NBA

Los Nets son una alternativa real en el Este

Suman catorce victorias en los últimos quince partidos para alcanzar la segunda plaza de su conferencia. Durant, lesionado en la rodilla, será baja al menos dos semanas.

Kevin Durant, en un partido reciente con los Nets. /Reuters
Kevin Durant, en un partido reciente con los Nets. Reuters

Suman catorce victorias en los últimos quince partidos para alcanzar la segunda plaza de su conferencia. Durant, lesionado en la rodilla, será baja al menos dos semanas.

Alejandro Gaitán

Alejandro Gaitán

Durante meses el mundo entero creyó que el Este era una carrera entre dos colosos, los dos últimos equipos que salieron campeones de la conferencia. Por un lado, Boston Celtics, el todavía mejor récord de la NBA. Al otro, mismo color de uniforme y escudo, Milwaukee Bucks, el último equipo en salir campeón desde el Este. Era Giannis contra Tatum, Jaylen ante Middleton y Rob Williams contra Brook Lopez. Era la reválida de las últimas semifinales de conferencia, aquellas que fueron al séptimo partido. No había una alternativa real, o al menos no hasta hace unas semanas. El Este ahora está más abierto. 

Sigue Boston primero, pero los Bucks ya no están segundos, donde se ha colado Brooklyn. Los Nets, que han ganado catorce de los últimos quince encuentros, son la alternativa. Su penúltima derrota, el cuatro de diciembre, fue hace más de un mes y contra los Celtics. Desde entonces han pasado por encima de Golden State o Milwaukee, han sufrido ante Detroit y Toronto y sabido superar los trámites de San Antonio, Charlotte o Washington para solo caer frente a Chicago. Y desde la llegada de Jacque Vaugh, son siete derrotas y del 2-6 han pasado al 27-13. 

Tienen a la mejor pareja de la liga, con Kevin Durant promediando 29.6 puntos y Kyrie superando los 26.2 por noche. Ellos son la clave del equipo, la cara y el fundamento, sin la pareja no podrían competir contra los mejores, tanto en ataque, como en defensa. Pero igual de importante ha sido saber rodearlos.

Una plantilla profunda

Alrededor de las dos estrellas, los Nets han sabido construir un núcleo capaz de competir en ataque y en defensa. En mitad del culebrón Kevin Durant sobre su posible salida y la no renovación de Kyrie Irving, los Nets trajeron a Royce O'Neale traspasado y firmaron a TJ Warren y Yuta Watanabe en agencia libre. Además, renovaron los contratos de Nic Claxton o Patty Mills. Cuando parecía que el equipo iba a perder toda opción de competir, la gerencia decidió seguir apostando por ganar, por el presente. Con cuarenta partidos de liga jugados, están recogiendo los frutos.

Hay cinco jugadores por encima del 40% en triples, con Watanabe (52.1%) liderando la NBA y Markieff Morris, O'Neale, Mills o Seth Curry muy cerca y otros dos rozando el 39% (Cam Thomas y Joe Harris). Claxton está lanzando por encima del 70% en tiros de dos y Ben Simmons supera el 60% dentro de la zona. Y en su totalidad cumplen dos funciones. La primera, en caso de defensa doble a Kyrie o Durant, algo habitual, estar en el lugar adecuado en el momento indicado y responder con efectividad y acierto al estar liberados. La segunda, tener la confianza de sus líderes. 

El año pasado, en la primera ronda de playoffs, Boston barrió 4-0 a Brooklyn por varios motivos, pero uno de ellos fue la confianza de las dos estrellas en sus compañeros. Ambos superaron los 20 puntos de promedio pese a porcentajes paupérrimos, pero en ningún momento pusieron el balón en sus manos. Tanto Curry, como Goran Dragic, Patty Mills o Bruce Brown tuvieron buenos números, pero ni Kyrie ni Durant confiaron en ellos para ganar el partido. Este año la situación es diferente, y en parte es también por la labor defensiva de todos ellos.

Ocho jugadores de la rotación principal de los Nets están reduciendo el porcentaje de tiros de sus rivales, incluyendo a los dos All Stars. Nic Claxton permite a sus rivales un 41% de campo, la mejor cifra entre todos los pívots de la NBA, Kessler Edwards también baja el porcentaje de los tiros defendidos un 7% y en la lista están también Ben Simmons, O'Neale, Joe Harris y Morris. El equipo está implicado en ambos lados de la pista, mérito de Jacque Vaughn, y eso era la pieza que le faltaba al puzzle que han sido estos Nets desde 2020. Y con todos ellos, y con Kyrie Irving y Kevin Durant como cara, el proyecto es una alternativa muy real.

Alarma Durant

Pero no todo es luz en Brooklyn. La pasada madrugada Durant tuvo que dejar el partido antes de tiempo después de que Jimmy Butler cayese sobre su rodilla, que en ese momento estaba apoyada. Es la misma pierna en la que sufrió la gravísima lesión en el tendón de Aquiles.

El lunes se le realizaron pruebas, que han revelado que sufre un esguince en el ligamento colateral tibial de la rodilla derecha. Según informa Adrian Wojnarowski, estará apartado de las canchas durante al menos dos semanas, cuando será sometido a más pruebas. En caso de extenderse los plazos, podría peligrar el All-Star (19 de febrero) para KD.