MUNDIAL DE CATAR

Los héroes de Japón que amenazan a España

Los nipones remontaron ante Alemania y avisan a España: no hay rival pequeño.

Japón protagoniza la segunda gran victoria del torneo. /GETTY
Japón protagoniza la segunda gran victoria del torneo. GETTY

Los nipones remontaron ante Alemania y avisan a España: no hay rival pequeño.

Jordi Cardero

Jordi Cardero

En un Mundial no hay paz para los grandes. Alemania cayó en fase de grupos del Mundial de Rusia tras haberse hecho con el trono mundial en Brasil. En Catar presentaban el proyecto de Hansi Flick. Japón se encargó de destripar a alemanes, España ya está avisada.

El guionista del fútbol volvió a dejar otro plot twist, esta vez en forma de remontada de Japón sobre Alemania. Los de Flick se las prometían muy felices con el gol inicial de Gündogan desde los once metros. El mismo preludio del derrumbe de Argentina contra Arabia Saudí. Ritsu Doan y Takuma Asano, tras los cambios tácticos de Moriyasu, culminaron la remontada.

Es la sexta victoria de Japón en un Mundial, la primera vez que derrotan a un campeón del mundo. "Alemania es un modelo a seguir para nosotros", comentó el entrenador Moriyasu en su última rueda de prensa. La evolución del fútbol japonés se ejemplifica en el número de futbolistas que tienen en Europa. Los cuatro defensas tienen pasado o presente en el fútbol del viejo continente. Los dos mediocentros, Tanaka y Endo, juegan en la Bundesliga. Los cuatro atacantes también juegan en Europa.

Movimientos de entrenador

El jugador estructural de Japón es Kamada. Juega en el Eintracht de Frankfurt y ya fue clave en la eliminación del Barça en la Europa League de la temporada pasada. Es un centrocampista híbrido que parte desde la mediapunta, tiene tendencia a caer a la banda y hacia las zonas donde se gesta la jugada. Alemania se plantó con un carrilero más conservador, Süle, y otro ofensivo, Raum. El plan de Moriyasu durante el primer tiempo fue atacar la espalda de Raum a través de Kamada.

Moriyasu cambió el sistema al descanso: permutó el 4-2-3-1 por un sistema con carrileros. Por la izquierda jugó Mitoma, el delantero del Brighton. El atacante nipón aterrizó el último verano en la Premier League y ha ido sumando minutos poco a poco. Es un atacante que se maneja bien en espacios reducidos y con un punto de rebelión desde el regate. De una jugada suya nació el gol del empate. En el carril opuesto, con menos vocación ofensiva, jugó Tomiyasu. Aunque esta temporada es suplente en el Arsenal de Arteta, el año pasado destacó como lateral de corte defensivo. Es un buen gestor del balón.

Japón aún puede crecer

La victoria ante Japón es histórica y les mete de lleno en la batalla para clasificar a octavos. Aun así, tienen margen de crecimiento. Dos de sus jugadores más talentosos, Takumi Minamino y Take Kubo, no brillaron. El mediapunta de la Real Sociedad fue substituido al descanso, el sacrificado para cambiar el plan de partido. Por otro lado, Minamino, entró para jugar los últimos minutos. Takumi pasó por el Liverpool, dejó destellos de su calidad tanto como interior como falso extremo. Aunque su presencia fue testimonial, son dos piezas que pueden llevar el plan de Moriyasu a otro nivel.

Japón desnudó las carencias defensivas de una Alemania que echó de menos a un nueve -Klose en el recuerdo- y se desprotegió en las transiciones defensivas. Japón llegaba como tapada y ya amenaza a España. Las cartas, sobre la mesa.