COPA DEL REY

El Villarreal no olvida a Gil Manzano y su bolsa del Real Madrid

La grada increpó al colegiado al unísono y sigue latente cuando Manzano se marchó de La Cerámica con una bolsa con el escudo del Madrid.

Gil Manzano y Jorgensen durante el partido. /EP
Gil Manzano y Jorgensen durante el partido. EP

La grada increpó al colegiado al unísono y sigue latente cuando Manzano se marchó de La Cerámica con una bolsa con el escudo del Madrid.

Nacho Sanchis

Nacho Sanchis

Como en todo partido tenso a muerte súbita, las decisiones arbitrales del Villarreal-Real Madrid fueron repetidamente cuestionadas por la grada. La afición amarilla se hartó de increpar al colegiado, pedir faltas, penaltis, cuestionar las decisiones del colegiado... Pero más allá de la tensión habitual, entre Gil Manzano y la grada de La Cerámica había cuentas pendientes. Y es que la afición no ha olvidado el episodio que se vivió en 2017.

Por aquel entonces Manzano arbitró también a ambos conjuntos en un encuentro que curiosamente el equipo castellonense también arrancó ganando por 2-0, pero en el que terminó sin vencer. 2-2, en aquel caso, terminó el partido y la grada protestó con efervescencia las decisiones del árbitro, acusándole en gran parte de la remontada que había sufrido su equipo. Pero eso no fue lo peor.

Lo peor fue que Gil Manzano se marchó de La Cerámica con una bolsa de plástico con el escudo del Real Madrid. En ella había bolis, pines y demás obsequios del conjunto blanco, una práctica que según parece es habitual, pero que puso bajo la lupa Fernando Roig, presidente del Villarreal, puso bajo sospecha tras el partido al decir que "Los árbitros se han ido con una bolsa con el escudo del Madrid y eso no está bien..."

Y, claro, con de nuevo Gil Manzano arbitrando un duelo entre el Villarreal y el Real Madrid la tensión estaba servida. Tanto, que en las gradas de la Cerámica se escuchó el "manos arriba, esto es un atraco" y se increpó de manera dura al colegiado gritando "Gil Manzano, hijo de p***".

La grada amarilla reclamó un penalti de Militao a Gerard Moreno y acabó harta de los empujones de Vinicius a los zagueros, sin embargo el colegiado se mantuvo firme en sus decisiones con un arbitraje bastante permisivo para ambos conjuntos. Pese a que no fue una noche marcada por las decisiones arbitrales, el árbitro en este caso quedará marcado durante mucho tiempo en La Cerámica, o al menos eso se reflejó hoy en el feudo amarillo, 5 años después del incidente de la bolsa del Real Madrid.

Nacho Sanchis
Nacho Sanchis

Redactor

El deporte y la comunicación son dos cosas tan atractivas, que es difícil no darlo todo cuando tienes la suerte de trabajar en ellas, más cuando todavía tienes 25 años.