REAL SOCIEDAD-VILLARREAL

Gica Craioveanu y su recuerdo más amargo: "Salir de la Real Sociedad fue el momento más triste de mi carrera"

El exfutbolista rumano habla con dolor y pena de su salida de la entidad blanquiazul 25 años después: "Krauss no me quería"

Gica Craioveanu celebra un gol con la Real Sociedad. /Diario Vasco
Gica Craioveanu celebra un gol con la Real Sociedad. Diario Vasco
José Luis Lorenzo

José Luis Lorenzo

'Zortzi zenbakiarekin... Gica' Han pasado más de 25 años desde que se escuchara esa frase por la megafonía del estadio de Anoeta, pero Gica Craioveanu (Hunedoara, Rumanía, 1968) lo recuerda como si fuera ayer. Y emite una sonora carcajada cuando él mismo reproduce esas palabras en euskera (con el número '8'... Gica). Gica llegó en verano de 1995 y tres años después se vio obligado a hacer las maletas para emprender una nueva aventura lejos de su casa. Bernd Krauss, por entonces entrenador de la Real, le abrió de par en par las puertas de salida. "Fue el momento más triste de mi carrera deportiva", asegura el exfutbolista blanquiazul, metido de lleno ahora en las labores de comentarista. Recién regresado de Rumanía, donde ha pasado dos semanas, Gica atiende la llamada de Relevo para deshacerse en elogios hacia la Real, hacia Imanol Alguacil y para repasar una trayectoria deportiva que le llevó también por Villarreal y Getafe, donde le recuerdan con mucho cariño.

¿Cuánto ha cambiado Rumania desde que saliste de allí la primera vez?

Un mundo. Ha cambiado mucho todo, el país, la Real, el Villarreal… Por suerte las cosas han ido a mejor. Antaño, hablando de Rumanía, había más y mejores jugadores que ahora. Es una opinión personal.

Echas la vista atrás. Fichaste por la Real en el verano de 1995, ¿qué es lo que dejaste atrás?

Un equipo grande de Rumanía, donde estaba muy a gusto, donde era el capitán, donde me encontraba muy bien. Además, tenía a mi ídolo en casa, Ilie Balaci, al que muy poca gente lo conoce pero que lo quería fichar el Milán. Pero por desgracia, durante el régimen de Nicolae Ceaușescu no dejaban a la gente salir. Pasó con Nicolae Drobin, que lo quería el Real Madrid. Yo vine a la Real Sociedad y cambiar de aires me sentó bien. Llegué a la mejor ciudad de España y a un club enorme. Para mí la Real es otro mundo.

¿Te costó mucho salir?

Había recibido ofertas de Austria y de Francia, pero me gustaba mucho LaLiga española. Ver tanta gente en el Bernabéu o en el Camp Nou me motivaba. No me costó. Acerté porque para mí España es un país espectacular en cuanto al fútbol y al trato personal de la gente. Además, yo no tenía los problemas que se encontraron Drobin o Balaci porque Nicolae Ceaușescu, por decirlo de alguna manera, ya había fallecido.

¿Cómo recuerdas esa llamada?

Me acuerdo que jugando en la Universidad de Craiova, el Dinamo de Bucarest iba a jugar un amistoso con el Real Madrid por Extremadura. Y querían que tanto Ovidiu Stinga, que luego jugó en el Salamanca, como yo, jugáramos ese partido. Becali, conocido agente, estaba negociando todo, pero finalmente no se jugó. Entonces vino Mikel Etxarri, por aquel entonces director deportivo de la Real Sociedad, alguien tremendamente profesional, y me ficharon. Nunca he tenido tanto agradecimiento hacia una persona como para él.

¿Qué te encontraste en Donostia?

Me gustaba la vida, la gente. En Rumanía, cuando perdías un partido, salías a la calle y veías a la gente cabreada, pero en Donostia todo lo contario: 'Aupa Gica, no pasa nada, txapeldun. Ya ganaremos el próximo día' Era lo que me decían y eso me impactó mucho, ese cambio de humor. Los aficionados vivían el fútbol, pero de una manera más relajada. El futbol al final es un juego. Hoy ganas y mañana pierdes. La gente era la hostia y te lo digo de corazón.

