TENIS

Novak Djokovic jugará el Open de Australia

Según la cadena estatal ABC, el gobierno le ha concedido un visado especial para que pueda disputar el próximo Grand Slam.

Novak Djokovic, ayer, celebra un punto ante Tsitsipas. /GETTY
Novak Djokovic, ayer, celebra un punto ante Tsitsipas. GETTY

Según la cadena estatal ABC, el gobierno le ha concedido un visado especial para que pueda disputar el próximo Grand Slam.

Óscar Méndez

Óscar Méndez

Novak Djokovic podrá jugar el próximo Open de Australia. Casi un año después de la enorme polémica generada en torno al tenista serbio en el país oceánico, el gobierno australiano ha dado marcha atrás a la prohibición de acceso al país que tenía vigente y le ha concedido un visado especial para que el ex número 1 de la ATP pueda disputar el primer Grand Slam del año, tal y como informa la cadena estatal ABC. Por lo tanto, el balcánico regresará a un torneo que ha ganado en nueve ocasiones y en el que no pudo participar el pasado mes de enero por no cumplir con los requisitos de vacunación exigidos.

Según apuntó este martes ABC, el Ministro de Inmigración, Andrew Giles, habría anulado ya esa prohibición, permitiendo a Djokovic competir en el primer Grand Slam de la temporada 2023. Australia ya eliminó en julio la norma que exigía a los viajeros internacionales declarar su estado de vacunación contra el COVID.

"Todavía no hay nada oficial. Estamos esperando. Mis abogados están hablando con el gobierno australiano, eso es todo lo que puedo decir en este momento", apuntó ayer el serbio tras vencer a Stefanos Tsitsipas en las ATP Finals. Ya había hablado de "señales positivas" el mes pasado.

Y hoy parece que se acaba el culebrón por fin. En enero de este mismo año, Djokovic fue expulsado del país y, además, recibió la prohibición de volver a entrar en Australia en los siguientes tres años por la polémica generada por el COVID. El gobierno australiano constató que Nole se había saltado el aislamiento como positivo y que había mentido o, al menos, ofrecido información incorrecta en el formulario necesario para acceder al país, uno de los más estrictos durante la pandemia.

Djokovic se tomó con deportividad su deportación antes de iniciarse el torneo. "Respeto la decisión del Tribunal y cooperaré con las autoridades pertinentes. Me incomoda que el foco en las últimas semanas haya estado puesto en mí y espero que ahora todos podamos concentrarnos en el juego y el torneo que amo", apuntó a su salida del país. Ahora, podrá volver para conseguir su décimo Open de Australia.