NFL

A la leyenda Tom Brady todavía le quedan trucos en su chistera

El quarterback de los Buccaneers se convierte en el jugador con más remontadas en el último cuarto.

Tom Brady celebra la victoria de los Bucs en el último segundo. /Reuters
Tom Brady celebra la victoria de los Bucs en el último segundo. Reuters

El quarterback de los Buccaneers se convierte en el jugador con más remontadas en el último cuarto.

Guillermo García

Guillermo García

"Hay veces que me siento el peor quarterback". Una frase para la historia pronunciada hace apenas unos días por Tom Brady, considerado como uno de los mejores jugadores de todos los tiempos. Si no el mejor. Una sentencia que hoy queda ensombrecida por una nueva actuación para el recuerdo de un jugador que a sus 45 años sigue guardando muchos trucos en su chistera… y en sus manos.

El jugador californiano volvió a demostrar que para él la edad es sólo un número y una vez más encontró huecos donde otros verían muros infranqueables. Lo hizo, además, cuando su equipo más le necesitaba y cuando la necesidad más apremiaba a todos sus compañeros.

Con el marcador 4-16 a falta de tres minutos Brady recordó a todos por qué lleva el calificativo 'GOAT' colgado del cuello. Y lo hizo con una genialidad. A falta de tres segundos conectó con Rashaad White y dio la vuelta al marcador con una nueva genialidad.

 

Nunca antes, en sus 23 años de trayectoria en la NFL, había dado un pase decisivo con tan poco tiempo por jugar. El penúltimo truco de un jugador que ha aumentado su leyenda al convertirse en el jugador que más remontadas ha conseguido en el último cuarto en la historia de la competición, superando a Peyton Manning.

Es la segunda vez en su carrera que Brady, que no podía ocultar su satisfacción tras el encuentro, era capaz de remontar 13 puntos en el último parcial del encuentro. En la anterior ocasión, su gesta sirvió para conquistar su sexto anillo de campeón al levantar 19 puntos de desventaja ante los Atlanta Falcons en la SuperBowl de 2017. Hoy su gesta no ha tenido tanta recompensa, pero tiene el mismo valor para poner en perspectiva una de las carreras más alucinantes de la historia del deporte.

Apasionado del baloncesto desde niño, Guillermo García ha conseguido hacer del deporte de la canasta su profesión. Licenciado en Humanidades por la Universidad Carlos III y con un Master en