COPA | ATHLETIC 3 - ATLÉTICO 0 (4-0)

El Atlético anuncia en un durísimo comunicado que no venderá entradas a la afición del Athletic tras los incidentes en Bilbao

El club ha condenado el comportamiento de los más radicales, que provocaron, entre otras cosas, la hospitalización de hinchas rojiblancos.

El lío en San Mamés en la previa./
El lío en San Mamés en la previa.
Europa Press

Europa Press

El Athletic Club ha condenado "sin paliativos" los incidentes ocurridos el jueves en las inmediaciones del estadio de San Mamés en la previa del partido de vuelta de las semifinales de la Copa del Rey ante el Atlético de Madrid (3-0) de "ultras descerebrados", mientras que el conjunto rojiblanco denunció "el deficiente operativo de seguridad" y confirmó que no venderá entradas a seguidores del conjunto vizcaíno para el duelo de LaLiga EA Sports en el Cívitas Metropolitano.

Una persona fue detenida y seis ertzainas resultaron heridos con cortes y contusiones en los altercados, que se produjeron durante el acompañamiento a los equipos hasta el interior del estadio y también al final del partido. Grupos de alborotadores arrojaron contra los agentes botellas, vasos de cristal, objetos contundentes y artefactos pirotécnicos, tanto al inicio como al final del encuentro.

"El Athletic Club hace pública su condena sin paliativos de los incidentes acaecidos ayer en la explanada de San Mamés (...) Asimismo, el Athletic Club reitera su compromiso total por un fútbol sin violencia, donde no caben de ninguna de las maneras ni comportamientos incívicos ni actos vandálicos", señaló en un comunicado.

Así, el Athletic destacó el "desprestigio" que supone el comportamiento de estos "ultras descerebrados". "Los graves altercados sucedidos ayer en la explanada de San Mamés suponen un enorme desprestigio para nuestra ejemplar afición y para el propio Athletic Club", manifestó.

"Quienes provocaron los disturbios, lanzaron vallas, arrojaron botellas y, en definitiva, se comportaron como ultras descerebrados no representan al Athletic Club y merecen la reprobación y el rechazo de todos y todas los que realmente formamos la familia athleticzale", añadió la entidad bilbaína, que mostró su "afecto y solidaridad" con las personas heridas.

Por su parte, el Atlético lamentó "los graves incidentes de seguridad" y denunció "el deficiente operativo de seguridad y el caos provocado por el comportamiento inaceptable de algunos aficionados radicales del Athletic Club, que causaron situaciones de alto riesgo, tanto para los aficionados atléticos como para los profesionales de los medios de comunicación y el personal de seguridad de ambos clubes".

El club colchonero cree que por estos incidentes el autobús del equipo "fue obligado a alterar su itinerario" hacia San Mamés y que tuvo que permanece en su interior "durante 35 minutos, a pesar de que el hotel de concentración se encontraba a escasos 500 metros" del recinto.

«Un gravísimo ataque»

"Durante los días previos al partido, el Atlético de Madrid insistió en reiteradas ocasiones tanto al Athletic Club como a la Ertzaintza, de la necesidad de proteger adecuadamente tanto al primer equipo como, especialmente, a nuestros socios, que habían adquirido entradas para el encuentro, y se facilitó a los organizadores y autoridades la información pertinente con todo detalle (listado de aficionados, autobuses en los que se desplazaban, etc.)", añadió.

El Atlético también condenó "el gravísimo ataque" sufrido por un grupo de sus aficionados en un bar cercano a San Mamés y que "causó heridas de consideración a un socio atlético que tuvo que ser trasladado a un centro hospitalario". El club confirmó que ha contactado con esta persona para interesarse por su estado de salud y que se ha puesto a su "disposición".

Además, advirtió que "lamentablemente, este incidente no fue un hecho aislado, dado que durante toda la jornada grupos de aficionados radicales amedrentaron y amenazaron a multitud" de sus seguidores, "entrando incluso en bares y restaurantes, para identificarles e intimidarles de forma violenta".

"La situación derivó en escenas de pánico que se intensificaron a las puertas del estadio, especialmente en el acceso de la afición visitante, entre los que se encontraban niños y familias, a pesar de que durante toda la tarde responsables de seguridad del Atlético de Madrid solicitaron, insistentemente, ayuda al Athletic Club y a la Ertzaintza para el refuerzo de las medidas de protección", remarcó.

De este modo, y "en vista de la gravedad de los hechos acontecidos, provocados por un número considerable de seguidores del Athletic Club, como se puede comprobar en las múltiples imágenes y vídeos", el Atlético, "con el fin de evitar incidentes", no venderá entradas a seguidores del conjunto vizcaíno para el partido de LaLiga EA Sports del fin de semana del 26/27 de abril, algo consensuado con "Policía Nacional" y de lo que se ha informado "convenientemente a LaLiga y al Athletic Club".

El club que preside Enrique Cerezo agradeció a los aficionados que se desplazaron a Bilbao y que "no pararon de animar y apoyar al equipo durante todo el partido" y anunció que devolverá el importe de las entradas "a los socios que no pudieron acceder al interior del estadio antes del inicio del partido y que no ocuparon sus asientos, en algunos casos, hasta el descanso".

"Seguiremos exigiendo allá donde juegue el equipo, que se trate a nuestros seguidores con el respeto que merece cualquier espectador, sea del equipo que sea, y que se establezcan los dispositivos de seguridad y los espacios adecuados para que los aficionados visitantes puedan disfrutar del fútbol que queremos en todos los estadios. Es una gran responsabilidad y un reto complicado que debemos lograr entre todos, con la estrecha colaboración de clubes y autoridades", subrayó.

Finalmente, el Atlético dejó claro que "ninguno de los lamentables incidentes" previos a este encuentro "deben eclipsar" el triunfo del Athletic Club, al que felicitan por su clasificación para la final de Copa. "La ilusión de todos los que formamos parte del club era enorme y la eliminación de nuestro equipo supone una gran decepción. Ahora, todos juntos, debemos trabajar para lograr el resto de los objetivos deportivos de la temporada", sentenció.