PREOLÍMPICO | FINLANDIA - ESPAÑA

Alberto Díaz, el soldado en la sombra de Scariolo: "No me importa que no haya foco en mí"

El base malagueño se ha convertido en una pieza fundamental para los esquemas de Sergio Scariolo y hoy volverá a ser protagonista ante Finlandia.

Sergio Scariolo da instrucciones a Alberto Díaz./FEB | A. Nevado
Sergio Scariolo da instrucciones a Alberto Díaz. FEB | A. Nevado
Guillermo García

Guillermo García desde París

Valencia.- La aventura de Alberto Díaz en la Selección española es una especie de montaña rusa de la que ya nadie le va a bajar. El 8 de agosto de 2022, Alberto Díaz hacía las maletas y abandonaba la concentración de la Selección española previa al Eurobasket. 20 días más tarde el base malagueño tenía que volver a empaquetar las cosas con urgencia. Scariolo volvía a reclamar sus servicios ante la ausencia de Sergio Llull. Una llamada que le cambió la vida.

Hoy Alberto Díaz ha dejado de ser el niño criado en el barrio de San Carlos y que creció pegado a una pelota para convertirse en el pelirrojo más famoso de España. Para ello no necesito canastas imposibles o anotaciones sobrehumanas en aquel Europeo. Le bastó con lo que lleva haciendo bien toda la vida: defender y dejarse el alma como hizo ante Finlandia, donde una falta forzada en ataque a Maxhuni a final del tercer cuarto terminaba de romper el duelo a favor de España. Un resultado que hoy espera repetir.

¿Cómo está el equipo a horas de enfrentarse a una cita tan importante como es Finlandia con los Juegos como recompensa?

Bien, bien, el equipo está muy bien. Está muy concentrado, con muchas ganas de jugar esas semifinales y creo que, sobre todo el equipo está preparado para ello.

Alberto Díaz habla sobre su preparación mental antes de los partidos.Relevo

¿Cuánto se va a notar o cuánto esperéis que no se note la baja de Juancho?

Es cierto que es un jugador muy importante para nosotros, pero creo que todo el mundo tiene que dar un paso adelante. Sobre todo en ese trabajo sucio que hace Juancho y que para nosotros es notable, pero intentaremos que entre todos se note lo menos posible.

Trabajo sucio que tú estás muy acostumbrado a hacer. ¿Cómo haces para mentalizarte, para decir, 'oye, mi función no es tanto anotar o aparecer en los highlights, como hacer ese trabajo sucio'?

Eso no se trabaja. Esto es un juego de equipo y cada uno tiene que saber su rol, saber qué puede aportar al equipo y hacer las mejores cosas posibles para ello. Creo que en ese aspecto es en el que yo puedo ayudar a la Selección. No creo que sea una mentalidad personal sino de equipo, ayudar en lo que se pueda y aportar cada uno su granito de arena. Esa es la única mentalidad que hay que tener.

"No creo que sea una mentalidad personal sino de equipo, ayudar en lo que se pueda y aportar cada uno su granito de arena. Esa es la única mentalidad que hay que tener"

¿Cuánto de parecido va a tener este partido con el que se jugó hace dos años en Berlín?

Yo creo que va a ser muy parecido. Ellos son un equipo que tiene una filosofía muy clara de jugar alegre, jugar abierto, con muchos tiros de tres puntos, que corren mucho y generan muchos tiros liberados. Y creo que la filosofía de los dos equipos se mantiene igual que en el último Eurobasket.

Lo que hay que evitar es otra charla como la de Rudy en el vestuario aquel día, ¿no?

Esperemos que no, pero bueno, si lo hace y ganamos, pues bienvenido sea. Pero sí es cierto que ya sabemos cómo son, cómo se las gastan y creo que hemos aprendido a la lección.

¿Cómo se gestiona emocionalmente, una cita de estas características?

