FÚTBOL FEMENINO

El testimonio de Toni Duggan: contarle a tu club que estás embarazada, antes que a tu madre

"El fútbol femenino no está listo para que las mujeres nos quedemos embarazadas", cuenta la jugadora del Everton.

La jugadora del Everton y de la selección inglesa de fútbol, Toni Duggan. /GETTY
La jugadora del Everton y de la selección inglesa de fútbol, Toni Duggan. GETTY

"El fútbol femenino no está listo para que las mujeres nos quedemos embarazadas", cuenta la jugadora del Everton.

Andrea Robles

Andrea Robles

Si tú y tu pareja os quedaseis embarazados… ¿A quién se lo comunicaríais primero? Con toda seguridad, el 90 % de la gente diría que a sus padres… Pero si eres una futbolista profesional, la respuesta es bien distinta. Toni Duggan, jugadora del Everton, ha puesto el foco en esta situación en varias entrevistas que ha concedido a los medios ingleses.

La ex del Barcelona y Atlético de Madrid cuenta, en una entrevista publicada en The Times, que anunció que estaba embarazada a un médico del club antes que a sus familiares: "Sabes que eres futbolista profesional y tienes que decírselo a alguien lo más pronto posible. Lo ideal para mí hubiera sido contárselo a mi madre, pero tuve que contárselo al médico del equipo porque estaba entrenando".

Duggan descubrió su embarazo durante la pretemporada. De la sorpresa inicial pasó a la más absoluta felicidad. Después llegaron las dudas sobre cómo proceder… especialmente para evitar poner en riesgo su embarazo: "Entrenando estaba preocupada. No hay una guía a seguir. No quería seguir entrenando y recibir un golpe fuerte en el estómago. Tuve que coger el teléfono y llamar al médico, lo cual fue difícil, y realmente no sabía a quién decírselo y cuándo decírselo, pero el médico realmente me apoyó", explica.

En The Times, la internacional con Inglaterra pide que se naturalicen los embarazos en el fútbol femenino. En su caso, el Everton siempre la apoyó, pero en un primer momento la futbolista no sabía qué pasos llevar a cabo, no tenía referentes cercanos que hubieran pasado por lo mismo:

"Estaría bien que cuando una jugadora se quede embarazada, hubiera un correo electrónico o cualquier forma de contacto. Si estás en Inglaterra, lo financia la selección y hay un especialista en embarazo en el deporte y te puede ayudar", argumenta.

Doce semanas de secretos

Tras el médico del club, los siguientes en conocer la buena nueva fueron su entrenador y el fisioterapeuta del Everton. Serían sus confidentes hasta que pasara la decimosegunda semana, esa fecha grabada a rojo que discierne si un embarazo puede llegar a buen término.

Durante esa primera etapa, Duggan actuó con sus compañeras de equipo como cualquier otra mujer haría con la gente de su círculo por miedo a que la gestación se interrumpiera y tuviera que dar dolorosas explicaciones: lo omitió. Lo hizo a sabiendas de que en un ambiente de vestuario es imprescindible la confianza entre compañeras. Para evitar riesgos esas doce primeras semanas, fingió ante sus camaradas una lesión de espalda… lo cual le provocó más remordimientos: "No sabía si esa era la forma correcta de hacerlo, pero esa era mi manera. Tuve que disculparme con algunas personas a las que les mentí, incluida mi familia", cuenta.

Toni Duggan sostiene un regalo  por su primer embarazo antes del partido de la Superliga Femenina en Walton Hall Park, Liverpool.  GETTY
Toni Duggan sostiene un regalo por su primer embarazo antes del partido de la Superliga Femenina en Walton Hall Park, Liverpool. GETTY

Duggan también atendió a la BBC; donde ha reivindicado la maternidad en el fútbol y que las futbolistas deberían recibir más apoyo ante esa etapa de su vida.

"Hay áreas que creo que aún se pueden mejorar. No creo que el fútbol femenino esté listo para que las mujeres se queden embarazadas. Debería ser bienvenido y debería sentirse natural para el fútbol femenino", apunta en la entrevista concedida al canal de televisión inglés.

La maternidad no ha hecho que Toni Duggan tenga ganas de dejar el fútbol. Todo lo contrario: "Me encanta el fútbol y todavía tengo 31 años. No podría pensar en una mejor motivación que tener a tu propio hijo en la banda mirándote", ha explicado la jugadora del Everton.