MUNDIAL DE CATAR

Y después de Catar ... tres pretemporadas distintas

Hasta tres tipos de jugadores habrá que diferenciar una vez se dé por concluido el primer Mundial celebrado en mitad de una temporada.

Los jugadores de la Selección española en Las Rozas /SEFutbol
Los jugadores de la Selección española en Las Rozas SEFutbol

Hasta tres tipos de jugadores habrá que diferenciar una vez se dé por concluido el primer Mundial celebrado en mitad de una temporada.

Isabel Pacheco
Salvador Fenoll

Isabel Pacheco y Salvador Fenoll

"La gran duda que tenemos es cómo volverán los jugadores después Mundial. Habitualmente se van de vacaciones y este año van a volver para entrar en el momento más importante de la temporada". La incertidumbre de Carlo Ancelotti refleja el sentir de todos los entrenadores. ¿Cómo regresarán los futbolistas después de Catar?

Con la primera Copa del Mundo en mitad de una temporada, los futbolistas de LaLiga se presentarán en el país arábico con muchos menos minutos si lo comparamos con el Mundial de Rusia. La pregunta es clara, ¿habrá en Catar mayor riesgo de lesión?

"Te diría que no, que al revés. Los jugadores han tenido agosto, septiembre, octubre y parte de noviembre de competición. Van a llegar suficientemente rodados y descansados en el sentido de no tener un volumen grande de competición", apunta Adolfo Madrid, preparador físico de futbolistas de élite y uno de los hombres de confianza del jugador de la selección española, Marcos Llorente.

Preparador físico, recuperador funcional y fisioterapeuta, para Adolfo una de las claves de este Mundial es que los jugadores, a diferencia de lo ocurrido en otras citas, van a llegar rodados, pero no cansados. "A Catar no van a llegar fatigados ni física ni mentalmente. Es una cuestión de volumen de partidos". Y matiza que "donde van a notar ese cansancio va a ser en el tramo final de la temporada".

Las claves: preparación física y métodos de recuperación

La preparación física y los métodos de recuperación se antojan como dos de los grandes retos una vez se dé por concluido el Mundial más atípico de la historia. A la vuelta habrá que diferenciar hasta tres tipos de jugadores: los que estén en Catar y estén jugando el cien por cien de los partidos, los que estén con sus selecciones pero no tengan una gran participación y los que se queden en España.

Futbolistas que tengan una gran participación en el Mundial

"Con estos habrá que hacer un trabajo regenerativo, de recuperación. Su objetivo es bien distinto al de los jugadores que no van al Mundial y habrá que hacer con ellos un trabajo de prevención. Lo que se busca es que recobren el tono y se recuperen de la fatiga de la que vienen para prepararles para lo que queda de temporada. Con ellos habrá que hacer un trabajo de fisioterapia para que se recuperen de las inflamaciones y habrá que darles un poco de descanso y desconexión tanto física como mentalmente", apunta Adolfo.

Ese llamado primer grupo volverá con una gran carga de minutos en las piernas y por ello su trabajo será muy distinto al de los demás. Las sesiones, que en un principio serán sin balón, tendrán un ritmo inferior al de sus compañeros y se centrarán sobre todo en la búsqueda de ese descanso activo. Se entrenarán pero con una intensidad y un ritmo menor que el resto.

Los que estén en Catar, pero no estén teniendo muchos minutos

Con este grupo lo que se busca es que tengan estímulos para no perder la condición física. Independientemente de que el jugador tenga o no una gran participación con su selección, éste tendrá que ejercitarse a fondo en Catar y seguir el ritmo de los que sí están gozando de minutos.

Es por eso que a su vuelta este jugador tendrá que hacer también un trabajo de prevención, aunque será mucho más corto que el de los jugadores que hayan disputado la mayoría de encuentros. "Este tipo de futbolista entrará en funcionamiento con el equipo mucho más rápido". Aunque Adolfo hace hincapié en la necesidad de ir poco a poco con ellos. "Cualquier jugador que venga del Mundial necesita una incorporación pre-progresiva con su equipo".

Los jugadores que se quedan en casa

Pero lo importante viene ahora. Con la final de la Copa del Mundo programada para el 18 de diciembre, por primera vez nos encontraremos con un escenario inédito hasta la fecha: una pre-pretemporada dentro de una temporada. Los jugadores que no vayan a Catar estarán casi 50 días sin competir. La misión es clara: que no pierdan la forma física. 

"Con los jugadores que no vayan a ir al Mundial habrá que seguir trabajando para mantener el nivel físico y técnico. Tocará volver entonces a los meses de julio y agosto, donde los cuerpos técnicos juegan con periodos cortos de descanso y los alternan con fases de entrenamiento donde estresan al jugador. Es como si fuese un mini verano", cuenta Adolfo.

Los jugadores que no acudan a Catar tendrán unos catorce días de vacaciones. Tras esas jornadas de desconexión con familiares y amigos tocará volver al trabajo y potenciar tres aspectos claves: fuerza, velocidad y resistencia. "Además de trabajar estos tres aspectos, habrá también un trabajo físico y los equipos organizarán amistosos para buscar ese ritmo de partido que luego van a tener que encontrar en cuanto comience la competición", señala Madrid.

Amistosos no faltarán durante el parón. Todos los equipos tienen fijados varios compromisos en sus calendarios. El Betis, que se encuentra de gira en Sudamérica, se enfrentará al Inter de Milán el 17 de diciembre. El Rayo, por ejemplo, se verá las caras con el Fenerbahçe el 30 de noviembre y el Villarreal hará lo propio con el Aston Villa de Unai Emery.

Con la primera pretemporada en mitad del curso y con el interrogante de cómo será la vuelta de los futbolistas después de Catar, el primer Mundial celebrado en Oriente Medio abrirá las puertas hacia un escenario hasta ahora desconocido.