PREMIER LEAGUE

¿Cómo te cambia la vida fichar por el Manchester City siendo un adolescente?

Lorenzo González fichó por el City con 16 años. Lo querían muchos equipos de Europa. Ahora milita en las filas del Ceuta, de 1ª RFEF.

Lorenzo González, en su etapa en el Manchester City./Getty Images
Lorenzo González, en su etapa en el Manchester City. Getty Images

Lorenzo González fichó por el City con 16 años. Lo querían muchos equipos de Europa. Ahora milita en las filas del Ceuta, de 1ª RFEF.

Álvaro de Grado

Álvaro de Grado

El periódico The Guardian hizo en 2017 una lista con los 60 mejores futbolistas nacidos en el año 2000. Dicho de otra manera: era la lista de los mejores juveniles del mundo. Salía Vinicius Jr, salía Jadon Sancho, salía Erling Haaland, por citar tres ejemplos.

Ese mismo mes de abril se disputó la final de la FA Youth Cup, el torneo juvenil más importante de Inglaterra, y tanto Chelsea como Manchester City presentaron unas alineaciones que leídas en la actualidad son para abrir la boca de asombro: Reece James, Mason Mount, Conor Gallagher, Callum Hudson-Odoi o Trevoh Chalobah se proclamaron campeones con los blues, mientras que Phil Foden, Jadon Sancho, Brahim Díaz o Lukas Nmecha vestían la camiseta de los citizens. Pocas veces se ha visto un partido de esa categoría con tanta acumulación de talento. Cinco años más tarde, Foden y Sancho juegan en la Premier League, Brahim hace lo propio en la Serie A y Nmecha es un habitual de la Bundesliga. Los cuatro han sido internacionales absolutos con sus selecciones; alguno incluso estará en el próximo Mundial.

Tanto en aquel equipo del Manchester City como en la lista de juveniles de The Guardian también estaba Lorenzo González, de padre suizo y madre canaria, llegado al club tras haber descartado múltiples ofertas por Europa. El pasado domingo, sin embargo, un problema muscular obligó a Lorenzo a ver desde la grada cómo su equipo, la AD Ceuta, en la 1ª RFEF española, perdía por 1-2 contra el Córdoba.

Lorenzo González fue uno de los únicos tres fichajes extranjeros que realizó el Manchester City en 2016 en categoría juvenil. De entre todos los jugadores jóvenes del mundo lo eligieron a él. "Ahí es cuando me di cuenta de dónde estaba", reconoce a Relevo sobre aquellos días. Lo tentaron muchos equipos, pero eligió a los ingleses.

"Yo quería ir con los mejores del mundo"

Lorenzo González Futbolista de la AD Ceuta
Lorenzo González celebra un gol junto a Phil Foden. Getty Images
Lorenzo González celebra un gol junto a Phil Foden. Getty Images

Así se cerró su fichaje

"En 2015 empezaron a llamar muchos clubes a mi padre", recuerda Lorenzo González. Su nivel con las categorías inferiores de Suiza no había pasado desapercibido para nadie, momento en el que comenzaron a llegar un sinfín de propuestas. Visitó las instalaciones del Borussia Dortmund, del Bayer Leverkusen o de la Juventus, sin contar con los que no fue, para llegar a una final entre dos: Manchester City... y PSV Eindhoven: "Fue el último que descarté. Estaba entre el PSV y el Manchester City. ¿Sabes por qué? Es completamente diferente, más pequeño, pero tira más de cantera".

¿Cómo convenció el Manchester City a su nueva estrella juvenil? "Me impresionó el interés que tenían en mí y el proyecto que me estaban presentando. Me ofrecieron un contrato de cuatro años… y yo quería ir con los mejores. Fui dos veces antes de fichar por el club", recuerda el delantero. "También estuve en un partido del primer equipo. Esto lo hacen con cada jugador que quieren fichar: te invitan, te enseñan todo, fuimos al palco… Llegas ahí con 16 años, ves a todos los jugadores y te impresiona".

"Te invitan, te enseñan todo, fuimos al palco... Llegas con 16 años y te impresiona"

Lorenzo González Futbolista de la AD Ceuta

Aunque el principal cambio fue familiar. De repente, un adolescente se convirtió en el principal motor económico de sus padres y de su hermano Carlos: todos se mudaron a Mánchester. "La vida te cambia, sobre todo en responsabilidades: a mí me siguió toda mi familia. Vivíamos en Ginebra y mi padre tenía un buen trabajo. Pero lo dejaron todo para venir conmigo. Mi hermano estaba en la escuela y no sabía nada de inglés. Yo era el que jugaba y sabía que si lo hacía bien, le iría bien a mi familia. Con 16 años eres muy joven para estar solo", explica sobre sus primeros días.

