SELECCIÓN ESPAÑOLA

Asensio, un cambio cimentado en la autocrítica

"Intento aprender de cuando las cosas no salen bien", dice.

Asensio, en el entrenamiento de este jueves./Getty
Asensio, en el entrenamiento de este jueves. Getty

"Intento aprender de cuando las cosas no salen bien", dice.

Sergio Santos

Sergio Santos desde Catar

Marco Asensio (26 años) es un jugador feliz. El fútbol le ha enseñado ya sus dos caras, la mejor y la peor, y a pesar de su juventud se siente un veterano mentalmente. "Hay que aprender de lo malo y lo bueno. Con el paso del tiempo he madurado y eso se nota a la hora de jugar. Espero seguir por este camino", aseguró Marco en conferencia de prensa.

"Intento aprender de cuando las cosas no salen bien. Ser autocrítico y analizar bien la situación. Intento que lo de fuera no me influya", añadió Marco. En esa capacidad de autocrítica está uno de los secretos de su metamorfosis en los últimos meses. Durante su carrera ha vivido los dos extremos: elogios desmedidos y críticas feroces. Eso le ha llevado a escuchar poco lo que se dice (para bien y para mal) y analizar él, con su círculo más cercano, las cosas en las que se puede mejorar.

Ese cambio de mentalidad fue clave para revertir la situación complicada que atravesó desde el final del curso pasado. La primera oportunidad la tuvo en junio, cuando Luis Enrique le convocó a pesar de que apenas jugó en el tramo final de temporada. "Somos los primeros defensores. No quiere que el rival tenga el balón y tenemos que presionar muy arriba y saltar rápido a nuestra marca", dijo sobre lo que le pide Luis Enrique. En esa respuesta se esconde el aspecto fundamental que Asensio mejoró cuando hizo autocrítica y pensó en qué podía mejorar con España: la presión tras pérdida. En aquella convocatoria habló con el seleccionador, apretó los dientes y demostró que también en defensa puede ser uno de los mejores. De hecho, en el debut ante Costa Rica dejó varias acciones defensivas que fueron muy aplaudidas por el técnico desde la banda.

Su buen momento en la Selección lo trasladó al Madrid, donde se vio envuelto en rumores sobre su futuro (termina contrato a final de curso) y con muy pocos minutos. ¿La solución? Centrarse en lo único que él podía controlar: entrenar al 100% cada día. La recompensa le llegó, ha dado la vuelta a la situación y ahora en el club blanco ya se han puesto en contacto con su agente para comenzar a hablar de su renovación, algo que el pasado verano parecía una opción bastante lejana.

Cambio ante los medios

En esa autocrítica, además de lo que ocurre sobre el césped, Asensio también analizó lo de fuera. De ahí que desde hace tiempo se le vea bromista y sonriente con la prensa, atendiendo siempre que es posible cada solicitud de entrevista que le llega desde el departamento de comunicación de la Federación. Está, probablemente, en el mejor momento de su vida en lo personal y lo profesional y quiere que eso se transmita al exterior. Ha entendido que ser natural es la mejor forma de que el aficionado entienda el momento que atraviesa. "Me acuerdo que cuando era niño soñaba con jugar un Mundial", comenta. Está feliz y quiere que el mundo lo sepa.