"En Rumanía, cuando perdías un partido, salías a la calle y veías a al gente cabreada, pero en Donostia todo lo contario: 'Aupa Gica, no pasa nada, txapeldun. Ya ganaremos el próximo día'"

Gica Craioveaniu Exfutbolista de la Real Sociedad y del Villarreal

Solo jugaste tres temporadas en la Real, pero la gente te recuerda con un cariño como si hubieras estado toda la vida aquí…

Y yo. Es mi equipo y lo amo por encima de muchas cosas. Lo hago ver en la radio o cuando salgo en la televisión. Siempre que puedo hablo maravillas de la Real. A mí me ha marcado la vida. La Real es un club señor, un club histórico. Hay algo que no olvidaré en la vida. Yo en 1998 fiché por el Villareal. Estaba Luis Uranga de presidente. Vino Fernando Roig para firmar y me dijo Luis: 'Las puertas de la Real estarán abiertas seguro para siempre, pero las de mi casa más aún' Esto me impactó entonces y me impactará toda la vida. No es normal el cariño de esta gente. Entrar en el corazón de un vasco es difícil, pero quedarse… No tengo palabras.

¿Cómo recuerdas esos tres años?

Al principio me costó mucho. Estuve tres meses lesionado con tres roturas musculares. La gente, cuando pude jugar, me recibió con mucho cariño. Me perdí la pretemporada de la Real en Holanda y yo estuve en Zubieta entrenando solo. Me costó, pero una vez dentro, la cosas comenzaron a funcionar. Fue en enero de 1996 cuando ya me destapé y empecé a marcar goles muy importantes. Además, le tenía cogida la medida al Athletic. Ya sabemos cómo se viven esos partidos en Donostia. Son derbis que marcan una temporada y la verdad es que, por suerte, nunca perdí contra el Athletic. Les marqué tres, uno de penalti, que para mí fue la leche y sirvió para empatar en San Mamés. Nadie se atrevía y lo tiré yo. A mí me daba igual. Tenía sangre fría y lo marqué. Marqué también un golazo en un derbi que acabó con 1-3, en el único partido que ganamos. Y luego, hay un partido que marcó un poco mi historia antes de la Eurocopa del 96. Marqué un gol y dio una asistencia, pero me lesioné y me perdí la Eurocopa. Pero no me arrepiento. Hay muy poca gente que lo entiende. Cuando eres jugador y quieres tanto a un club y a un equipo, estas cosas pueden pasar, pero bueno, da igual.

Gica Craioveanu, en un derbi contra el Athletic Club.  Diario Vasco
Gica Craioveanu, en un derbi contra el Athletic Club. Diario Vasco

¿Qué supuso la Real en la vida de Gica Craioveanu?

Me cambió la vida. Aprecio mucho al presidente Aperribay porque está haciendo unas cosas increíbles. Y aprecio mucho a Imanol. Yo nunca pensaba que fuera a entrenar porque en el vestuario era un tipo muy tranquilo, pausado, no se metía con nadie. Ahora le veo con carácter y le he visto hasta enfadado. ¡Cuidado!. Cuando era jugador no se enfadaba. Era un pacificador. Sigue siendo una persona maravillosa. Nunca pensé que él o Unai Emery fueran a ser entrenadores. Eran introvertidos, muy tranquilos. A Javi Gracia, sí, porque era un tío que vivía el fútbol de otra manera, pero de esos dos nunca, aunqu me alegro de que Imanol le haya dado personalidad al equipo. Me alegro por sus éxitos. Para mí ver a la Real Sociedad ahí arriba supone una alegría. Es un equipo que tiene identidad propia, que juega muy bien al fútbol, que no se entrega nunca. Tiene don y este don lo ha inspirado o lo ha traído Imanol Alguacil. Vuelvo a decir que es increíble el cambio que ha pegado este chaval. Ojalá siga en la Real toda la vida.

¿Esperabas ver a la Real tan arriba? ¿te ha sorprendido en lo que se ha convertido?

Sí lo esperaba y no me ha sorprendido. Y te lo explico. Siempre ha sido un equipo histórico y ha apostado por los chavales. En mi época subieron De Pedro, Idiakez, Aranzabal, López Rekarte… Había gente joven buenísima. Zubieta siempre ha dado esto. Tuvo una época en la que no se apostó tanto por la cantera y vinieron entrenadores de fuera. No quiero rajar de nadie, pero un entrenador de la Real que no sepa el nombre del entrenador, y ya sabes a quien me refiero… Me parece lamentable. Cuando llegué a la Real Sociedad me entregaron un cd con la historia. Yo ya me la conocía, pero eso me marcó mucho. Conocer a las glorias de la Real, lo que es la Real, … te cambia la perspectiva. Es un equipo histórico, que tiene ADN, que tiene algo. Ojalá los jóvenes de hoy en día se inspiren de las viejas glorias. Yo creo que eso es algo que se ha perdido, tanto en el fútbol español como mundial.

"Según Bernd Krauss, nosotros hacíamos en la selección lo que queríamos, vamos, que no nos cuidábamos. No quiero seguir hablando de este tema… Es muy fuerte lo que nos decía"

Gica Craioveanu Exfutbolista de la Real Sociedad y del Villarreal

¿Por qué solo tres temporadas?

