K'LAUTERN 0 - LEVERKUSEN 1

Bengalas, expulsión, emoción y doblete para Xabi Alonso

Un golazo de Xhaka en el primer tiempo le dio el título al Leverkusen en un partido que se paró dos veces por la pirotecnia.

El Leverkusen es nuevo campeón de la copa alemana. /REUTERS
El Leverkusen es nuevo campeón de la copa alemana. REUTERS
Marcos Durán

Marcos Durán

Tras la tristeza de hace tres días, el Leverkusen pudo (volver a) festejar. El Kaiserslautern, de la 2.Bundesliga, fue más que un digno adversario para los de la marca de la aspirina y dieron la cara durante todo el partido, pero no fue suficiente pese a jugar más de media parte con un jugador más.

El Leverkusen, tras el gran esfuerzo realizado en Dublín frente a la Atalanta, tenía menos piernas. Xabi metió algunos cambios, dejó a jugadores como Hincapié en el banquillo para conseguir algo de frescura. Pero fue Xhaka, un centrocampista, el que con un golazo espectacular desde el borde del área el que desniveló el partido.

Xabi Alonso tuvo un momento de crisis, porque Kossounou se fue expulsado tras una doble tarjeta amarilla, con una segunda tarjeta clarísima tras una entrada temeraria. El técnico español decidió hacer una pausa, esperar al descanso para después realizar los cambios y meter a Adli junto a Stanisic en el descanso para equilibrar un poco el equipo.

La final estaba un puño, porque el equipo de segunda división quería y no podía, mientras que el Leverkusen buscaba bajarle el ritmo a un partido caliente, que se estaba jugando en un Olímpico de Berlín con temperaturas que no corresponden a la época actual. Y eso lo notaban.

La experiencia del equipo de Xabi se notaba en el campo. A pesar de tener uno menos, dominaba el partido. El Kaiserlautern no podía conseguir hilar tres pases seguidos en campo contrario porque no tenían la pelota. Xabi Alonso le pedía a los suyos calma, porque el partido se terminaba y los seis minutos de añadido se hacían eternos.

Pero los de segunda no pudieron y el Leverkusen conseguía un doblete histórico. De 'Neverkusen' nada, este equipo ya es histórico. Tras ganar Bundesliga y Copa de Alemania, sólo la derrota ante la Atalanta en la final mancha un poco la temporada. Xabi Alonso se doctora como un entrenador de clase mundial y en Leverkusen ya se ilusionan con la próxima temporada en Champions League.