un partido NBA

San Antonio volverá a jugar en el Alamodome para celebrar el 50 aniversario de la franquicia ante los Warriors, en un partido que entrará de lleno en la historia de la NBA.

Gregg Popovich, entrenador de los San Antonio Spurs, da indicaciones en un partido en casa. /REUTERS
Gregg Popovich, entrenador de los San Antonio Spurs, da indicaciones en un partido en casa. REUTERS

San Antonio volverá a jugar en el Alamodome para celebrar el 50 aniversario de la franquicia ante los Warriors, en un partido que entrará de lleno en la historia de la NBA.

Alejandro Gaitán

Alejandro Gaitán

Los Spurs han anunciado que se han vendido 63.592 entradas para el partido de este viernes ante los vigentes campeones, los Golden State Warriors y esperan batir el récord de más aficionados en un encuentro NBA. El partido se jugará en el Alamodome, antiguo estadio de la franquicia que fue inaugurada en 1973. De hecho, el encuentro será parte de la celebración del 50 aniversario de unos Spurs que confían en poder vender hasta 68.000 entradas. Lleguen o no a vender 4.000 más, la cifra actual ya sería un récord de más espectadores en un partido de la NBA.

Los Spurs usaron el Alamodome como pabellón habitual por nueve temporadas, desde 1993 hasta 2002, año en el que se mudaron al actual AT&T Center, y fue donde ganaron el primer anillo. El Alamodome ya tiene un partido con registros históricos, cuando en el segundo partido de las NBA Finals de 1999 juntó a 39.554 aficionados. Unos días antes, en el primer partido de las finales, fueron 40 personas menos, siendo el segundo partido más visto en la historia de la franquicia. En la serie entre San Antonio Spurs y New York Knicks, Gregg Popovich y los Spurs ganaron el primer título de campeón para la ciudad. Este viernes, 24 años más tarde, esta va a responder con una cifra histórica.

En los 30 años de vida del estadio ha sido hogar de equipos de NCAA, con UTSA Roadrunners jugando desde 2011; NFL cuando los New Orleans Sains jugaron tres partidos en Texas por el huracán Katrina; y los propios Spurs; además de ligas menores como la CFL, AFL, AAF o XFL. Es sede de grandes partidos, como el Alamo Bowl, o eventos especiales como Final Fours de baloncesto universitario. La de 2018, con más de 68.000 espectadores, fue el evento deportivo más visto en la historia del recinto, cuando el 31 de marzo Loyola-Chicag y Michigan primero, y Kansas ante Villanova, jugaron las dos semifinales nacionales.

El récord de más espectadores en un partido NBA hasta la fecha lo tienen los Hawks, cuando recibieron a los Chicago Bulls de Michael Jordan y compañía en el Georgia Dome en marzo de 1997. Los Bulls, que ganarían ese año su sexto y último anillo en ocho años, consiguieron vencer ante 62.046 personas en un pabellón que cerró en 2017. Hay una excepción, el All Star de 2010, que se celebró en el estadio de los Dallas Cowboys de la NFL y que acogió a 108.713 personas, pero a la hora de analizar récords, la NBA busca partidos oficiales entre dos conjuntos.

Los dos siguientes partidos NBA en la lista con más espectadores en directo son de los Pistons de finales de los ochenta, cuando jugaron sus partidos en el Pontiac Silverdome (entre 1978 y 1988). Ante los Celtics, en enero de 1988 consiguieron atraer a 61.983 personas y un año antes, ante otro rival directo como los Sixers, 52.745 aficionados. Son hasta la fecha los únicos tres partidos en la historia de la competición con más de cincuenta mil personas en el mismo recinto deportivo. Los Spurs esperan superar como mínimo los 65.000, con los últimos tickets a la venta siendo con visión limitada, de pie y todos individuales. Lo que sea por ver a una franquicia histórica en una noche todavía más.

 

Alejandro Gaitán
Alejandro Gaitán

Colaborador

De Barcelona al mundo, periodista deportivo afincado en Toronto y cubriendo la mejor liga del planeta de baloncesto. Todo NBA, un poco de baloncesto.