NCAA

Baba Miller, futura joya española en el draft de la NBA, vuelve a jugar tras su desproporcionada sanción

El jugador balear ha debutado con Florida State tras cumplir 16 partidos de castigo por un viaje a Estados Unidos.

Baba Miller en su último entrenamiento antes de su primer partido./Instagram
Baba Miller en su último entrenamiento antes de su primer partido. Instagram

El jugador balear ha debutado con Florida State tras cumplir 16 partidos de castigo por un viaje a Estados Unidos.

Guillermo García

Guillermo García

Nunca un viaje fue tan caro. Al menos para Baba Miller, la gran joya de futuro del baloncesto español. El pasado verano el jugador balear decidió cambiar la camiseta del Real Madrid por la de los Seminoles de la Universidad de Florida State. Sin embargo, la experiencia no comenzó como Miller hubiera deseado.

El jugador español de 2,11 ha tenido que esperar 16 partidos para poder debutar en la NCAA tras la sanción recibida por parte de la liga universitaria el pasado mes de octubre. Un castigo que le ha mantenido la mitad de la temporada fuera de las canchas y que por fin ha podido dejar atrás.

#FreeBaba era el hashtag que acompañaba a los Seminoles en los primeros 16 partidos de la temporada y ahora ya es historia después de ver los primeros minutos del jugador español en la competición universitaria. Un debut en el que Miller se mostró falto de ritmo competitivo, pero en el que dejó entrever algunas de las características que le han convertido en uno de los grandes proyectos de futuro del baloncesto español.

El campeón de Europa sub 18 con la selección española se vistió de corto por primera vez ante una universidad del prestigio de Wake Forest, donde jugaron Tim Duncan y el español Rafa Vidaurreta. Miller debutó saliendo desde el banquillo para disputar 16:53 minutos en los que apenas pudo anotar cuatro puntos (dos de cuatro en tiros de campo). Sin embargo, el balear mostró su poderío en la zona con cuatro rebotes y un tapón. Números discretos que, sin embargo, no tapan la mejor noticia que ha sido la de su ansiado estreno.

Los motivos de su desproporcionado castigo

Miller ha tenido que esperar más de dos meses para disputar un partido con la Universidad de Florida después de ser sancionado por un viaje realizado junto a su familia antes de ser reclutado por los Seminoles. El jugador balear recibió una invitación (avión y hotel) a Texas para participar en una serie de entrenamientos dos años antes de su 'fichaje' por los Seminoles. En total 3.000 dólares que Miller y su familia devolvieron en cuanto fueron conscientes de la regla de la NCAA que prohíbe este tipo de viajes.

El hecho de que el viaje fuera anterior a su fichaje no ha supuesto una rebaja en una sanción que su entrenador entiende como exagerada y fuera de lugar. "Estoy muy decepcionado por la decisión del comité basándose en los hechos presentados. La decisión es realmente desproporcionada. Es realmente desafortunado que Baba reciba esta dura sanción", aseguraba Michael Alford, director del departamento atlético de la Universidad de Florida State, al conocer la sanción al jugador español.

Un top 15 del próximo draft

Ahora Miller tendrá, por fin, la oportunidad de hacer buenos los pronósticos que hablan de uno de los 'prospects' con mayor proyección de cara al draft de 2023. Con el número 1 ya otorgado al francés Victor Wembanyama, las quinielas de los mock draft estadounidenses también han situado a Miller como uno de los primeros seleccionados en la promoción de 2023.

De hecho, en las previsiones más optimistas su nombre aparece como número 9 del draft que se celebrará el próximo mes de junio, aunque todo apunta a un puesto entre el 13 y el 15. "Es un jugador que comenzó como exterior antes de crecer hasta los 2,11, pero mantiene su habilidad para jugar en el perímetro. Su envergadura y su altura, su capacidad de pase y su tiro le dan una gran versatilidad a ambos lados de la cancha", escribía Jonathan Givony, experto en el draft de la NBA, sobre un jugador que ahora tendrá la oportunidad de exponer todas sus características en la cancha. Por fin.

Apasionado del baloncesto desde niño, Guillermo García ha conseguido hacer del deporte de la canasta su profesión. Licenciado en Humanidades por la Universidad Carlos III y con un Master en