PREMIER LEAGUE

El Liverpool mantiene la delantera por la Premier en su batalla con el colista

Los de Jurgen Klopp sudan para vencer al Sheffield; el Chelsea vence al United en un partido loco (4-3) gracias a Palmer.

Jugadores del Liverpool celebran el triunfo ante el Sheffield. /EFE
Jugadores del Liverpool celebran el triunfo ante el Sheffield. EFE
Europa Press

Europa Press

El Liverpool recuperó el liderato de la Premier este jueves con su victoria (3-1) sobre el Sheffield United, un colista que plantó batalla en Anfield, pero no impidió que el equipo 'red' respondiera a las victorias de Arsenal y Manchester City, mientras que el Chelsea venció (4-3) al Manchester United con dos goles en el tiempo añadido.

El conjunto de Jurgen Klopp tuvo que trabajar su partido ante el último clasificado, a pesar de irse por delante al descanso con un gol de Darwin Núñez. Otro tanto, pero en propia puerta, de Bradley a la hora de encuentro dio emoción al choque, con los locales jugándose el liderato tras los triunfos de sus perseguidores.

Un golazo desde la frontal y por la escuadra de Mac Allister en el minuto 76 devolvió la delantera a un Liverpool que terminó goleando ya en el último minuto por medio de Gakpo. Los de Klopp suman así 70 puntos por los 68 del Arsenal y 67 del City, mientras el Sheffield se ve cerca del descenso matemático.

En el cierre de la jornada 31 este jueves, el Chelsea logró una victoria épica ante el United, con dos goles de Cole Palmer en el descuento. Los de Mauricio Pochettino, que encadenaron la sexta jornada sin perder, empezaron con un 2-0, otro de Palmer, prometedor que se esfumó por los errores atrás ya en el primer tiempo.

Tras el descanso, Garnacho logró su doblete particular para poner 2-3 arriba al United, mientras el Chelsea se mostraba incapaz de generar peligro. Sin embargo, en el largo descuento, un penalti de Dalot lo convirtió Palmer y, el ex del City, el mejor 'blue' en su primera temporada, logró el 4-3 definitivo en el 101'.

Así, los de Ten Hag hipotecaron sus opciones de alcanzar el 'Top 4' para jugar la próxima Liga de Campeones y el Chelsea, otro gigante en horas bajas, sumó un triunfo de fe para, a pesar de estar en mitad de tabla, seguir creyendo en el proyecto de Pochettino.