ASCENSO DEL MÁLAGA

La escalofriante y precisa acta repleta de insultos del Nàstic-Málaga: "Golpearon nuestra puerta con agresividad hasta en 24 ocasiones"

El polémico duelo que supuso el ascenso del Málaga en Tarragona, fue un verdadero calvario para los colegiados.

Imagen del encuentro Nástic-Málaga de este sábado. /@Primera_RFEF
Imagen del encuentro Nástic-Málaga de este sábado. @Primera_RFEF
Bárbara Puebla Meyniel

Bárbara Puebla Meyniel

El partido de vuelta en la final de playoff de ascenso a Segunda División, que acabó con el ascenso del Málaga ante el Nàstic en los minutos finales de la prórroga, estuvo lleno de tensión en la grada y sobre el césped, por lo mucho que había en juego. El club catalán se enfrenta a una dura sanción por la actuación de varios aficionados y miembros de su cuerpo técnico y directiva tras la finalización del encuentro, tal y como ha reflejado el cuerpo arbitral en el acta, con amenazas a su integridad física y a la de su familia.

En el citado documento del encuentro se cuenta detalladamente como los árbitros, encabezados por Eder Mallo Fernández, temieron ser agredidos una vez el partido había llegado a su fin y tuvieron que ser escoltados hasta el hotel. Durante el encuentro se encendieron bengalas, petardos y se lanzaron objetos sobre el terreno de juego, lo que ya requirió la presencia y actuación de las fuerzas de seguridad en el campo.

A su vez, en el minuto 113 se tuvo que detener el partido en torno a unos siete minutos tras el lanzamiento de balones al campo por parte de la grada. Durante ese tiempo se comunicaba esta situación con coordinadores de seguridad, entrenadores y delegados, llegando a un consenso para continuar y a controlar los balones ubicados. Se pudo terminar el partido sin más objetos sobre el campo.

Lo peor, tras el pitido final

Sin embargo, lo especialmente duro ocurrió a continuación cuando, tras un largo partido que no terminó hasta el final de la prórroga, los árbitros tuvieron problemas para acceder al vestuario. Una vez dentro, los colegiados han detallado en el acta las horribles e inexplicables agresiones que sufrieron. Todo comenzó con golpes agresivos en su puerta, seguido de gritos que amenazaban con su muerte y la de sus hijos, así como insultos constantes cada vez que les abrían la puerta del vestuario para atacarles.

"Llegamos a temer por nuestra integridad física, al ver como abrían la puerta y nos increpaban", ha asegurado en el acta el colegiado. "La seguridad presente nos indica que les es imposible retirar y controlar a esta gente puesto que según nos dicen, son varios directivos y propietarios del club".

Por si esto no fuese suficiente, cuando se retiraron para ir a los vestuarios, un miembro del cuerpo técnico del club local, que fue identificado por su vestimenta pero de quien no se pudo conocer su identidad, ya que salió corriendo, empujó a uno de los asistentes escaleras abajo en el túnel de vestuarios, según relata Mallo Fernández.

Del acta arbitral destaca la precisión con la que el colegiado recoge los hechos acaecidos en una situación de tanta tensión. "Golpean con agresividad nuestra puerta hasta en 24 ocasiones" detallan, al igual que con las durísimas frases que recibieron: "Cobardes, hijos de puta (con la amenaza de 'dar la cara hijos de puta, que os vais a enterar', hasta en 25 ocasiones"). La enumeración de insultos en el acta es inacabable. "Sinvergüenzas", es, sin duda, el calificativo menos ofensivo de todo lo relatado.

Los atacantes no solo fueron los aficionados y los directivos, durante el partido un jugador del Nàstic llamado Ignacio González Ruiz fue expulsado tras una doble amarilla. El defensa salió del terreno de juego y se encaró ante el cuarto árbitro llegando a golpearle.

Tras la demanda, se espera que la Federación Española de Fútbol tenga mano dura con las sanciones hacia el club tarraconense y hacia sus jugadores implicados en las agresiones. Este miércoles se reunirán para sentenciar el castigo.