RUGBY

Peisi: "Ni Real Madrid ni Barça ni All Blacks han hecho lo del VRAC en la última década de rugby"

Pablo César Gutiérrez 'Peisi', el jugador más laureado del rugby español, se despide analizando su dilatada carrera en Relevo.

Peisi, en la final de Liga en el estadio de Zorrilla. /JCR Foto
Peisi, en la final de Liga en el estadio de Zorrilla. JCR Foto

Pablo César Gutiérrez 'Peisi', el jugador más laureado del rugby español, se despide analizando su dilatada carrera en Relevo.

Rodrigo Contreras

Rodrigo Contreras

Con 27 títulos a sus espaldas y tres internacionalidades con el XV del León, Pablo César Gutiérrez Peisi ha anunciado su retirada del rugby. Son nueve Ligas, cuatro Copas del Rey, ocho Supercopas de España (todas las de su club) y seis Ligas Ibéricas (todas las de su club) los trofeos que hacen de este veterano primera línea del VRAC Quesos Entrepinares el jugador más laureado del rugby patrio.

Un currículo envidiable que Peisi desengrana para Relevo: los motivos de su retirada, sus grandes triunfos y derrotas, cómo llegó al rugby ya en la universidad...

Eres de los jugadores que se denominan tardíos, ¿cómo llegaste a este deporte?

Empecé con 18 años. Primero estuve probando en el CDU universitario de Valladolid, que jugaba en regional. A través de unos amigos que ya jugaban en el VRAC Quesos Entrepinares, Ignacio Rodríguez Chita e Iñigo Ribot, empecé a entrenar con ellos.

Los primeros años fueron duros, ya que tuve que empezar de cero en el Quesos. Hasta que, un par de años después, conseguí llegar al primer equipo y ganar la primera Copa del Rey, con Miguelón como entrenador en 2010. Aunque tuve que verla desde la grada porque ese año me había roto el peroné. Años después comenzamos a ganar y llegó la década de oro para el club.

¿Por qué has decidido retirarte en este momento?

Mi situación personal ha pasado a un primer plano. No estaba del todo cómodo en el campo y pensé en dar este paso cuando todavía me encontraba bien físicamente. Haberlo hecho tras una lesión no me hubiera gustado nada. Ahora soy socio del Quesos y bajo todos los partidos a ver a los chicos y animarles desde Pepe Rojo.

¿Cuál es tu mejor recuerdo sobre un campo de rugby?

Las victorias contra Silvertom El Salvador, el Ampo Ordizia y Alcobendas Rugby siempre me han sabido mejor y han sido equipos que se me han dado bien.

Me quedo con dos finales. Dos años después de perder la Copa en Zorrilla (Valladolid), ganamos la Liga en ese mismo escenario. Y también con la final de Copa del Rey de la Temporada 2013/14 en la Balastera contra Independiente de Santander. Ellos tenían un equipazo y eran muy duros delante. Salí en la segunda parte y conseguimos robarles la primera melé y desde ahí todo fue rodado. En ese equipo de Independiente jugaban internacionales como Guillo Mateu (que luego jugó con nosotros) o Nacho Contardi.

Los últimos 10 años han sido una época dorada. Lo que hemos hecho no lo han hecho ni el Real Madrid ni el Barça ni los All Blacks. Tuvimos muchísima superioridad. Muchos lo llamarán suerte, yo lo llamo trabajo, perseverancia, sacrificio, esfuerzo y, sobre todo, vestuario.

Espero que ganemos muchos títulos y me superen muchos jugadores, pero veo complicado que se repita esa década dorada.

¿Y tú peor recuerdo sobre un campo de rugby?

La final de la Copa del Rey en Zorrilla contra Silvertorm El Salvador en 2016. Ese año quedamos invictos en la fase regular de la Liga y luego perdimos las finales de Liga y Copa. El estadio estaba abarrotado y nos salió todo mal. Jugada tras jugada la cagábamos hasta que sonó el pitido final. Fue una temporada inexplicable, menos mal que en años posteriores volvimos a la senda de la victoria y no se repitió.

¿Cómo fue ese debut triple con España en la Nations Cup?

El año que perdimos la Copa y la Liga en la final (2016) me llamó Miguelón (como segundo entrenador del XV Del León) y a los cinco minutos me estaban pidiendo los papeles. Fueron en total tres partidos contra Namibia, Uruguay y Argentina XV jugados en Rumanía. Aunque perdimos los tres partidos, fue una experiencia muy buena, que terminé jugando de talonador por lesiones de mis compañeros.

Foto oficial de Peisi con España Rugby.  Foto FERUGBY
Foto oficial de Peisi con España Rugby. Foto FERUGBY

Debe de ser algo complicado y sorprendente que un colega y compañero de equipo pase a ser tu entrenador durante muchos años, ¿no?

Diego Merino (entrenador del VRAC) y yo siempre hemos sido muy amigos. Hubo un momento de incertidumbre en el club cuando se prescindió de un entrenador con el que habíamos ganado. Entonces estaba tomando un café en una terraza y yo preguntaba por quién sería el nuevo entrenador. Era algo que me inquietaba mucho y a mi lado estaba sentado Merino. No paraba de reírse hasta que me lo contó y, lógicamente, de primeras, no le creí. Después tuvimos que separar la amistad que nos une hasta día de hoy del aspecto deportivo, pero bien. Como cualquier jugador, me cabreaba cuando no jugaba y cuando lo hacía estaba contento.

¿Cuáles son los mejores jugadores y peores con los te has topado?

Chris Eaton, el medio melé que tuvimos en el VRAC hace un par de años, jugar con él era un espectáculo, era como un delantero o línea más, otro nivel. Alex Woonton fue un pilier, que también pasó por El Quesos, que era durísimo. En la línea Dan Waenga o Dan Snee fueron jugadores de una clase excepcional.

Que haya tenido como rival, Joe Mamea, de El Salvador, era un tipo muy muy duro para jugar contra él. También los Souto, te acordabas de ellos tras jugar un partido como rival.

¿Cómo será tu futuro? ¿Estará unido al rugby?

He hablado con el club y me han ofrecido ciertas cosas que, en mi posición habitual, no puedo abarcar ahora, pero seguiremos conectados. Dirijo el Centro deportivo Río Esgueva y he sido papá, por segunda vez, hace cuatro meses. No descarto volver pronto al club, siempre estaré ahí con ellos.