WWE

Arabia Saudí gana la partida a Disney y Amazon: llega a un principio de acuerdo para comprar WWE

La WWE está cerca de ser vendida a un fondo de inversión público de Arabia Saudí. En Estados Unidos se da por hecho el acuerdo entre partes.

Imagen de la rueda de prensa de Crown Jewel en Riad el pasado noviembre./WWE
Imagen de la rueda de prensa de Crown Jewel en Riad el pasado noviembre. WWE
Álvaro Carrera

Álvaro Carrera

Noche convulsa en la WWE. La venta de la empresa por parte de Vince McMahon está mucho más cerca de lo que podía parecer. Arabia Saudí tiene apalabrado el negocio, según diferentes reportes. Todo ha sido muy rápido y es que esta noticia no se entiende sin el carrusel de novedades de la última semana.

El dueño de la empresa había renunciado a su cargo en de Presidente de la Junta Directiva, CEO y director creativo el pasado julio, cuando se destaparon varios escándalos. Vince fue acusado de desviar dinero de WWE para pagar a varias mujeres con las que había tenido relaciones extramatrimoniales. Según la investigación interna compró su silencio, aunque tras su salida todo se ha quedado parado. A sus 77 años se podía ver como una jubilación, pero desde el principio la sombra de un regreso estuvo presente.

Esa vuelta se confirmó el pasado 6 de enero. McMahon sigue siendo accionista mayoritario y su voto en la Junta Directiva de WWE tiene un valor del 83%. Es decir, podía volver cuando quisiese. Así lo hizo el día de Reyes. Volvió él y lo hizo junto a dos personas de confianza como Michelle Wilson y George Barrios. El día siguiente se filtró que su regreso solo tenía un objetivo: vender la empresa. Él no se escondió, lo verbalizó y contrató a JP Morgan para que la operación de realizase en un plazo de tres a seis meses. La renovación de los contratos televisivos (ahora mismo en Estados Unidos los tiene con USA Network y Fox) es lo que hacía que la venta urgiese, no quería dejar nada comprometido al nuevo dueño.

Tras esos movimientos se habló de muchos rumores, pero parecía que en el cortísimo plazo no habría noticias al respecto. Falso. Según ha podido saber Relevo, la empresa ha dejado de colaborar en 2023 con muchas empresas externas de servicios que tenía contratadas alrededor del mundo. Ahora mismo funciona la sede central y la de Reino Unido a ritmo normal, el resto está parado. No quieren dejar cargas. Esta información hace que el movimiento se viese en el horizonte, pero nunca tan cercano.

Arabia Saudí, principal candidato para ser el nuevo dueño de WWE

Este martes (madrugada al miércoles en España) saltó la bomba, aunque estuvo precedido por un movimiento que hizo poner en alerta a todo el mundo. Stephanie McMahon, hija de Vince, dejó su puesto de co-CEO de la empresa y Presidenta de la Junta Directiva. Stephanie anunció en julio su salida de todos sus puestos de WWE debido a que quería pasar más tiempo en familia. Semanas después, tras la renuncia de su padre, volvió para ocupar su lugar. La gestión que Vince había hecho de sus escándalos parece que había pasado factura. Este martes, Stephanie apuntó a los mismos motivos para irse. Minutos después, su padre agradeció su trabajo y anunció que él había sido nombrado Presidente de la Junta Directiva y que Nick Khan se quedaría en solitario con el puesto de CEO. Triple H, yerno de Vince McMahon, mantendrá de momento el control creativo de la empresa.

Horas después de la salida de Stephanie McMahon llegó el bombazo. Lucha Libre Online, Yahoo y los periodistas Cassidy Haynes (Bodyslam) y Steve Muehlhausen (DAZN) informaron que la venta de WWE está a punto. El Fondo de Inversión Público de Arabia Saudí y la empresa habrían llegado a un acuerdo. Por el momento ninguna de las partes confirma nada. No hay oficialidad y tampoco filtraciones, ya que la operación es compleja. WWE debe anunciar a sus inversores la noticia además de resolver varios temas legales. El cambio de dueño supondría un importante cambio, ya que WWE saldría de la bolsa (sus acciones alcanzaron este martes los 90 dólares/acción en Wall Street) y pasaría a ser un ente privado en manos saudís. Además, dejarían de acogerse a las leyes estadounidenses y operarían con las del país asiático.

La noticia ha sido recibida con incertidumbre por el mundo del wrestling, pero todavía es pronto para valorarla, ya que no se conocen detalles y tampoco se sabe si Arabia dejará a McMahon al mando. Las cifras todavía no se han filtrado, pero según varios reportes este lunes, WWE estudiaba tres ofertas. La de Arabia Saudí era de 607 mil millones de dólares. Amazon ponía sobre la mesa 858 mil millones y Disney era el que menos cantidad ofrecía con 171 mil millones. No obstante, la ganancia era clara, ya que WWE está valorada entre 4,2 y 6,5 mil millones de dólares. El reporte que filtró la cantidades también apuntaba que Disney partía con ventaja, ya que trabaja actualmente con WWE y no tocaría demasiado el modelo de negocio.

WWE y Arabia Saudí trabajan juntos desde 2018

El acuerdo alcanzado entre WWE y Arabia Saudí en 2018 fue pionero, ya que la mayor empresa de wrestling del mundo fue la primera gran compañía en apostar por ese país dentro del marco del programa Arabia Saudi Vision 2030. Las cifras, como suele suceder en estos países, no se revelaron, pero se estima que cada show en Oriente Medio reporta a WWE unos 50 millones de dólares. Con ese dinero, Arabia siempre ha tenido peticiones, algunas fuera de lugar, ya que llegaron a pedir luchadores ya fallecidos en sus shows. Fuera de la anécdota, no era raro ver leyendas ya retiradas volviendo en Arabia (Goldberg es el principal ejemplo).

Vince McMahon y un representante del gobierno saudí durante una visita de WWE al país. WWE
Vince McMahon y un representante del gobierno saudí durante una visita de WWE al país. WWE

La relación entre ambas partes tuvo su momento de mayor tensión en octubre de 2019. Desde WWE estaba teniendo problemas con los pagos y Vince McMahon ordenó que durante Crown Jewel, evento que se realizaba en tierras saudís, se cortase la emisión de WWE en la península arábiga. El acto enfadó a al príncipe, Mohamed Bin Salmán, quien como represalia retuvo el segundo avión que debía llevar a parte del roster de regreso a Estados Unidos. Su intención era boicotear el show de SmackDown que se tenía que celebrar al día siguiente (lo logró). La idea de WWE en este punto era romper relaciones, pero finalmente recondujeron la situación y firmaron un nuevo contrato en el que se garantizaban que si había problemas de pagos los intereses serían muy suculentos a su favor. El nuevo acuerdo finalizaba en 2027, pero si finalmente se produce la venta de la empresa todo quedará en nada. Una nueva era está cerca de comenzar en WWE.