JUEGOS OLÍMPICOS

Qué significan los aros de los Juegos Olímpicos

Se trata de uno de los logotipos más reconocibles del mundo, aunque fue creado en 1913.

Los aros olímpicos, el símbolo por excelencia de los Juegos. /Getty.
Los aros olímpicos, el símbolo por excelencia de los Juegos. Getty.
Javier Mercadal

Javier Mercadal

Los Juegos Olímpicos son la quintaesencia del deporte. Una vez cada cuatro años, los deportistas más destacados del mundo se reúnen en una única ciudad para coronar a los mejores. Más alto, más rápido, más fuerte dice el lema olímpico. Una oda al afán de superación en eso que se ha dado en llamar el espíritu olímpico.

Si bien es cierto que en la actualidad los JJ.OO. también son, fundamentalmente, un gran negocio, la realidad es que el claim que pronunció en su día el Barón de Coubertin durante la ceremonia de inauguración de los primeros Juegos modernos, en Atenas 1896, todavía aplica en la actualidad. Los Juegos Olímpicos continúan siendo un evento deportivo muy diferente al resto. En él, deportistas que durante la olimpiada no poseen los focos, reciben la máxima atención, en ocasiones incluso más, que superestrellas consagradas, de las que ocupan todos los días horas de televisión y portadas en periódicos y digitales.

Solo así se explica la determinación de algunos de los deportistas más reconocidos del mundo en estar en los Juegos. Es el caso de Rafael Nadal, quien ha declarado públicamente que, dentro de su último baile en 2024, una de sus ilusiones es jugar el dobles de París 2024 con Carlos Alcaraz. Aunque el tenista de Manacor no es el único. Las estrellas de la NBA, que por norma general se ausentan de campeonatos como el Mundial de baloncesto, hacen fila para estar en los Juegos o Jon Rahm se mostró muy dolido por perderse Tokio 2020 por dar positivo en Covid-19.

Qué significan los aros de los Juegos Olímpicos

Ese espíritu especial de los Juegos Olímpicos, se simboliza a la perfección en su símbolo icónico. Cinco anillos entrelazados de diferentes colores que son reconocidos instantáneamente en todo el mundo. Según el artículo 8 de la Carta Olímpica, los aros olímpicos representan "la actividad del Movimiento Olímpico y representa la unión de los cinco continentes y el encuentro de atletas de todo el mundo en los Juegos Olímpicos".

Los colores de los aros olímpicos son azul, negro, rojo (en la fila de arriba y por ese orden de izquierda a derecha), amarillo y verde (abajo, situados de izquierda a derecha también). Un logotipo que hizo su primera aparición en 1913. Su creador fue también el Barón de Coubertin, aunque no pudo utilizarlos por primera vez hasta 1920 debido al estallido de la I Guerra Mundial. La combinación de colores fue tan acertada, que en 1927 la Unión Ciclista Internacional la adoptó, en el mismo orden, para su icónico maillot arcoíris de campeón del mundo.

Bandera y símbolos olímpicos

Los anillos olímpicos, además, forman parte de la llamada bandera olímpica. Esta consiste en un fondo blanco con los aros en el centro. Según el Barón de Coubertin, los seis colores presentes en total, combinados, están presentes en todas las banderas del mundo.

El resto de símbolos olímpicos son el lema Citius, Altius, Fortius, ideado en 1891 por el francés Henri Didon, amigo personal del Barón de Coubertin, el himno olímpico, una pieza compuesta por Spiros Samaras con palabras de un poema de Kostis Palamas, y que fue estrenado en los primeros Juegos modernos en 1896, y la llama olímpica, que se lleva por relevos desde Olimpia, cuna del evento, hasta la ciudad que los alberga.