Yo era titular en la Real, pero cuando iba a jugar con la selección, a la vuelta, siempre era suplente. Según Bernd Krauss nosotros hacíamos en la selección lo que queríamos, vamos, que no nos cuidábamos. No quiero seguir hablando de este tema… Es muy fuerte lo que nos decía. Vino Luis Uranga y me dijo: 'Lo mejor para ti es irte' Nunca me hubiera ido de la Real Sociedad, jamás.

¿Fue el peor momento de tu carrera tener que decirle adiós a la Real Sociedad?

Sí, sin duda. De corazón, sí. Craiova era el equipo de mi alma, donde viví, crecí y me lo dio todo. Pero me fui a algo mejor, que era la Real Sociedad y me dolió mucho, muchísimo. La historia está escrita. La gente tampoco lo entendió. Estoy orgulloso porque todavía sigo teniendo mi peña en Andoain después de más de 20 años y eso para mí es un orgullo tremendo.

Gica Craioveanu, con la camiseta del Villarreal.  Villarreal CF
Gica Craioveanu, con la camiseta del Villarreal. Villarreal CF

¿Se te hizo raro jugar y celebrar goles con otros equipos?

Sí y no, porque un gol, sea con el equipo que sea, se celebra siempre igual. Al menos eso es lo que pienso yo. Por desgracia o por suerte, el año que volví metí un gol en el 90' que era el empate a uno y no lo celebré por espeto a la gente. No se me olvidará nunca que la gente seguía gritando: 'Gica, Gica' Había marcado un gol contra la Real y seguían coreando mi nombre. Fue un orgullo tremendo y no lo celebré por respeto, por lo que me había dado la Real.

¿Volviste a hablar con Bernd Krauss?

Nunca, porque no quise hacerme más daño. Ya se encargó él de hacérmelo cuando me abrió la puerta de la Real. Tenía tantas ganas de quedarme porque estaba feliz en un club enorme y la gente me apreciaba por la calle. Me costó. Son cosas que pasan en la vida. Recordar aquello te duele y mucho. Estar en aquel club en aquella época, con la historia que tenía la Real y con lo bien que vivía yo en Donostia… Teníamos un equipo maravilloso con Darko, De Pedro, Aranzabal, Javi Gracia, el 'negro' Gómez, Fuentes, Pikabea. Loren… Teníamos un equipo maravilloso y creo que podíamos haber dado más aún, pero bueno. No olvidaré, por ejemplo, aquel partido contra el Depor, que falló Darko un penalti en el 92 que nos hubiera metido en la Champions League, pero se clasificó el Athletic . Si Darko lo hubiera metido… Fueron años buenísimos en cuanto a fútbol y en todo. La gente estaba orgullosa de su equipo.

Éramos un grupo de amigos. Si no hay un grupo de amigos en un vestuario, no hay éxito. Había gente exigente como Loren, Uria o Fuentes, que eran los veteranos. Eran más 'cansinos', pero eran buena gente. Exigían mucho a los jóvenes. A mí no, porque yo ya era veterano, pero a los De Pedro, Aranzabal o López Rekarte les exigían mucho . Eran jugadores muy válidos, buenísimos. Nosotros vivimos mucho de Javi De Pedro porque ponía una asistencias maravillosas…

"El mejor de aquella Real era De Pedro. Ha sido de los cinco mejores jugadores con los que he jugado. Yo he jugado al lado de Hagi y sé de lo que hablo, pero De Pedro tenía una zurda maravillosa"

Gica Craioveanu Exfutbolista de la Real Sociedad y del Villarreal

¿Quién era el mejor de ese equipo?

De Pedro. Era muy especial. Tenía una zurda de miedo. Formaba una banda izquierda tremenda con Aranzabal. Fuentes era más defensivo. Tampoco me quiero olvidar de Karpin. ¡Qué pedazo de futbolista! Luego estaba el 'tronco' de Darko, al que se le caían los goles por los costados. Pisaba la pelota, pero el balón acababa dentro. Pero en lo que a calidad se refiere, De Pedro ha sido de los cinco mejores jugadores con los que he jugado. Y mira que he jugado al lado de grandes futbolistas como Hagi, pero De Pedro tenía una zurda maravillosa.

Gica Craioveanu formó parte de esa generación inolvidable de futbolistas rumanos ….

Teníamos un equipo de la leche con Hagi, Popescu, Dumitrescu, Munteanu, Adrian Ilie… Teníamos al menos 20 jugadores en España. Fue la mejor época del fútbol rumano y no lo digo para sacar pecho. Lo digo de corazón. Era un equipo tremendamente bueno.

