PIRAGÜISMO

Antía Jácome quiere el doblete en París: buscará el oro en C2-500 y C1-200

La pontevedresa compartirá bote con María Corbera y también quiere participar en la prueba individual.

Antía Jácome quiere participar en las dos pruebas en París 2024./INSTAGRAM
Antía Jácome quiere participar en las dos pruebas en París 2024. INSTAGRAM

La pontevedresa compartirá bote con María Corbera y también quiere participar en la prueba individual.

José M. Amorós

José M. Amorós

El piragüismo se ha convertido en el feudo de medallas del deporte español en las últimas ediciones olímpicas y ya acecha a la vela como la disciplina con más 'chapas' de nuestra historia. Primero llegaron las cinco medallas de David Cal, que luego han sido igualadas por Saúl Craviotto en Tokio 2020 y con el objetivo de superarlas en París. Ahora, el piragüismo español tiene una nueva estrella que no tardará en estrenar su palmarés y quiere que sea a lo grande en los próximos Juegos Olímpicos: Antía Jácome.

A sus 23 años, la canoísta gallega es la gran joya de la disciplina para los dos próximos ciclos, como mínimo, donde todo hace indicar que sumará muchas medallas en cantidad y calidad. En plena pretemporada, Jácome atiende a Relevo en la presentación de 'Talento a Bordo' de la empresa Iberia, soñando ya con el viaje a París dentro de un año y medio. Allí, intentará el doblete de oros en las pruebas de C2-500 metros, junto a María Corbera, y el C1-200 metros donde es la vigente campeona del Europa.

"Queremos ir en el C2 para que también podamos doblar. Al final, hay ocho plazas para poder clasificar en el C2 y cinco en C1. Clasificarnos juntas daría pie a que podamos competir en ambas pruebas", cuenta Antía Jácome en conversaciones con Relevo. Como cuenta la española, el proceso clasificatorio del piragüismo permite que los clasificados en botes de dos o cuatro integrantes también tengan la oportunidad de participar en la pruebas individuales, aunque no hubiesen clasificado. Eso sí, tampoco habrían tenidos problemas para lograrlo en ambas pruebas por separado y así lo demostraron en las grandes competiciones del pasado año.

Dominadoras por separado... y juntas

En la primera semana de agosto del año pasado, María Corbera se proclamó subcampeona mundial en Halifax (Canadá) en la distancia olímpica del C1-200 metros, que tuvo la ausencia de su compañera, colocándose entre los grandes nombres de la prueba. Solo quince días después, Jácome se colgaba el oro europeo en Múnich superando con notoriedad a sus rivales del continental. Ambas están entre las mejores y pueden ser claras candidatas para lograr un doblete en el podio de París. Juntas, la cosa pinta incluso mejor. En ese mismo eventos, a pesar de haber estado solo tres veces en la misma embarcación, consiguieron colgarse la medalla de plata en el C2-500 metros del Campeonato de Europa. Unos resultados que les encumbran al favoritismo en cualquiera de las dos pruebas en todos los campeonatos donde participen.

Aprovechando el viaje a Madrid en el que Antía habla con Relevo, ambas canoístas han preparado una serie de cinco entrenamientos en Aranjuez. A pesar de que ya estuvieron practicando juntas en la concentración de la Real Federación Española de Piragüismo en Mallorca justo antes de Navidad, ambas quieren buscar cada oportunidad a lo largo de estos meses para poder montarse juntas en el bote.

Antía Jácome y María Corbera ya preparan el C2-500 metros.INSTAGRAM

Veteranía y juventud

Esta vez, bajo la dirección de los técnicos de María Corbera, han seguido mejorando en la compenetración de la palada buscando (y ya rozando para el ojo humano) la perfección sobre el bote. En su charla con Relevo, Antía apuesta por un trabajo a fuego lento para ir matizando hasta el más mínimo detalle: "Tenemos que mejorar poco a poco en ir juntas. María siempre ha sido de C1, aún va tensa y tiene que adaptarse al C2. Yo, por ejemplo, no tengo tanta resistencia como ella. Nos tenemos que ayudar y aportar ambas. Aún tenemos que mejorar mucho, mucho".

La combinación une resistencia y velocidad, pero también experiencia y nuevas ilusiones. Corbera tiene 31 años y Jácome ha cumplido 23 hace tan solo unas semanas. Una diferencia de edad que podría ser un handicap, pero donde la gallega solo ve ventajas: "María me va a facilitar que pueda ir dando pasos adelante. Aunque llevemos el mismo tiempo en canoa (Corbera hacía kayak en sus inicios), ella lleva 20 años en selecciones españolas y me puede enseñar bastante a nivel competitivo".

José M. Amorós
José M. Amorós

Redactor

José Manuel Amorós.