MUNDIAL DE CATAR

Matty Cash, el inglés que sufre con el polaco

El lateral del Aston Villa eligió jugar con Polonia por la ascendencia de su madre. Jan Bednarek y su tesón lo están ayudando en la complicada adaptación.

Matty Cash, en un partido con la selección de Polonia./Getty
Matty Cash, en un partido con la selección de Polonia. Getty

El lateral del Aston Villa eligió jugar con Polonia por la ascendencia de su madre. Jan Bednarek y su tesón lo están ayudando en la complicada adaptación.

Samuel Silva

Samuel Silva

El fútbol globalizado de estos días deja situaciones curiosas como la de Matty Cash. El lateral derecho del Aston Villa, de 25 años y nacido en Slough, una pequeña ciudad del área metropolitana de Londres, defenderá el escudo de Polonia en el Mundial de Catar, pese a que apenas se expresa en polaco. La ascendencia de su familia materna, originaria de Polonia pero tuvo que emigrar durante la II Guerra Mundial, lo llevó a aceptar la propuesta de la Federación y ahora tendrá la oportunidad de disputar la cita de más relevancia del mundo del fútbol.

El carácter extrovertido de Cash, que debutó con la selección polaca hace apenas un año en un partido ante Andorra de clasificación para el Mundial, lo ha hecho integrarse bien en el vestuario. La ayuda de Jan Bednarek, compañero suyo en la Premier, también le ha facilitado esa adaptación. Lejos quedan esos problemas que sufrió la selección polaca en 2012, cuando recibió las críticas del sector más nacionalista de Polonia debido a que no se expresaban en el idioma patrio.

Aquella selección contaba con varios jugadores que o bien no se expresaban bien en polaco, como Perquis, Obraniak o Boenisch, o bien habían elegido jugar con Polonia tras quedarse fuera de los planes de la selección alemana, como Adam Matuszczyk o Eugen Polanski. Incluso fueron conocidos como los dyed foxes -zorros teñidos- al haber elegido la opción de jugar con Polonia sin tener un sentimiento hacia el país.

"El idioma más difícil del mundo, pero lo estoy haciendo lo mejor que puedo"

Matty Cash Jugador de la selección de Polonia

"Lo situación de Matty es diferente. Es cierto que no tuvo la oportunidad de jugar para Inglaterra, pero vino aquí antes de la calificación. Es un tipo muy amigable, trata de hablar polaco y canta el himno, lo que es muy importante para la gente aquí. No se está aislando de otros jugadores o de los medios", dice Marek Wawrzynowski, periodista del Przegląd Sportowy.

"Será un verdadero honor jugar para Polonia", indicó el propio Cash el día de su jura de bandera para obtener la nacionalidad polaca. Desde entonces, el lateral ha participado en siete partidos, pese a que se perdió los dos últimos previos al Mundial por un problema muscular. Su buen rendimiento en la Premier lo llevó a entrar en los planes de Czeslaw Michniewicz, como también despertó el interés del Aston Villa en el verano de 2020 cuando abonó más de 15 millones de euros al Nottingham Forest, el club donde creció como jugador, para ficharlo.

"No habla el idioma, pero no tiene ningún problema en conocer a otros futbolistas y entrenadores polacos. También aprendió la letra del himno. Matty, por ejemplo, tiene mejor imagen que Perquis. Además, es mucho mejor jugador. Existe un fantástico ambiente a su alrededor, que es visible en las redes sociales", añade Mateusz Różycki, también periodista del Przegląd Sportowy, que destaca ese carácter de Cash para diferenciarlo de otros nacionalizados en el pasado.

Criado en un ambiente polaco, ya que pasó parte de su infancia en casa de sus abuelos maternos, Cash ya conocía la alimentación y la cultura del país, pero no su idioma. La dificultad que presenta su aprendizaje provocó que el lateral sólo domine el inglés, donde tampoco le hizo falta mucho más para crecer como futbolista. Eso sí, sus progresos desde hace un año han sido constantes. Desde sus conversaciones con Bednarek a su tesón, que lo ha llevado a ponerse audios en sus caminos al entrenamiento para conocer las frases más populares.

"El idioma más difícil del mundo, pero lo estoy haciendo lo mejor que puedo", escribió el propio Cash en sus redes sociales la semana pasada, después de convertirse en protagonista de un anuncio publicitario para la televisión polaca. Incluso la Federación de Polonia lo viene colocando como uno de los jugadores habituales en las zonas mixtas ante esa voluntad del futbolista de seguir aprendiendo el idioma. En las redes, Cash mezcla los mensajes en inglés con alguno en polaco, tras los avances que viene realizando en el último año.

Los duros inicios de Cash

Tampoco sus comienzos en el fútbol fueron sencillos. Obsesionado desde pequeño por el fútbol, a Cash le costó ganarse un hueco e incluso llegó a ser rechazado por la primera academia en la que intentó apuntarse. Su padre, un modesto jugador de fútbol que también comenzó en el Nottingham Forest pero que hizo su carrera en otros clubes como el Rotherham, Brentford, Wycombe o Shrewsbury y que luego también siguió vinculado como entrenador, le inyectó esa pasión por el balompié -acudía a todos sus partidos- y por la cultura del esfuerzo.

"Entrenaba cinco días a la semana y luego el sábado trabajaba en una juguetería y el domingo en una tienda de ropa. Quería mostrarle a Matty que el dinero no era fácil de ganar", indicó Bárbara Cash, su madre, en una entrevista reciente con el Przeglad Sportowy. Esa educación lo llevó a superarse -incluso se entrenaba dos veces al día con equipos distintos- hasta que le llegó la oportunidad con el Forest. Ahora su presente es bien distinto y se trata de uno de los jugadores más cotizados de la selección.

También en Polonia existió debate sobre si la elección de Cash fue por la dificultad de jugar con Inglaterra. Alexander-Arnold, Reece James, Kyle Walker o Kieran Trippier suponían una elevada competencia, aunque el lateral sí estaba en los planes de Gareth Southgate, seleccionador inglés. "No se puede decir que Matty eligió entre Inglaterra y Polonia y eligió Polonia. No había tal situación. Justo un día recibió una oferta de la federación polaca y decidió aceptarla. Cuando llegó tal oferta, Matty repitió que estaba realmente listo para dar ese paso", afirmó su padre, que ahora viajará a Catar para seguir a Cash, un inglés que sufre con el polaco pero que defenderá el escudo de sus abuelos en el Mundial.