PREOLÍMPICO | POLONIA 88 - FINLANDIA 89

El aullido de Finlandia ensordece a Polonia en el último segundo y se convierte en el rival de España en semifinales

El combinado nórdico remontó en el último cuarto y el acierto en los tiros libres de Madsen les da una vida más para luchar por los Juegos.

Valtonen celebra una canasta ante Sochan./FIBA
Valtonen celebra una canasta ante Sochan. FIBA
Guillermo García

Guillermo García desde París

Valencia.- España está a dos pasos de repetir presencia en los Juegos Olímpicos. Una cita a la que no falta desde 1996 y no está por la labor de romper la racha. Su objetivo está a sólo dos partidos. Tan cerca y tan lejos a la vez. Porque tras dos partidos relativamente sencillas ante Líbano y Angola, ahora toca la batalla de verdad.

Dos finales en las que no hay margen de error y que comenzarán con Finlandia como primer rival, después de que los centroeuropeos se impusieran en semifinales a Polonia (88-89) en un partido agónico en el que exhibieron todas sus virtudes. Y no son pocas. Empezando por el poderío físico de Jantunen. Un alero que mezcla todas las virtudes del '3' moderno: explosividad, fuerza y capacidad atlética. Fruto de ello fue su mayúsculo partido con 20 puntos y cinco rebotes.

El segundo en la cuenta de los Susijengi (manada de lobos en finés) está en su veteranía. Salin, que no había jugado en el primer partido ante Bahamas, fue crucial en la remontada del equipo nórdico con 11 puntos y tres triples en la segunda mitad, demostrando que todavía tiene sangre fría suficiente como para congelar los choques en los momentos más calientes. Y con él Madsen. Al de Andorra no le tembló el pulso con dos tiros libres que resultaron definitivos.

Un tercer factor es la circulación de balón. Algo en lo que incidió Scariolo hace dos años en Alemania. Es un equipo que juega con una gran velocidad de pase y siempre buscando uno más, como demostraron en la segunda mitad ante una Polonia que no supo cerrar el choque. Fruto de esa paciencia fueron las 25 asistencias de los nórdicos, que terminaron por desquiciar al equipo centroeuropeo.

El arsenal 'suomi' es la gran amenaza ahora para España tras superar al combinado de Milicicc, que tuvo el choque en su mano durante 39 minutos, pero finalmente no pudo agarrarlo para seguir soñando con los Juegos. Lo intentó de la mano de un mayúsculo Sochan, que anotó 20 puntos y no acertó con el lanzamiento final, y el veterano AJ Slaughter. Sin embargo, el equipo polaco se quedó sin fuelle y más pendiente de los árbitros que de intentar frenar el acierto exterior en los últimos minutos de los finlandeses, la penúltima valla que tendrá que saltar España para estar en París.