WORLD PADEL TOUR

Esto no es pádel: el gesto obsceno de Pablo Lijó que ha indignado a la afición argentina

Después de fallar un remate, el jugador tuvo un detalle muy feo con el público de La Rural.

Lijó, en el momento de encararse con el público. /CAPTURA WPT TV
Lijó, en el momento de encararse con el público. CAPTURA WPT TV

Después de fallar un remate, el jugador tuvo un detalle muy feo con el público de La Rural.

Álvar Madrid

Álvar Madrid

Los aficionados argentinos al pádel están muy enfadados con la actitud de Pablo Lijó durante su partido de dieciseisavos de final del Buenos Aires Pádel Master. Era el choque de primera ronda que medía a Lijó y su compañero Javier Ruiz frente a Valentino Libaak y Leandro Augsburguer. Un encuentro muy igualado que se fue al tie break del tercer set. La muerte súbita estaba 4-1 a favor de la pareja argentina y Lijó entró a rematar una bola a priori fácil, que falló estrepitosamente. El público celebró el error del español y este les respondió tocándose sus partes y señalando a la grada como si les estuviera dedicando el gesto.

El partido llegaba muy caliente a ese punto, el público de La Rural se había pasado todo el encuentro animando con fervor a la pareja argentina. Algo que fue sacando de quicio a Lijó. Dos tocadas en sus partes y un escupitajo al cielo dedicado al público fueron la reacciones del jugador español. Una actitud intolerable y que no debería quedar impune.

Según el reglamento, Josep Arzuaga, el juez árbitro, debería haber castigado con un warning cada uno de los desprecios al público y no lo hizo. Ahora Lijó se enfrenta a una posible sanción económica por su comportamiento, pero en principio no debería haber castigo deportivo.

Los aficionados argentinos han cargado duramente en redes sociales contra el jugador español después de los gestos que este les dedicó durante el partido en la pista central del Buenos Aires Pádel Master.

Lijó escupiendo al cielo  REDES SOCIALES
Lijó escupiendo al cielo REDES SOCIALES

El propio jugador se dio cuenta de los errores que había cometido y no tardó en poner un pequeño texto en su cuenta de Instagram pidiendo disculpas: "Un profesional debería haber estado más tranquilo y no entrar las provocaciones. Me disculpo por ello y vendré el año que viene como si nada hubiera pasado." Pero no le ha faltado colmillo para dejar este recadito a la afición de La Rural: "Estos chicos nos han ganado jugando, dentro de la pista, y no hemos tenido ni un solo problema. No les hacía falta ensuciar así este partido."

Lo que está claro, es que este tipo de acciones debemos desterrarlas de deporte profesional. A veces jugar bajo presión hace que los jugadores tengan este tipo de reacciones, pero en ningún caso están justificadas.