VENTANAS FIBA

Victor Wembanyama ya asombra con Francia y le comparan con Sabonis

La joven perla del baloncesto mundial debuta con la selección gala y sigue acumulando elogios cada vez que salta a la cancha.

Victor Wembanyama se dispone a machacar en su primer partido con la camiseta de Francia./FIBA
Victor Wembanyama se dispone a machacar en su primer partido con la camiseta de Francia. FIBA

La joven perla del baloncesto mundial debuta con la selección gala y sigue acumulando elogios cada vez que salta a la cancha.

Guillermo García

Guillermo García

Número 1. No me conformo con menos". Victor Wembanyama tiene claro cuál es su techo. No lo oculta y no es para menos. Desde sus 2,21 es más fácil llegar a él y así lo confesó en una entrevista concedida a L'Equipe horas antes de su debut oficial con la camiseta de la selección absoluta de Francia. Un estreno que paralizó a todo un país (y en general a todo el planeta basket) pendiente de un jugador que está llamado a cambiar el baloncesto.

Wembanyama, el jugador que ya ha hecho que la NBA ofrezca todos sus partidos con su el Metropolitan 92 a través de su League Pass, no pudo tener un mejor debut con 'les bleus' y confirmó que va a ser un peligro para cualquier rival tanto en el Mundial 2023 como en los Juegos de París en 2024, donde podría formar un juego interior demoledor junto a Rudy Gobert y Joel Embiid.

El pívot eligió el mejor escenario posible para que todas las cámaras se fijasen en él. En Kaunas, una ciudad que respira baloncesto por los cuatro costados, y ante Lituania, una de las grandes del Viejo Continente, Wembanyama fue el jugador más destacado en la aplastante victoria de Francia (65-90) con 20 puntos (6 de 13 en tiros de campo, 1 de 2 desde el triple y 7 de 7 en tiros libres), nueve rebotes, una asistencia y un robo, además de un +25 con él sobre el parquet.

Una actuación que ya forma parte de la historia de la selección francesa y que le ha llevado a sumar nuevos elogios a un archivo que ya ocupa varios megas y que apenas llega a un 10% de su ocupación total. Vincent Collet, su entrenador en Metropolitan 92 y técnico del equipo nacional francés, aprovechó su estancia en Lituania para comparar a su pupilo con un mito del baloncesto continental: "Es como el mejor Sabonis. No tan fuerte como él, pero con las mismas habilidades. Sabonis era una montaña y Victor es muy delgado, pero tienen el mismo tamaño y las mismas destrezas".

"Es como el mejor Sabonis. No tan fuerte como él, pero con las mismas habilidades"

Vincent Collet Seleccionador de Francia

Collet no fue el único que se rindió a Wembanyama. También lo hizo el técnico de su última víctima. "Cuando viene un jugador como Víctor, te das cuenta de su verdadero tamaño. Tiene un gran impacto en la defensa. Incluso si entramos en la pintura, no se puede ver el aro", aseguraba el técnico lituano Kestutis Kemzura sobre el impacto de un jugador que colecciona víctimas a la misma velocidad que acumula halagos.

Arvydas Sabonis, en su etapa en el Madrid.  GONZÁLEZ MELERO
Arvydas Sabonis, en su etapa en el Madrid. GONZÁLEZ MELERO

Un jugador para el que no existe la palabra presión y que domina independientemente de la edad, la madurez o la talla del rival y así lo aseguraba antes del partido: "No estaba nervioso en absoluto antes del partido. Sólo emocionado. Estoy muy orgulloso de lo que hicimos esta noche. Fuimos consistentes durante todo el partido".

Con la NBA en la mente

Una vez cumplido el objetivo de debutar con Francia, Wembanyama ya sólo tiene una meta en su mente. Y esta pasa por cruzar el Atlántico, como confesaba en la entrevista concedida a L'Equipe: "En mis recuerdos, siempre quise jugar en la NBA. Fue con 12 ó 13 años en Nanterre cuando me di cuenta de que esto es lo que quiero conseguir y que estoy listo para trabajar".

A pesar de tener referentes como Michael Jordan o Kobe Bryant, dos jugadores alejados de las posiciones interiores en las que él se manejará, Wembanyama tiene claro a quién quiere parecerse cuando dé el salto a la NBA: "Quiero ser yo mismo, crear mi propio personaje. Quiero llegar a ser indefendible. Querría ser un jugador de baloncesto como un jugador de ajedrez, capaz de anticiparme a cada movimiento de mis oponentes y tener la respuesta". Y de momento está en el camino de lograrlo.