LALIGA

Los entrenadores, hartos de sus expulsiones: "El castigo que tenemos es muy grande"

El colectivo de técnicos comparte su malestar por las sanciones de, mínimo, dos partidos cuando ven la roja.

Andoni Iraola y Javier Aguirre durante el encuentro entre el Rayo Vallecano y el RCD Mallorca de esta temporada (22/23). /Getty Images
Andoni Iraola y Javier Aguirre durante el encuentro entre el Rayo Vallecano y el RCD Mallorca de esta temporada (22/23). Getty Images

El colectivo de técnicos comparte su malestar por las sanciones de, mínimo, dos partidos cuando ven la roja.

Natalia Torrente
Guillermo Villar

Natalia Torrente, Natalia Torrente y Guillermo Villar

"El castigo que tenemos es muy grande". Es el sentir de muchos entrenadores, quienes, tras las modificaciones del Reglamento General que rige las normas del fútbol hace dos temporadas, son castigados con dos, tres o cuatro partidos si son expulsados por mostrar desacuerdo con las decisiones arbitrales o hacer gestos ostensibles de desaprobación. "Por un simple gesto, te puedes perder entre el 5% y el 10% de la temporada", decía Andoni Iraola en rueda de prensa tras ser expulsado en el partido que jugó su equipo, el Rayo Vallecano, ante el Real Madrid.

Además de la severidad de los castigos, algunos de ellos se muestran disconformes con la redacción de las actas. El último caso fue el de Javier Aguirre, que tras ser expulsado en el último minuto del partido entre el Mallorca, su equipo, y el Espanyol, dijo: "No estoy de acuerdo con la redacción del acta. Nadie oyó a Javier Aguirre decir nada. Lo que dice el acta no es verdad, yo no dije nada y quiero protestar". Aún así, el técnico del Mallorca cumplió con los dos partidos de sanción, pues el Comité de Apelación rechazó el recurso presentado por su club a pesar de que había una secuencia en vídeo que mostraba a Javier Aguirre impasible durante los minutos finales que el colegiado refleja en el acta.

Más allá de la polémica que rodea cada caso, la mayoría de los entrenadores con los que ha podido contactar Relevo, se ven indefensos ante el endurecimiento de la normativa. Creen que es excesivo perderse dos partidos por hacer un simple gesto o por protestar algo que es intrínseco al juego. Desde el CTA, en las últimas temporadas, según rezan las circulares de la RFEF, se ha recordado a los árbitros "la necesidad de realizar un control eficiente de las áreas técnicas sancionando disciplinariamente a aquellos que protesten las decisiones arbitrales o hagan gestos ostensibles de desaprobación". Los entrenadores están en el punto de mira.

Durante las 14 jornadas disputadas esta temporada, el colectivo técnico ha sufrido cinco expulsiones, justo la mitad que las recibidas durante el curso pasado al completo. Y todas las expulsiones se han saldado con dos partidos de sanción.

Iraola fue claro: "Con el colegiado he hecho un gesto que… He pedido un córner que todos han visto, linier, cuarto árbitro… Simplemente le he hecho un gesto y el castigo que tenemos los entrenadores con un gesto o cuando tenemos los brazos en alto es muy grande". El técnico rayista aseguró que es un tema que hablan entre los entrenadores, incluso en la última reunión de técnicos. Se preguntan quién ha puesto esa norma y por qué.

Los datos, reveladores

Si comparamos el número de expulsiones hasta esta jornada de esta temporada y las anteriores, los datos hablan por sí solos. Desde el cambio de normativa, los árbitros están más pendientes de los banquillos y las expulsiones de entrenadores se han duplicado y triplicado en algunos casos.

ENTRENADORES EXPULSADOS EN PARTIDOS DE LALIGA

Desde la temporada 2018-19 a la actual en curso


Mientras que en la temporada 18/19 en 14 jornadas fueron expulsados dos técnicos, uno en el curso 19/20 y dos en la 20/21, en la temporada 21/22 la cifra ascendía a cuatro y en la actual, son cinco los entrenadores que han sido expulsados.

¿Por qué se endureció el castigo sobre los técnicos? Alfonso Pérez Burrull, exárbitro de Primera División (1997-2010), explica a Relevo que "mientras que las reglas de juego de la IFAB matizan entre advertencia, amonestación y expulsión en el caso de los técnicos, el código disciplinario de la RFEF no lo hace. Independientemente del motivo de la expulsión, el castigo mínimo son dos partidos para los entrenadores en el fútbol español. A veces las expulsiones son desproporcionadas cuando son protestas o comentarios puntuales si las comparamos con comportamientos más reiterados, agresivos o lejos del área técnica. La sanción es la misma en todos los casos: mínimo dos partidos por lo que es posible que la sanción esté descompensada. Si lo llevas al reglamento IFAB, es demasiado castigo".

"La de Iraola es una protesta normal. Si la comparas con el comportamiento de otros entrenadores, que lo que hacen de forma repetida todos los partidos, puede parecer que hay una diferente vara de medir. Es demasiada incidencia ante un hecho puntual, ante el que cabría una advertencia, diferente si el comportamiento fuera seguido. Existe a veces la impresión de que el criterio está descompensado", dice contundente Pérez Burrull.

El VAR llegó al fútbol profesional español en la temporada 18/19. Dos temporadas después, la RFEF decide reformar el reglamento y advertir a los árbitros de que estén más pendientes de los banquillos. "Creo que el VAR tiene algo que ver. Si lo piensas, está situado entre los banquillos. Es posible que endureciera el reglamento con la sanción a los entrenadores que salen del área técnica, es una forma de controlar los banquillos", sentencia Pérez Burrull.