FÓRMULA 1

Qué es el DRS en Fórmula 1 y cómo influye en los adelantamientos

Los adelantamientos son la salsa de la F1. Para potenciarlos, la FIA introdujo este sistema en 2011.

El McLaren de Norris con el DRS activado./Reuters
El McLaren de Norris con el DRS activado. Reuters

Los adelantamientos son la salsa de la F1. Para potenciarlos, la FIA introdujo este sistema en 2011.

Javier Mercadal

Javier Mercadal

Los adelantamientos son la salsa de la Fórmula 1. Dos o más bólidos compitiendo entre sí a máxima velocidad por una mejor posición. Puro vértigo y emoción. Seguramente, la mayor atracción posible para los aficionados que presencian una carrera. Sin embargo, los demarrajes en la categoría reina del automovilismo son complicados de realizar. Y no es solo un asunto de pericia. Cuanto más rápido van los vehículos, más aire sucio generan. Esto provoca una pérdida de agarre en las curvas para el coche perseguidor, lo que significa perder segundos y un mayor desgaste de los neumáticos. Por si fuese poco, en algunos trazados, especialmente los más antiguos, los espacios son escasos, por lo que la formación de la parrilla de salida cada vez tenía un mayor peso específico en el resultado final.

Para evitar esto, en 2011 la FIA aprobó la implantación del sistema DRS (siglas de Drag Reduction System, Sistema de Reducción de Arrastre en español). Una tecnología al servicio de los pilotos que facilita notablemente los adelantamientos. El primer adelantamiento en la historia por DRS fue obra de Fernando Alonso, por entonces en Ferrari. El español utilizó el nuevo sistema en la quinta vuelta del Gran Premio de Australia para pasar el Mercedes de Nico Rosberg. Fue el primero de una larga lista que se extiende hasta el presente.

Qué es y cómo funciona el DRS

En un deporte tan tecnológico como la F1, el DRS es un sistema en realidad muy sencillo. Está compuesto por una aleta abatible situada en el alerón trasero que, al activarse, reduce la resistencia al aire del coche lo que se traduce en un aumento sensible de la velocidad, aproximadamente unos 15 o 20 km/h. Para los aficionados es muy fácil de detectar, ya que al activarse se puede observar cómo se abre el alerón trasero al mismo tiempo que el coche sale disparado.

Imagen del alerón trasero abierto de Charles Leclerc durante el uso del DRS. Reuters
Imagen del alerón trasero abierto de Charles Leclerc durante el uso del DRS. Reuters

La particularidad de este sistema es que no se puede utilizar en todo momento. El DRS solo se puede activar cuando el perseguidor se encuentra a menos de un segundo del coche que tiene delante. En ese momento, una luz se enciende en el volante y el piloto puede activarlo manualmente. No obstante, hay que tener en cuenta que las zonas en las que se puede utilizar el alerón trasero móvil están delimitadas por circuito. La cantidad puede variar de un trazado a otro, dependiendo el número de rectas que contenga o la dificultad de adelantar que posea. Por trazado, suelen oscilar entre dos o tres zonas DRS.

Cuántas veces se puede usar el DRS en la F1

No son las únicas restricciones que posee el DRS. En las primeras vueltas de una carrera tampoco está permitido utilizarlo. Aunque la FIA estudia posibles cambios a este respecto y para el 2023 se probará en las seis carreras al sprint la posibilidad de utilizar el DRS después de la primera vuelta. Lo mismo si la carrera es relanzada o si tiene que salir el safety car.

Al margen de estas limitaciones, un piloto puede activar el alerón trasero abatible todas las veces que lo considere conveniente. Siempre que esté a menos de un segundo de su predecesor, el DRS puede ser activado ya sea por posición o si es por un coche rezagado.

Las críticas al DRS

Como hemos dicho, el DRS fue introducido por la FIA para facilitar los adelantamientos. Algo que ha cumplido. Pero con el tiempo han surgido varias voces críticas al considerar que su implantación ha convertido en predecibles las carreras. Muchos pilotos se apoyan en las zonas DRS para sobrepasar a sus rivales, haciendo que los ataques se puedan anticipar fácilmente. Especialmente vocal a este respecto ha sido Sebastian Vettel, quien aseguró en 2022 que los pilotos "dependen en demasía del DRS para adelantar". Más creativo fue Juan Pablo Montoya en su crítica, que llegó a decir que era como "dar el Photoshop a Picasso".

Aún así, el DRS también ha dejado algunas batallas épicas a lo largo de estos años. Por ejemplo, en 2017, cuando el propio Vettel demostró durante el Gran Premio de España que el sistema también puede ser utilizado para dar espectáculo. Lo hizo durante una batalla con Valteri Bottas, al que engañó gracias a su conducción hasta el punto que el finlandés terminó abriendo una puerta por la que se coló el alemán con su Ferrari.

No es la única maniobra memorable. En Baréin 2018, Lewis Hamilton protagonizó en la recta de meta un triple adelantamiento a Nico Hulkenberg, Esteban Ocon y Fernando Alonso. Un movimiento impensable sin la ayuda del alerón trasero. También en Baréin, durante la temporada 2022, Charles Leclerc y Max Verstappen dejaron para el recuerdo uno de los mano a mano más bonitos de los últimos años, con el francés saliendo como vencedor por su uso más astuto de las zonas de DRS.

Javier Mercadal
Javier Mercadal

Colaborador

Zaragoza, 1984. Periodismo, deporte e Internet son las tres patas que han sustentado mi vida. Di mis primeros pasos en Heraldo de Aragón cubriendo la información del Real Zaragoza y