Creo que los jugadores nos preparamos día a día para momentos como estos, de presión, donde te juegas cosas y tenemos un equipo muy veterano. Pero sobre todo creo que hay que intentar mantener las rutinas que se hacen cada día, no hacer nada especial y estar concentrados para el momento siguiente y no pensar más allá.

¿Cuáles son las rutinas de Alberto Díaz en los días de partido?

Normalidad: comer lo mismo, siempre como pasta entre los partidos, una pequeña siesta de una hora y poco más. No hago nada especial o que sea diferente.

Díaz habla sobre cómo lleva su rol fuera de los focos.Relevo

¿Guardas alguna manía antes de los partidos?

No, no tengo manías. Intento hacer mis rutinas de calentamiento y demás, pero yo no soy así, no creo en esas cosas, así que voy tranquilo a la pista.

Entiendo que dentro de los vestuarios, más allá de la pista, hay diferentes roles. ¿Cuál es el de Alberto Díaz?

Bueno, yo creo que soy de los más serios, de los que más... va con cautela, con precaución, así que quizá esa parte seria del equipo puede que sea mi papel dentro del vestuario.

¿Y lo llevas bien, eso de estar fuera de los focos aunque tengas un papel tan importante en el equipo?

Sí, soy así. Me siento cómodo en ese área o al menos no me importa estar ahí. Hay jugadores con muchísimo talento y mi misión siempre es ayudar al equipo sea como sea. No me importa que haya foco. Lo que quiero es que el equipo gane.

Llevas ya unos años en la Selección contando con las Ventanas, ¿te sientes un veterano?

Se podría decir, ¿no? Sobre todo porque cuando tocas los 30 ya eres veterano para todo en este deporte. Sí que me siento respetado, valorado y con ese punto de veteranía que es cierto que en esta Selección tenemos muchos veteranos tocando esa edad, así que sí, me siento veterano.

¿Cómo se lleva en el vestuario ese cambio generacional que se viene anunciando desde hace tiempo? ¿Cómo acogéis a los nuevos y cómo os despedís de los que se van?

Con pena, porque nos han dado mucho. Todos sabemos de su importancia, ellos han hecho que esta generación que viene sea tan buena. Han sido nuestros líderes, nuestros ejemplos a seguir y da pena que les llegue la hora de retirarse. Pero creo que tenemos la espalda muy bien cubierta, tenemos una generación maravillosa que han demostrado en categoría inferior que son top, que son dominantes y estoy convencido de que en un par de años vamos a tener también otros chicos a los que admirar y en los que los más jóvenes puedan reflejarse.

"Aquí se trata de apoyar, de animar y de darlo todo. Y si hay algún día que me toca no jugar, pues no pasa nada. Se animará a los compañeros y se dará todo desde el banquillo"

¿Pone un punto extra de presión el enfrentarse al que puede ser el último partido de Rudi o es una motivación más el intentar llevarle a los Juegos?

No, es una motivación, una motivación porque creo que se lo merece. Todos sabemos que se lo merece y por eso es una motivación más que una presión.

¿Cómo lo lleva él?

Bien, él muy bien. Sigue igual que siempre, igual de competidor, igual de bueno dentro y fuera de la pista. Cuando tienes un líder así de sereno y con las cosas tan claras, creo que todo es mucho más fácil.

¿Cuál es el mensaje que te traslada Sergio Scariolo antes de las concentraciones, qué te pide?

Bueno, pues que haga lo que se hace, ayudar al equipo, darle ritmo, aportarle energía, darle un plus en defensa y creo que eso que se ve en la pista, que intento hacer cada día eso que él me pide.

El otro día dijo cuando jugaste tú contra Angola, que se quedó Juan sin jugar, Scariolo dijo que no va a haber muchas situaciones en las que se puedan utilizar tres bases. ¿Cómo llevas eso, saber antes de una competición que igual no juegas tanto?

Bien, aquí se trata de apoyar, de animar y de darlo todo. Y si hay algún día que me toca no jugar, pues no pasa nada. Se animará a los compañeros y se dará todo desde el banquillo. Esa es la mentalidad de este equipo, en mi caso y en cualquier otro.