VELA

Guillermo Altadill, una leyenda al servicio de Grant Dalton

Este genio de la vela oceánica española, marcado por su temperamental carácter, ha acabado siendo el gran facilitador para que la Copa América esté en Barcelona.

Guillermo Altadill. /BCNWR
Guillermo Altadill. BCNWR

Este genio de la vela oceánica española, marcado por su temperamental carácter, ha acabado siendo el gran facilitador para que la Copa América esté en Barcelona.

Nacho Gómez

Nacho Gómez

"Si yo tratara a un perro como trato a un tripulante me denunciarían a la protectora de animales". Esta frase es de Guillermo Altadill, la mano que ha mecido en la sombra la llegada a buen puerto de la candidatura de Barcelona a la Copa América. Grant Dalton, el máximo responsable del evento deportivo del mundo, relataba esta semana en Relevo el factor decisivo que supuso la aparición del navegante español.

Altadill es una leyenda de la vela española: ha competido en diez vueltas al mundo, de las que ha acabado siete; ha cruzado veinte veces el Atlántico y acumula más de 500.000 millas en regata. Además de su enorme calidad, su temperamental carácter ha sido una de las circunstancias que agigantan su leyenda, como la reflexión con la que abríamos este artículo.

"Es un poco así, no es que sea un barco de esclavos, pero en un barco de regatas hay poco espacio para la democracia. Estás en modo supervivencia, con lo que no puedes ponerte en peligro; te juegas tu vida y la de los demás. No se trata de un trato despectivo, sino de que es muy duro", se explica Guillermo al preguntarle por el asunto.

"Por mi carácter tengo un trato que no es amable en el barco. Sé que he tenido esa fama. Cuando acaba la regata soy el primero que distensiona el ambiente, pero en el barco no concibo otra actitud", reflexiona. Es curioso que con estos mimbres, su capacidad de negociación y de conciliar ánimos haya sido clavepara que Barcelona haya ganado la candidatura por la Copa América.

"A mí ya me contactaron los de Origin, que trabajaban con el New Zealand para elegir la sede, por el tema de Barcelona, pero al principio se estancó el asunto. Sin embargo, un día me desperté con una idea muy clara, la puse en marcha y llamé a Grant para decírselo. Lo demás es historia. Es genial que, por una vez, los políticos se hayan puesto todos de acuerdo por al bien de los ciudadanos", relata.

A partir de ahora, la principal misión de Guillermo será liderar a los equipos españoles para la Copa América de jóvenes y mujeres, ya que España no tendrá barco en la primera competición, para la que se necesita un presupuesto mínimo de 100 millones de euros. Los principales talentos de futuro de la vela española pasarán por sus manos para defender el proyecto español en 2024.