FÚTBOL

Marcin Oleksy perdió una pierna y ahora gana el premio Puskas: "Tuve miedo a morir"

El jugador polaco se ha impuesto en la votación al mejor gol del año a Richarlison y Payet.

Marcin Oleksy, ganador del Premio Puskás./ FIFA
Marcin Oleksy, ganador del Premio Puskás. FIFA

El jugador polaco se ha impuesto en la votación al mejor gol del año a Richarlison y Payet.

Carmen Díaz

Carmen Díaz

Marcin Oleksy y su gol de volea se han convertido en el mayor gesto de integración y visibilidad para este deporte, hasta el punto de llevarse el Premio Puskas a mejor tanto del año en la gala de los premios The Best.

Lo que era una sorpresa para muchos, para él no significaba más que un nuevo paso hacía delante en su vida, marcada por un accidente y una fecha que cambió todo, el 20 de noviembre de 2010. Con 23 años y durante su jornada laboral como obrero vial, Marcin sufrió la caída en sus piernas de una máquina tras el choque fortuito de un vehículo que perdió el control. "En ese momento no sentí dolor. Tuve miedo pensando si moriría", declaró a la FIFA.

Poco después, tuvo que ser operado y perdió su pierna izquierda. La amputación lo cambió todo, pero él no dejó que la negatividad y la tristeza afloraran, sino todo lo contrario. Intentó mantener una actitud positiva y contagiar a todos a su alrededor: "No me sentí triste por ello. Quizás porque, justo después del accidente, vi el aspecto que tenían mis piernas".

Su superación iría marcada por un objetivo: volver a practicar fútbol. Pasó dos años en silla de ruedas hasta que volvió a andar con la ayuda de unas muletas. Pero ese 'nuevo principio' no sería fácil, ya que su pareja Ewelina estaba embarazada: "Me sentía como otro bebé. Estoy muy agradecido por lo que hizo por mí. Gracias a ella, conseguí volver a ser yo mismo".

 

Volver a practicar fútbol, su propósito

Tras varios años, Marcin volvió a tocar balón de una manera muy especial. "La primera vez que le di una patada al balón después de mi accidente fue con mi hijo, Tomasz. Fue un punto de inflexión para mí", señaló. Decidió volver a entrenar y jugar al fútbol para amputados. En ese momento pasó de ser un aficionado a una estrella de este fútbol, incluso recibiendo la llamada del equipo nacional de Polonia.

Actualmente, sigue trabajando en la construcción por las mañanas y por las tardes se dedica a lo que más le gusta, entrenar con su equipo, el Warta Poznan de Polonia. Es feliz y la nominación a los premios FIFA implica un paso más en la integración del fútbol de amputados y un ejemplo de superación.

Oleksy ha compartido gala de los Premios The Best con su ídolo, Robert Lewandowski: "Es todo un privilegio y estoy muy orgulloso. Robert lleva un par de años siendo embajador del fútbol polaco para amputados". Su gol de volea fuera del área en el partido que enfrentaba a Warta Poznan y Stal Rzeszow es el claro favorito para llevarse el galardón del premio Puskás: "Siento que no fui yo solo quien metió el gol, sino que toda la familia del fútbol para amputados marcó el gol de forma conjunta".

Toda la familia del fútbol para amputados marcó el gol de forma conjunta.

Marcin Oleksy Jugador de fútbol de amputados

Este galardón no solo reconocería el gran trabajo y superación de Oleksy, también la evolución y crecimiento de todos esos jugadores que hacen posible el fútbol de amputados. Marcin es un ejemplo y, desde el mundo del fútbol, se espera que se convierta en habitual ver a estos jugadores en las grandes galas y acontecimientos deportivos. Ahora, "soy feliz sin mi pierna y soy feliz en la vida".

Carmen Díaz
Carmen Díaz

Redactora

Carmen Díaz nació en Almogía, un pueblo perteneciente a la comarca del Valle del Guadalhorce en Málaga. Estudió Comunicación Audiovisual en la Universidad de Málaga y cursa el máster en