POWER SLAP

30 segundos para recuperarse de una bofetada: así es el Power Slap, el nuevo deporte de moda

Dana White, presidente de UFC, lidera este proyecto que busca consolidarse como un deporte de contacto. Su debut se produjo este miércoles.

Imagen de un combate de esta disciplina./Power Slap
Imagen de un combate de esta disciplina. Power Slap

Dana White, presidente de UFC, lidera este proyecto que busca consolidarse como un deporte de contacto. Su debut se produjo este miércoles.

Álvaro Carrera

Álvaro Carrera

Durante la pandemia, a todos nos llegaron vídeos de diferente índole. Los meses más duros de la situación sanitaria, en los que se debía permanecer en casa, catapultaron a muchas personas a la fama. La viralidad fue máxima porque el consumo de redes sociales aumentó de manera notable. Uno de esos picos lo sufrió el Slap Fighting o bofetadas deportivas. Vasily Kamotsky, considerado el 'Muhammad Ali' de la disciplina, fue quien más vídeos virales acumuló. Rusia y algunos países de Europa del Este eran los principales organizadores de unas competiciones que comenzaron a realizarse en 2018 (con una mínima regulación).

Los resultados que los vídeos tenían en internet hicieron, como era de esperar, que en occidente se pensase en copiar la idea. Arnold Schwarzenegger y el influencer Logan Paul realizaron el pasado marzo, durante el festival deportivo que organiza el actor, un primer campeonato, pero el proyecto no tuvo continuidad. Dana White, presidente de la UFC, fue otro de los grandes nombres en Estados Unidos que puso sus ojos en este posible negocio. "Vi un vídeo de este tipo por primera vez en 2017. Cuando empecé a investigar vi los resultados en redes sociales. Era bueno para distribuir por ahí y también para televisión si tenía el formato indicado", apuntó White cuando a finales de 2022 presentó su proyecto.

Su plan pasaba por profesionalizar la disciplina, ya que todo lo que se había hecho era en modo amateur. Por ello, buscó que la Comisión Atlética de Nevada lo regulase. Lo aceptaron y eso que a priori podría resultar extraño porque dicha organización no da el visto bueno al Bare Knuckle en su estado. Las críticas fueron incesantes, pero eso no amedrentó a White. Encontró un socio televisivo como es TBS (lo emite para todo Estados Unidos) y planeó iniciar su liga cuanto antes. Así nació Power Slap. Su primera temporada comenzó el pasado miércoles, aunque lo hizo con un retraso de una semana. El altercado que White protagonizó con su mujer en una discoteca provocó la demora. No fue un problema, porque como era de esperar, está siendo lo más comentado en redes sociales. La primera temporada, titulada Power Slap: Road To The Tittle, se hizo viral antes incluso de iniciarse. Un vídeo de un competidor con la cara visiblemente inflamada que acaba ganando su combate (en otro torneo) se viralizó. Positivo para dar visibilidad al estreno, pero provocó de nuevo múltiples críticas.

¿Cuáles son las normas de Power Slap?

El objetivo de la disciplina es muy sencillo: dos personas intercambian bofetadas para intentar noquear al oponente, aunque tiene una normativa detrás. Una moneda al aire permite al agraciado elegir si pega primero o si recibe en primer lugar el impacto de su oponente. Ambos participantes deben pararse con los pies en paralelo y el encajador debe tener los hombros rectos, la barbilla levantada y las manos detrás de la espalda. Intentar evitar el golpe o salirse de esa posición será sancionado.

Cada combate tiene tres asaltos, es decir, tres golpeos por persona. El competidor cuenta con 30 segundos para dar la bofetada y quien lo encaja dispone de otros 30 segundos para asimilarla. Si en el tiempo marcado no se recupera, pierde. La otra opción de victoria se da cuando ambos permanecen en pie tras todos los turnos de golpeo. En ese caso los jueces ofrecerán una decisión. Puntuarán la potencia, colocación y daño que ha hecho cada bofetada. La manera de puntuar es la misma que en MMA: 10 puntos para el ganador y 9 para el perdedor. También son iguales a las MMA las categorías de peso (toman las de UFC) tanto masculinas como femeninas.

Polémica y crítica por el riesgo para la salud de los competidores

Dana White llegó a indicar en una rueda de prensa que su nueva disciplina es "menos lesiva que el boxeo". El presidente de UFC y Power Slap afirma que en el boxeo existe mayor repetición de golpes en el rostro de los participantes. Es evidente su afirmación, pero hay factores que la convierten en incorrecta. Como máximo cada persona recibirá tres bofetadas por combate, pero esos golpes los recibe a máxima potencia y sin posibilidad de defenderse. En el boxeo como en el resto de deportes de combate la principal premisa es "pegar y que no te peguen", algo que no existe en Power Slap. Esa evidencia es la que se está utilizando desde muchos sectores de las MMA y el boxeo para cargar contra White y su nuevo producto. La reiteración de golpes en la cabeza puede provocar traumatismos craneoencefálicos, los cuales si se repiten en el tiempo acabarán generando problemas neuronales. Además, la naturaleza del golpe en el Power Slap hace que haya mayor posibilidad de perforaciones de tímpano.

Álvaro Carrera
Álvaro Carrera

Colaborador

Con 13 años ya tenía un micrófono en sus manos y con 15 narraba los partidos de su amada Ponferradina en una radio local. Estudió periodismo en la Universidad Complutense