VILLARREAL

Setién, con contrato hasta 2024, no busca casa en Vila-real: las razones de su decisión

La incertidumbre, pese a firmar año y medio, su pasión por la cantera y el no querer distracciones le han llevado a dar este paso.

Quique Setién, en uno de los partidos al frente del Villarreal./GETTY
Quique Setién, en uno de los partidos al frente del Villarreal. GETTY

La incertidumbre, pese a firmar año y medio, su pasión por la cantera y el no querer distracciones le han llevado a dar este paso.

Alfredo Matilla

Alfredo Matilla

Quique Setién ha regresado al tajo con su Villarreal este jueves después de gozar de unos días de vacaciones en este parón de Liga por el Mundial. El técnico, que había estado en el alambre en el último partido disputado (y ganado) frente al Espanyol, gozará al menos de un mes de margen para encontrar la estabilidad de un equipo en el que sobrevolaron muchas dudas tras un arranque dubitativo con tres derrotas y un empate en seis encuentros. Recuerden que, como informó Relevo, algunos pesos pesados llegaron a pedir su destitución a los 12 días de debutar porque le veían fuera de onda. El cántabro, que no es ajeno a ese ruido de sables ni a que el club siempre mira de reojo a Marcelino y Gallardo, confía plenamente en que estará muchos años en el club si es capaz de llegar a febrero con todo encauzado y sin tanto ruido alrededor. Sin embargo, quiere ser muy prudente e ir con pies de plomo. De hecho, ha tomado una decisión sorprendente: no buscarse una casa por ahora.

A Setién le sobran los motivos para dar este paso. El primero es evidente: sabe que su continuidad dependerá de lo que suceda en enero, pese a que ha firmado hasta junio de 2024. El Villarreal juega contra el Guijuelo en la Copa (al que ya está vigilando con buenos informes), recibe al Valencia el 31 de diciembre y ya en enero se medirá en La Cerámica a Real Madrid, Girona y Rayo. Sólo tendrá una salida a Balaídos. Si el Villarreal sale airoso de este intenso mes posMundial, empezará a plantearse otras cosas, también por la comodidad de su familia.

Además, su decisión de quedarse en la residencia de la Ciudad Deportiva de Miralcamp junto a los canteranos que el club ficha de fuera se debe a que no quiere perder ni un segundo con mudanzas. Tal es su deseo de convivir las 24 horas con la gente de la casa y empaparse, que no se ha llevado de Cantabria ni su coche. Ahí es justo donde se solapa el tercer motivo para no buscar una casa: conocer y disfrutar de una cantera ejemplar a la que ya seguía de cerca mucho antes de hacerse con las riendas del primer equipo. De hecho, según varias fuentes, es muy común verle charlando en la residencia con varios canteranos, entre los que tiene cuatro paisanos.

Una plantilla mermada

Pese a que algunos rumores señalan que Setién ya ha pedido a Roig que intente fichar a Riqui Puig y a que Emery se va a llevar a media plantilla al Aston Villa, el cuerpo técnico del Villarreal trabaja con la garantía y la satisfacción de tener una plantilla muy completa en la que no esperan entradas ni salidas. Ya cuentan con Gerard y Pedraza, recuperados tras sus lesiones, y han subido de la cantera a diferentes promesas (el portero Gianni, los centrales Fall y De la Fuente, el lateral Sergio Carreira y los mediapuntas Pacheco, Iosifov y Collado) para paliar las bajas de los internacionales (Rulli, Foyth, Pau, Yeremy y Jackson) y las de los compromisos internacionales de Mojica, Mandi y Chukwueze. Sólo falta que Albiol deje atrás sus problemas en las rodillas. Peor es lo de Lo Celso, con una lesión de larga duración.

Los ayudantes de Setién, su segundo Ramiro Amarelle y el preparador físico Fran Soto, están diseñando una minipretemporada en la que la gran preocupación es poder subsanar el agujero que ha dejado Emery con la decena de ayudantes que tenía a su alrededor y que se han marchado con él a la Premier. El Villarreal ya le ha puesto a más gente de la casa a su servicio para que la preparación física, los cuidados médicos y los análisis del equipo y de los rivales no se resientan lo más mínimo. Tras una semana de trabajo en casa, el Submarino viajará a Turquía para medirse al Galatasaray y Fenerbahçe, luego a Inglaterra para enfrentarse al Aston Villa y luego a Italia para jugar otro amistoso contra el Nápoles. Después, llegará la hora de la verdad: LaLiga, la Copa (ya en segunda ronda), la Conference (en octavos) y el futuro profesional y doméstico de Setién.