SEVILLA FC

Las prioridades de Sampaoli en el mercado: un central y un delantero

Primera conversación con el club para perfilar las posiciones a reforzar. El mediocentro defensivo no es una prioridad.

Sampaoli y Monchi el día de su presentación. /GETTY
Sampaoli y Monchi el día de su presentación. GETTY

Primera conversación con el club para perfilar las posiciones a reforzar. El mediocentro defensivo no es una prioridad.

Alonso Rivero

Alonso Rivero

El sevillismo se agarra al próximo mercado de invierno como a un clavo ardiendo. Las ya conocidas carencias de la plantilla tienen la oportunidad de ser subsanadas a partir del mes de enero, aunque el club andaluz ya se está moviendo y ha dado el primer paso para activar el modo fichajes. Según ha podido saber Relevo, ya se ha producido una primera conversación entre Jorge Sampaoli y la cúpula ejecutiva del club, en la que el técnico ha dejado muy claro cuáles son los puestos necesarios para reforzar en enero. Y sus prioridades son claras: un central y un delantero. Por mucho que el Sevilla haya manifestado problemas en el centro del campo, el entrenador argentino ve más urgente la fortaleza en ambas áreas. Monchi ya sabe qué pide el jefe del vestuario.

Con solo una ficha libre y la cercana salida de Dolberg, para el argentino es prioridad absoluta la incorporación de un central (preferentemente diestro) y de un delantero centro. Con la salida de Koundé y Diego Carlos, ni Lopetegui ni Sampaoli han podido encontrar soluciones de rendimiento en esa zona del campo y eso ha provocado una fragilidad defensiva preocupante. De hecho, a estas alturas de la temporada, ha encajado 22 goles en Liga y 12 en Champions, cuando el año pasado solo recibió 30 goles en todo el torneo doméstico. Arriba tiene claro que necesitan un delantero que encuentre soluciones, ya no sólo a la escasa aportación goleadora actual, sino que pueda asociarse con sus compañeros, incluso cayendo a banda. Un perfil de delantero distinto, que también pueda actuar con otro '9' más fijo.

Siendo estas dos las peticiones más urgentes, el de Casilda sabe que tiene que esperar que el club pueda encontrar acomodo a algunos de sus jugadores y el Mundial de Catar es una buena oportunidad para ello. En el caso de producirse alguna, situación que el club tratará de forzar, pese a que saben que no será sencillo puesto que el tiempo siempre corre en contra, la siguiente demarcación que quiere reforzar es la de volante (interior). Y dos mejor que uno. Este año, a pesar de confiar en Joan Jordán desde que llegó (jugando mucho como pivote único), ni él ni Rakitic le han ofrecido un gran rendimiento que nutra al equipo de físico en esa zona y de llegada a portería contraria. Jugadores como Óliver, Papu o Isco han alternado momentos buenos y otros no tanto. Quiere Sampaoli jugadores de más recorrido físico, que sean capaces de llevar la pelota de área a área sin tanto toque en la zona central.

Sin urgencias para el mediocentro defensivo

Puede parecer sorprendente que vista la necesidad de músculo en el centro del campo, Sampaoli no haya solicitado con urgencia reforzar la zona del pivote. Entiende que la ausencia de Fernando este año se ha debido a un problema vírico que ha derivado posteriormente en una prostatitis, pero que ya ha logrado superar. De hecho el brasileño lleva varios días entrenando con normalidad, hasta el punto que en estas pequeñas vacaciones ha intensificado la carga de trabajo en Oporto para llegar en plenas condiciones. El entrenador sevillista confía plenamente en él y en Gudelj, que ha elevado sus prestaciones esta temporada para no gastar una bala en el mercado de enero.

Monchi centrará sus tiros en el mercado en las peticiones del entrenador, conocedor igualmente de las necesidades de la plantilla. Comprende que la vuelta de tuerca no será del todo posible en el mes de enero, por lo que intentará firmar sobre seguro y que Sampaoli pueda contar con sus soluciones reales para la segunda parte de la temporada. Igualmente, si hay un movimiento activo de salida, aumentando el número de fichas disponible y, por consiguiente, de llegadas, el director deportivo tendrá la oportunidad de adelantar ese trabajo pendiente para el próximo verano. Sampaoli lo tiene claro: debe mejorar en las áreas. Y Monchi ya se ha puesto manos a la obra.