TENIS

Djokovic vence en Adelaida, alcanza a Nadal y llega imparable al Abierto de Australia

El serbio, con una racha de 23-1 conquista su 92º título de la ATP e iguala los números del tenista balear.

Novak Djokovic celebra una victoria esta semana en Adelaida. /Reuters
Novak Djokovic celebra una victoria esta semana en Adelaida. Reuters

El serbio, con una racha de 23-1 conquista su 92º título de la ATP e iguala los números del tenista balear.

Óscar Méndez

Óscar Méndez

Rafael Nadal Parera y Novak Djokovic son dos de los mejores tenistas de la historia, los dos jugadores con más títulos de Grand Slam en su palmarés (22 para el balear y 21 para el serbio) y también dos deportistas que se encuentran en momentos de forma totalmente opuestos. Mientras Nadal acumula derrotas y malas sensaciones sobre la pista, el jugador balcánico acaba de vencer en la final de Adelaida al norteamericano Korda para sumar el 92º título de su carrera, precisamente los mismos que tiene el español. Por delante ya solo aparecen Lendl (94), Federer (103) y Connors (109). Todo, a una semana de que arranque el Abierto de Australia.

No han sido 12 meses fáciles para 'Nole'. En enero de 2022 era expulsado de Australia rodeado por una fuerte polémica relacionada con el COVID. Su negativa a vacunarse le impidió jugar el primer Grand Slam del año y posteriormente también se perdería el US Open y múltiples torneos por no cumplir con los protocolos sanitarios de algunos países. Sus pocos partidos en la primera parte del año parecía que podían perjudicarle, sobre todo por no acumular ritmo competitivo. Nada más lejos de la realidad. Desde septiembre el serbio ha sido invencible.

En los últimos tres meses del año y en lo que llevamos de 2023, Djokovic suma 23 victorias y una única derrota en el circuito, la cosechada frente a Rune en París. El resto, triunfo tras triunfo. Un estado de forma que viene desde más lejos. Tras caer contra Nadal en cuartos de de final de Roland Garros, a finales de mayo, el jugador balcánico sumó triunfos en Wimbledon, Israel, Kazajistán, las ATP Finals y ahora Adelaida. En su cuenta de resultados tan solo aparecen los manchones de París y otra derrota más ante Aliassime en la Laver Cup.

Djokovic llega al Abierto de Australia lanzado. Su torneo favorito, ese que ha ganado hasta en nueve ocasiones, entre ellas las tres últimas veces que ha participado, le ha vuelto a conceder permiso para participar. El serbio desembarcará como número cinco del ranking ATP pero con el conocimiento de saber que si gana el título se alzará al primer puesto que hoy todavía mantiene un Carlos Alcaraz que será baja por lesión.

De vencer en Melbourne, el serbio igualará a Nadal con 22 trofeos de Grand Slam. Nadie tiene más. Precisamente el balear será su principal rival en las pistas australianas, aunque su estado de forma dista mucho de ser competitivo a día de hoy. Sus últimos meses de 2022 y los primeros días de 2023 han sido oscuros, tanto en su juego como en sus resultados. El propio tenista ha señalado estar "con un nivel de desconfianza brutal" tras varias derrotas consecutivas.

Peor racha en la carrera de Rafa

Nadal está inmerso en la peor racha de resultados de toda su carrera. Habituado a ganar, choca verle sucumbir ante sus oponentes, algo que se ha convertido en habitual desde el mes de septiembre, precisamente cuando comenzó la actual racha de Djokovic. El de Manacor suma seis partidos perdidos de los últimos siete disputados. Tiafoe, Paul, Fritz, Aliassime, Norrie y De Miñaur han sido sus verdugos, mientras que tan solo pudo vencer a Ruud en un partido sin mucha trascendencia en las ATP Finals.

En una semana ambos partirán como los máximos favoritos en el primer Grand Slam del año, ese que puede encumbrar a Nadal un año después de su exhibición ante Medvedev o que permitirá a 'Nole' igualarle con 22 títulos en grandes torneos. Ambos llegarán a Melbourne en momentos de forma opuestos, pero serán las raquetas las que dicten sentencia.

Óscar Méndez
Óscar Méndez

Redactor

Óscar Méndez escribe en Relevo noticias y reportajes sobre el Celta de Vigo y, aparte, sobre todo lo que no tenga que ver con un balón de fútbol. Apasionado del