«Allí lo ves normal, pero no lo es»

En el Manchester City están las mejores instalaciones deportivas del fútbol europeo, en opinión de muchos jugadores de la élite. Pero no solo eso: también existen todo tipo de facilidades para el futbolista. "Allí tienes todo. Tienes nutricionista, tienes médico, tienes psicólogo… Pero lo que tienes, sobre todo, es la suerte de tenerlo con 16 años. Ellos te avisan: 'Cuando salgáis no tendréis este gimnasio, no tendréis los baños de agua fría y caliente'. Estando allí lo ves normal, pero no lo es".

Y añade: "El City tiene muchos recursos y pone todas las facilidades: para encontrar casa, para aprender inglés, para el colegio de mi hermano… Siempre teníamos una persona dispuesta a ayudarnos. No solo me querían a mí: querían que mi familia estuviera bien. Eric García, por ejemplo, está en el Barcelona y sigue en la élite. Otros, como yo y la gran mayoría, tienen una carrera con altibajos. Es complicado estar siempre en la élite. Casi siempre, cuando sales del City, bajas un escalón".

El cambio fue radical: de un barrio pequeño de Ginebra a uno de los focos del fútbol mundial: "Guardiola estaba en el City, Mourinho entrenaba al United y yo formaba parte de uno de los mejores equipos juveniles que he conocido".

Salida del club... y lesión

La competitividad en la cantera era altísima. El Manchester City se vio en una situación tan buena que acabó resultando un problema: eran tan buenos que no podían subir a todos al primer equipo. Por algo similar, por ejemplo, Sancho se acabó marchando al Borussia Dortmund. "En el filial tenía delante de mí a Nmecha, a veces ponían a Brahim de punta… En mi tercera temporada en el club, la segunda en el filial, tuve algún problema de lesiones y ya vi que no tenía la posibilidad de ir con el primer equipo. Hay que ser realistas. Y yo no quería estancarme en la categoría sub-23, quería jugar al fútbol profesional", cuenta.

Nmecha (izquierda), Lorenzo (centro) y Sancho (derecha) en un entrenamiento. Getty Images
Nmecha (izquierda), Lorenzo (centro) y Sancho (derecha) en un entrenamiento. Getty Images

En su último año de contrato con el Manchester City decidió buscar una salida. El Málaga, en Segunda División, le ofreció la posibilidad de estrenarse. Su experiencia en España no salió como esperaba y tras sólo 120 minutos divididos en seis partidos, volvió a cambiar de equipo en enero: "Me salió un proyecto con el St. Gallen, un equipo donde estaban apostando mucho por los jóvenes. Tenían una de las medias de edad más bajas de Europa y me querían desde hace años. Pero allí, en cuanto llegué, empezó la pandemia por el Covid-19".

Más y más problemas: "Al volver, en la primera semana, me rompí el ligamento cruzado en un entrenamiento. Nunca había tenido una lesión así y todavía era muy joven, así que me lo tomé como un reto". Su recuperación fue positiva, regresó a las dinámicas con el equipo y salió cedido a la República Checa, donde recuperó minutos de juego. Pero no volvió a jugar con el St. Gallen.

A Ceuta para relanzar su carrera

Este verano, Lorenzo apalabró la rescisión de su contrato y firmó por la AD Ceuta, en la 1ª RFEF española, tras un nuevo giro en su vida: "Es una categoría bastante fuerte y creo que es el sitio perfecto para relanzar mi carrera, que es lo que necesito ahora mismo. En Ceuta han apostado mucho por mí y quiero tener esa oportunidad para demostrar lo que valgo", afirma sobre su situación actual, muy distinta a la suya de hace cuatro años, con el equipo en la penúltima posición de la tabla.

La vida familiar también ha cambiado mucho. Por ejemplo, Lorenzo hoy vive con su novia, que ha estado con él en Suiza y ahora en Ceuta, y sus padres se han quedado con su hermano Carlos, que firmó por el Sevilla y que ya ha debutado con la Selección española sub-16. Cuando Lorenzo jugaba con el Manchester City, el pequeño Carlos hizo las pruebas pero acabó fichando por el Everton.

Lorenzo González, en un entrenamiento con el Ceuta. @ADCeuta_FC
Lorenzo González, en un entrenamiento con el Ceuta. @ADCeuta_FC

¿Qué ha sido de aquel chico que salía en The Guardian como uno de los futbolistas más prometedores del mundo? ¿Cuánto queda de ese Lorenzo? "Solo tengo 22 años, nací en el 2000. Cuando miro mi carrera… ¡Es que me han pasado muchas cosas! Tengo un currículum bastante amplio, me ha dado mucha experiencia y madurez, me he enfrentado a situaciones complicadas", reconoce.

Y hay una idea muy clara: "Mi objetivo sigue siendo el mismo: regresar a la élite. Algunos tienen un camino más recto y otros tenemos curvas".