PÁDEL

Carlos Luna, la estrella del pádel ecuatoriano que levantó dos 'match points' contra el cáncer

El primer jugador profesional de pádel de Ecuador cuenta a Relevo cómo superó en dos ocasiones la leucemia.

Carlos Luna en el Premier Padel de Mendoza./CARLOS LUNA
Carlos Luna en el Premier Padel de Mendoza. CARLOS LUNA

El primer jugador profesional de pádel de Ecuador cuenta a Relevo cómo superó en dos ocasiones la leucemia.

Álvar Madrid

Álvar Madrid

"Mis partidos más difíciles se los he ganado a la leucemia. Cada día que me levanto y no tengo cáncer, le doy gracias a Dios" con esta crudeza habla Carlos Luna de su felicidad al haber conseguido vencer al cáncer en dos ocasiones.

Charlie Moon, como le apodaron cuando era un joven tenista, es el mejor jugador de pádel de Ecuador. Fue el primero en disputar un torneo profesional de pádel. Esta temporada entró en el cuadro principal del Premier Padel de Mendoza y disputó las previas de Qatar, Roma y México.

"Me dieron seis semanas de vida"

En diciembre de 2019, mientras se encontraba de vacaciones en Londres con su pareja, se empezó a encontrar mal. Fue al hospital vomitando sangre, entró en coma y le diagnosticaron una leucemia avanzada y muy agresiva. "Me dieron seis semanas de vida. Yo quería ir a morir a mi país y no me dejaban", cuenta el propio Luna. Finalmente consiguió arreglar los trámites y consiguió volar de vuelta a Ecuador. Allí empezó con el tratamiento, aunque no tenía muchas esperanzas debido al diagnóstico de los médicos.

Carlos Luna durante recibiendo quimioterapia. CARLOS LUNA
Carlos Luna durante recibiendo quimioterapia. CARLOS LUNA

Llegó a estar más de 10 semanas postrado en la cama en estado vegetal, pero poco a poco fue mejorando: "Después de recibir 63 sesiones de quimioterapia, tomar más de 4.000 pastillas y cientos de inyecciones, me curé". Pero la alegría le duró poco tiempo…

En julio de 2022 el maldito cáncer volvió a aparecer. Otro golpe que la vida tenía preparado a Carlos. Pero resistió estoicamente y en menos de cuatro meses logró recuperarse. "Mientras disputaba el Premier Padel de México me llamó mi médico para darme la buena noticia". Una de las llamadas que más ilusión le ha hecho recibir.

En los momentos más duros de la enfermedad, después de estar varios meses sin poder levantarse de la cama, Charlie nos cuenta el calvario que tuvo que superar: "Llegué a pesar 50 kg después de estar en estado vegetal. Perdí coordinación, fuerza, memoria muscular… tuve que aprender a caminar desde cero". Pero, sin duda, uno de sus mejores aliados fue el pádel "Mi meta era poder volver a entrar caminando en la pista, y ahora mira, otra vez jugando a nivel profesional. Era algo impensable para mí".

Actualmente, además de jugar a nivel profesional, Carlos Luna ha creado la Fundación Pádel vs Cáncer. Una organización sin ánimo de lucro en la que ayudan económicamente a enfermos de cáncer. Los fondos principalmente los obtienen de donaciones y de subastas de material que han donado jugadores profesionales como Bela, Lebrón, Tapia, Sanyo…