BETIS

Montoya salió llorando del césped tras seis meses sin jugar

El lateral ha escrito un mensaje en las redes sociales para agradecer el recibimiento en un encuentro especial.

Martín Montoya, en un lance del partido ante el Espanyol./EFE
Martín Montoya, en un lance del partido ante el Espanyol. EFE
Samuel Silva

Samuel Silva

El partido ante el Espanyol fue especial para Martín Montoya y no sólo por esa victoria que deja al Betis dependiendo de sí mismo en la pelea por la cuarta plaza. El lateral, ante las bajas de Sabaly y Aitor Ruibal, regresó más de seis meses después a una alineación de Manuel Pellegrini, lo que le supuso un golpe emocional. Concentrado y participativo, pese a que vio una tarjeta amarilla pronto, Montoya completó un notable partido, que fue recompensado con el aplauso de la grada y también con el de sus compañeros.

Pero Montoya no aguantó la emoción. Han sido meses duros para el lateral, entre lesiones y partidos sin jugar. Las críticas sobre su rendimiento vertidas en las redes sociales también afectaron a Montoya, al que la suerte no le ha acompañado en su etapa en el Betis. Por todas esas circunstancias cuando Hernández Hernández señaló el final del partido, el lateral explotó. Primero se marchó al círculo central en solitario y allí tras recibir el cariñoso abrazo de Édgar, rompió a llorar. Entre lágrimas y casi con la cara tapada abandonó Montoya el terreno de juego, una imagen que expresa todo lo que ha sufrido en los últimos tiempos.

"¡Qué bonito volver a jugar en el Benito Villamarín y disfrutar con esta victoria! Gracias a todos por los mensajes de ánimo y las muestras de cariño. Han sido unos meses difíciles trabajando en silencio y siempre con humildad, sacrificio, y profesionalidad. Ayudando y apoyando siempre a mis compañeros y al equipo en todo momento y quien me conoce sabe que con una sonrisa siempre y una alegría en el día a día. Al final en la vida hay que ser feliz a pesar de los obstáculos que uno tiene y que son parte de ella. Gracias familia, amigos y afición. Mucho Betis", ha escrito esta mañana Montoya en las redes sociales para expresar el agradecimiento por el apoyo recibido durante el partido.

Apenas tres partidos había disputado el catalán en esta campaña. Titular ante Girona, Celta y Valladolid, en las jornadas sexta, séptima y octava, respectivamente, las lesiones y los buenos momentos de forma de Sabaly y Aitor Ruibal dejaron a Montoya como el tercer lateral diestro y fuera de los planes de Pellegrini. Precisamente, el entrenador verdiblanco, que maneja a la perfección el aspecto psicológico, quiso reforzarlo en la previa, consciente de que necesitaría de nuevo la ayuda del lateral.

"Viene entrenándose muy bien desde hace semanas. Si no ha jugado más es porque ha tenido lesiones y luego por la actuación o rendimiento tanto de Sabaly como Aitor que eran muy altos. No había espacios para otra persona, pero se está entrenando muy bien y tengo plena confianza en que si le toca jugar mañana lo va a hacer bien", indicó Pellegrini en la previa del duelo ante el Espanyol.

Un futuro incierto

El nombre de Montoya siempre ha aparecido entre los posibles descartes para la próxima temporada. Fichado en 2020, cuando firmó un contrato de cuatro temporadas, a Montoya le queda un año más de vinculación con el Betis, pero su escasa participación lo hace tener un pie fuera de la entidad. Sus problemas con las lesiones dificultaron que el pasado verano pudiera estar en el mercado, de ahí que finalmente permaneciera como tercer lateral del equipo.

Apenas 21 partidos, entre todas las competiciones, ha disputado Montoya desde que iniciara su segunda etapa en el club verdiblanco -ya estuvo en la plantilla en la campaña 2015-16-, después de que el brasileño Emerson primero y luego entre Sabaly, Bellerín y el reconvertido Aitor Ruibal le cerrasen la puerta de las alineaciones de Pellegrini.

Samuel Silva
Samuel Silva

Delegado de Andalucía

Samuel Silva se encarga de cubrir la información deportiva de Sevilla y Andalucía, con especial atención a Sevilla y Betis. Tras estudiar Periodismo en la Universidad de Sevilla, creció en