"Roig me dijo el primer día: 'A ver Gica, yo pongo la pasta y por desgracia tengo mucha, pero el que sabe de fútbol es José Manuel' Llaneza"

Gica Craioveanu Exfutbolista de la Real Sociedad y del Villarreal

¿Qué recuerdos guarda de su aventura tanto en Villarreal?

Me recibieron como una estrella y le estoy muy agradecido a Fernando Roig porque apostó por mí y se portó de lujo. También estoy muy agradecido a Llaneza, que en paz descanse. Fue el que mandaba en el club. Fernando me dijo el primer día que fiché: 'A ver Gica, yo pongo la pasta y por desgracia tengo mucha, pero el que sabe de fútbol es José Manuel'. Fue un gurú del fútbol en Villarreal. Él apostó siempre por crecer. Era un club familiar, muy diferente a la Real. En el Villarreal estabas más cercano al presidente porque venía a casi todos los entrenamientos. Quería aprender, era una novedad para él. Me lo pasé muy bien. Nuestro Villarreal fue le germen del gran Villarreal. Empezó a crecer a raíz de aquel 1-3 en el Camp Nou, pero por desgracia nosotros acabamos bajando esa temporada a Segunda y el Barça se proclamó campeón. A partir de aquí, el equipo cambió, la imagen del Villarreal fue más grande. Vinieron Palermo, Diego Cagna, capitán de Boca, Arruabarrena… Vino gente buenísima, el Villarreal creció y así se ha convertido en el equipo que es hoy en día.

Como delantero que fuiste, ¿qué te parece la falta de gol de la Real?

No me gusta hablar mucho de esto porque considero que no tienes que hablar mal de un jugador, pero para mí la Real necesita un Darko Kovacevic, un jugador que te meta 15-20 goles por temporada. Respeto a Olabe, que estuvo conmigo de portero, aunque jugaba siempre Alberto, pero la Real, en este caso, no ha tenido buen ojo. Dependemos mucho de Kubo y de Mikel Oyarzabal. Para mí, Oyarzabal juega mejor de delantero que de extremo. Mikel tiene el gol que no tiene ni Sadiq ni André Silva. En la Real no han demostrado y eso lastra al equipo. Tiene que venir gente de segunda línea como Brais y Mikel Merino, que ha tenido el buen gusto de llevar el '8'. 'Zortzi zenbakearekin…' Nunca me olvidaré de eso… Mikel ha tenido el buen gusto de coger el '8' y ser un jugador importantísimo. Me encanta. Es el emblema de la Real. Él, Zubimendi, Zubeldia… Este último me encanta, tiene carácter, es txuri urdin…

"Merino ha tenido el buen gusto de coger el '8' y ser un jugador importantísimo. Me encanta. Es el emblema de la Real. Él, Zubimendi, Zubeldia… Este último es de locos, tiene carácter, es txuri urdin..."

Gica Craioveanu Exfutbolista de la Real Sociedad y del Villarreal

¿Qué sería la Real con Gerard Moreno o Sorloth?

Te voy a decir una cosa. La Real es uno de los pocos equipos de España con identidad propia, ADN positivo, que juega a futbol, a lo que quiere su entrenador. Pero si tuviera un delantero como Darko, como Sorloth o Gerard Moreno, tendría 10-15 goles más y todo lo que eso supone. No te voy a decir que estaría peleando por la Liga, porque creo que en este momento el Real Madrid está por encima de todo. Veo un equipo, y me cuesta decirlo, muy superior, porque ha caído de pie Bellingham, están muy bien Vinicius y Rodrygo Goes, incluso el 'viejo tractorcito' Kross. Es un equipo muy bueno, pero la Real estaría ahí, por la lucha por el tecer puesto. La Real, en estos momentos, no tiene nada que envidiar al Barcelona.

¿El Madrid será imbatible con Mbappé?

Depende de cómo caiga en un vestuario en el que creo que ya hay demasiados egos. Se cabreará Vini, Rodrygo igual no va a jugar tanto... Es difícil y el único que lo puede arreglar es Don Carlo, para mí el mejor entrenador del mundo ahora mismo, aunque no sé si por encima de Imanol…

¿Puede la Real eliminar al PSG?

Yo creo que no y te lo digo desde el corazón. Tenemos que arriesgar y ahí el PSG nos puede hacer mucho daño a la contra. En el Parque de los Príncipes fuimos muy superiores en la primera parte, pero no conseguimos meter. Y por dos desatenciones... Un jugador no puede salir fuera y que Kubo tuviera que marcar a alguien como Mbappé. Esta eliminatoria la van a marcar los detalles y nosotros cometimos dos errores en París.

¿Con quién va hoy?

Yo soy fan de la Real. Lo he dicho muchas veces y nunca me esconderé. Si el Villarreal estuviera en descenso ... Pero en este caso quiero que gane la Real.