LALIGA SANTANDER

El Celta no escuchará ofertas por sus mejores jugadores

El equipo vigués retendrá a los futbolistas más importantes con el único objetivo de alcanzar la salvación. Se busca un fichaje.

Javi Galán, en un partido con el Celta esta temporada. /GETTY
Javi Galán, en un partido con el Celta esta temporada. GETTY

El equipo vigués retendrá a los futbolistas más importantes con el único objetivo de alcanzar la salvación. Se busca un fichaje.

Óscar Méndez

Óscar Méndez

Javi Galán, Joseph Aidoo o Fran Beltrán estuvieron en el mercado el pasado verano. El Celta escuchaba ofertas por sus mejores jugadores a la espera de una buena propuesta que reforzase la economía del club y permitiese afrontar nuevos fichajes. Hizo lo propio con Brais Méndez, por el que empezó pidiendo más de 25 millones para acabar aceptando cerca de 15 unos días después. Esa situación no se repetirá el próximo mes de enero, donde el club vigués no tiene intención de desprenderse de ninguno de sus futbolistas importantes.

La llegada de Luis Campos cambió por completo los planes del Celta. De mantener el bloque y hacer dos o tres retoques que impulsasen la plantilla que tenía Coudet se pasó a una revolución en la que salieron del equipo cinco titulares. El resultado, por ahora, es irregular y el conjunto celeste está coqueteando con los puestos de descenso. Es por ello por lo que desde las oficinas de Príncipe se ha decidido mantener el núcleo duro al menos hasta junio, cuando de nuevo se volverán a escuchar ofertas.

El miedo al descenso es real en Vigo. En un año esencial en la historia del club, en A Sede esperaban otro rendimiento deportivo a estas alturas de la temporada. Bien es cierto que la inversión fuerte estaba planificada para 2023 -inicialmente estaba prevista para 2022-, pero en los despachos se cree que Campos ha hecho un buen trabajo que, por el momento, no está encontrado los resultados esperados. A comienzos de noviembre se decidió destituir a Coudet y traer a Carvalhal para el banquillo en busca de un cambio de rumbo que esperan que llegue ya en enero tras el Mundial.

Para lograrlo, no le van a quitar más piezas al técnico luso. No es que la plantilla tenga el cartel de intransferible, pero la posición con sus mejores jugadores será de fuerza. En Vigo solo temen que pueda llegar una buena oferta por Javi Galán desde la Premier, donde varios equipos le siguen de cerca. Sin embargo, la cifra que ofrezcan por el lateral zurdo deberá ser la de la cláusula de rescisión o una muy, muy cercana. Lo mismo ocurre con Aidoo o Beltrán, otros jugadores con gran mercado.

Al igual que el capítulo de salidas importantes está cerrado, el de llegadas, casi, aunque Campos sigue trabajando en la llegada de un centrocampista que acompañe a los que ya están en plantilla. No hay prisa, porque se quiere acertar en un futbolista que idealmente llegaría solo para los próximos meses. La consigna inicial es clara: no invertir una gran suma de dinero.La confianza en la plantilla es total y por eso no se espera ninguna revolución.Tampoco se trabaja a día de hoy en el regreso prematuro de Orbelín Pineda, cedido en el AEK griego hasta junio.

El último caso en el que se trabaja en Vigo es el de Denis Suárez, apartado por el club desde verano y ya en el último año de contrato. Tanto el jugador como la entidad quieren poner punto y final a su relación en enero, pero todo dependerá de lo que ofrezca el mercado. Los equipos que quieren al jugador saben que ve los partidos desde la grada y no quieren pagar traspaso por él, algo que el presidente reclama para no dar la imagen de que pierde la batalla y que dificulta enormemente su salida. Dirigentes del club le han pedido sin suerte que reconsidere su decisión, aunque sin suerte.