COPA DEL REY

El Atleti, a "la capital del pulpo"

Argimiro Marnotes, presidente del Arenteiro, atiende a Relevo tras el sorteo de Copa: "El premio es que vengan a Carballiño".

El Arenteiro celebra su pase a segunda ronda de Copa./ARENTEIRO
El Arenteiro celebra su pase a segunda ronda de Copa. ARENTEIRO

Argimiro Marnotes, presidente del Arenteiro, atiende a Relevo tras el sorteo de Copa: "El premio es que vengan a Carballiño".

Jonás Pérez

Jonás Pérez

Recién terminado el sorteo de la segunda ronda de Copa del Rey, unos pocos rezagados quedaban por los pasillos cercanos al Salón Luis Aragonés de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Hasta allí habían viajado con una mochila cargada de ilusión, por la posibilidad de sus equipos modestos de verse las caras con los más grandes del panorama nacional. Por allí andaba Argimiro Marnotes, presidente del Arenteiro. Sus últimos meses han sido frenéticos. Su equipo ganó la Copa Federación y recientemente se cargó al Almería del torneo del KO. Guau. Y ahora, para colmo, llega el Atlético de Madrid al Municipal de Espiñedo.

Cómo contarle a un pueblo que casi vive de feria por los éxitos de los suyos, que la mejor aún estaba por venir. "Yo creo que a Carballiño no hay nada que explicarles ya a estas horas", cuenta el presidente a Relevo. Él no sabía cómo había vivido la localidad el sorteo, pero tampoco hacía falta que nadie se lo contara: "No estoy allí, pero seguramente que esté toda la gente en la calle celebrándolo". Pero a ver, a ver, ¿antes de jugar? "Es que la celebración ya es porque vaya el Atlético de Madrid a Carballiño. Es un acontecimiento que no hay ninguno que pueda ponerse por encima. No hay cosa mejor que haya podido pasar".

Claro, para entonces, ya se había viralizado el vídeo de los futbolistas del Arenteiro explotando de alegría cuando salió la bola del Atlético. Algo que no sorprendió en absoluto al mandatario ("Hombre, cómo no") y añadió: "Teníamos la sorpresa de que venía su compañero Joseca a ser la mano inocente. Que yo he procurado traer al más pillo de todos, no sabían nada. Tengo ganas de llegar ya a Carballiño y abrazarme a todos ellos. Con ellos, con la afición, con todo el pueblo, con todo Carballiño, con todos los aficionados... Esto simplemente es un premio".

«La capital del pulpo»

Tanto énfasis en la localidad de Carballiño... Argimiro Marnotes tenía una extensa lista de argumentos para que a cualquiera se le haga la boca agua y entre en internet a mirar cuánto vale la noche en la localidad: "Carballiño es la capital mundial del pulpo. El pulpo a la gallega o como lo quieran llamar nace aquí. Lo primero que hay que hacer al llegar es comer un pulpo a la feira. Después hay que ir a nuestras aguas termales, a las aguas de nuestro balneario y también a todas las de Ourense".

Una provincia a descubrir, no cabe duda: "Es un paraíso que tenemos en nuestra provincia y que mucha gente aún está descubriendo ahora. Después está nuestro patrimonio, como el Templo de Veracruz, todos nuestros senderos para caminar o el parque municipal". Pero faltaba lo más importante. Lo que hace a cualquier lugar algo único: "Y la gente. La gente a cualquiera que vaya lo va a recibir con los brazos abiertos. Y más ahora con la felicidad que hay en el pueblo. Es el momento de ir, va a ser todo fantástico. Todo el mundo es muy bienvenido".

La plantilla del Arenteiro celebra que le haya tocado el Atlético de Madrid en la Copa del Rey.

Espiñedo

Hay otro recoveco no mencionado hasta entonces. El Municipal de Espiñedo ideó un ambiente mágico para derrocar al Almería, bajo un diluvio torrencial. Fue una noche épica, de pelos como escarpias escuchando a Carlos Martínez narrar las batallas más agónicas del viejo continente. No era el mítico narrador el encargado de contar a los telespectadores lo sucedido, lo que no quitó garra a una noche para el recuerdo: "Nos pasamos un poco con el riesgo, es cierto (ríe). La verdad es que el otro día estaba una noche terrorífica".

El presidente del Arenteiro deseó con todo su ímpetu que no tocara lo mismo ante el Atlético, en lo que será, sin duda, una noche única para la afición: "Caben 2.000 personas solamente. Va a ser muy complicado atender todas las demandas. Trataremos de hacer algunas gradas supletorias, dentro de lo cerrado que es nuestro campo, que está entre edificios. A ver si inventamos algo, si tenemos posibilidad. Hay tiempo y lógicamente lo vamos a intentar. Se hará lo que se pueda. Es nuestro campo, el que tenemos por historia y en el que vamos a disfrutar de este gran Atlético de Madrid".

Todo dicho. Aún les quedará esperar un mes y ver que mientras Joao, Griezmann y compañía pelean a 30 grados en Catar, ellos siguen lidiando con las lluvias y el día a día de Segunda Federación. Es el día y la noche, unidos en la Copa del Rey. El Arenteiro, un hueso duro para el Atleti. Tras sus dos hazañas no les queda otra que soñar. En Carballiño ya festejan, el premio es jugar. Pero ya avisaron al Almería: un matagigantes anda suelto.