COPA AMÉRICA | URUGUAY 0 - COLOMBIA 1

Darwin, Araujo y Giménez saltan a la grada y se pelean con hinchas colombianos: "Nuestras familias estaban en peligro"

Al término del encuentro varios futbolistas de la selección uruguaya saltaron a defender a sus familiares que estaban en las gradas.

Momento en el que los jugadores saltan a las gradas. AFP
Marcos Durán

Marcos Durán

La Copa América vivió la pasada madrugada uno de los episodios más vergonzosos de su historia, cuando al término del partido varios jugadores uruguayos saltaron a la grada y se pelearon con seguidores colombianos que estaban atacando a las familias de los futbolistas celestes. Unas imágenes que ya han dado la vuelta al mundo y que ponen en jaque la organización del torneo sudamericano. El padre de un jugador cuenta a Relevo cómo fue la situación: "Desde que entramos al estadio nos empezaron a insultar y tirar agua, no entendíamos por qué".

La situación, al término del partido, se descontroló. Los aficionados colombianos comenzaron a insultar y entre todos hubo golpes. Durante un minuto, de un lado y de otro, como vemos en este vídeo de El País Uruguay del periodista Juan Pablo Romero, que explica la situación vivida desde el palco de prensa.

"Durante todo el partido hubo incidentes entre hinchas en las tribunas. Tampoco es la primera vez que fanáticos se meten con los familiares de los jugadores que increíblemente no tienen lugar aparte designado. Una vez terminado, los colombianos babosearon y ahí empezó la trifulca", afirmaba.

Después de ese momento, los jugadores de la selección uruguaya que todavía estaban en el terreno de juego se dieron cuenta de la situación y comenzaron a acercarse a la grada. Entre ellos estaban Darwin Núñez, Ronald Araujo o Josema Giménez. El del Liverpool, fue el primero en meterse y soltar puñetazos contra cualquier persona que se pusiera por delante.

La situación de los familiares y amigos de los jugadores en una zona no delimitada a veces es un problema. En este caso, los familiares se vieron acorralados por aficionados colombianos y desde el primer minuto de partido hubo problemas. Incluso el partido se paró en un momento por algún tipo de inconveniente en las gradas.

Josema Giménez habló tras el encuentro: "Es un desastre, nuestras familias estaban en peligro, no había ni un policía. Dejame decirte una cosa: que por favor tengan cuidado porque un sector de Colombia le hizo una avalancha a todas nuestras familias y no nos dejan hablar en el micrófono. Lo voy a decir ahora porque si no te cortan, esto es un desastre. Un desastre todo, no había un solo policía, cayeron a la media hora. Un desastre y nosotros ahí dando la cara por los nuestros. Que los que están organizando tengan un poco más de cuidado con las familias y con la gente porque todos los partidos pasa lo mismo, nuestras familias están sufriendo por culpa de algunos que se toman dos tragos alcohol, que no saben tomar, se comportan como unos descerebrados", cerró el capitán uruguayo.

En el terreno de juego también hubo una pequeña trifulca que terminó en nada, con los jugadores saludándose sin problemas y un afectuoso abrazo entre James Rodríguez y Luis Suárez, que intercambiaron las camisetas.