ATLETISMO

La IAAF quiere reducir el nivel de testosterona permitido para las atletas trans

La Federación Internacional de Atletismo estudia que las transexuales solo puedan competir con otras mujeres si reducen su testosterona a un máximo de 2,5 nanomoles por litro de sangre.

Dos atletas durante los Juegos OIímpicos de Tokio. /EFE/ Christian Bruna
Dos atletas durante los Juegos OIímpicos de Tokio. EFE/ Christian Bruna

La Federación Internacional de Atletismo estudia que las transexuales solo puedan competir con otras mujeres si reducen su testosterona a un máximo de 2,5 nanomoles por litro de sangre.

Daniel Arribas

Daniel Arribas

La polémica continúa. World Athletics (IAAF), el organismo rector del atletismo internacional, está estudiando reducir el máximo de testosterona permitido para que las mujeres transexuales puedan competir en pruebas femeninas a partir de 2023, según ha desvelado este domingo el diario británico The Guardian.

Todavía extraoficial, el cambio de postura de la IAAF llega después de que el Comité Olímpico Internacional (COI) echara balones fuera en los últimos meses, cediendo a cada federación deportiva la potestad de decidir en qué categoría debían competir las mujeres trans.

Ahora, según ha podido saber el diario británico, la Federación Internacional de Atletismo valora que la testosterona máxima permitida para las mujeres trans se reduzca de cinco nanomoles por litro de sangre a tan solo dos nanomoles y medio. Además, las atletas deberán mantener ese baremo durante al menos dos años, en lugar de los 12 meses que se exigen actualmente.

Para ponerlo en perspectiva, los estándares habituales de testosterona en mujeres oscilan entre los 0,5 y los 2,4 nanomoles por litro de sangre. Es decir, los 2,5 que quiere instaurar World Athletics como techo seguirían sobrepasando, aunque por una sola décima, el patrón habitual de testosterona en mujeres. Por contra, la testosterona en hombres fluctúa, por norma general, entre los 10 y los 35 nanomoles por litro de sangre.

El documento de World Athletics que recoge esta iniciativa, al que ha tenido acceso The Guardian, acepta, además, que las mujeres trans "mantienen una ventaja en masa muscular, volumen y fuerza después de 12 meses de tratamiento hormonal" sobre las mujeres nacidas como tal. Además, especifica que varios estudios han sugerido que dicha superioridad se mantiene más allá de ese periodo.

Caster Semenya, azote de la IAAF

Ante la controversia que siempre generan este tipo de anuncios, World Athletics ha optado por ampararse en la intención de la norma. Un portavoz federativo ha reconocido al diario británico que seguirán las investigaciones "para proteger la categoría femenina" y "mantener la equidad de las competencias", tratando de ser lo más inclusivos posibles.

La IAAF quiere reducir el nivel de testosterona permitido para las atletas trans

Falta por ver cómo afectaría la decisión a atletas como Caster Semenya, mujer, nacida mujer y competidora en pruebas de mujeres. La sudafricana ha representado una de las posturas más críticas con la política de World Athletics en aspectos de género durante los últimos años.

Especialista en la prueba de 800 metros, donde fue bicampeona olímpica —en Londres 2012 y en Río 2016—, Semenya ya se quedó sin acudir a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 por superar los cinco nanomoles de testosterona por litro de sangre. En su caso, claro, influyó el hiperandrogenismo que padece, un trastorno por el que el organismo multiplica las hormonas masculinas en el cuerpo de algunas mujeres.

De esta forma, si Semenya no se medicaba para controlar sus niveles de testosterona, no podía competir en las distancias que van desde los 400 hasta los 1.600 metros —la prueba de la milla—. Por el contrario, sí podía hacerlo en las de 100 , 200 y las de larga distancia. Una incongruencia difícil de entender.

"Para los miembros de World Athletics soy un hombre en las pruebas de 400, 800, 1.500 y 1.600 metros, pero una mujer en las de 100, 200 y larga distancia... ¡Vaya investigación! ¿Qué clase de idiota haría algo así?", denunció la atleta el pasado mes de marzo en su cuenta de Twitter.

Ahora, casi un año después, tras muchas protestas en la misma línea, y una vez se han visto casos similares en otros deportes, parece que la Federación Internacional de Atletismo quiere cortar por lo sano y unificar parámetros en todas las pruebas.

Tal es así que el portavoz de World Athletics consultado por The Guardian ha reconocido que seguirán realizando estudios y consultas al respecto: "Creemos que esta propuesta es la mejor manera de recopilar críticas constructivas, pero no significa que sea la medida que se vaya adoptar de manera definitiva. Se harán más consultas en las próximas semanas".

Daniel Arribas
Daniel Arribas

Redactor

De la sierra norte de Madrid, Daniel estudió Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos y ahora cubre la información de polideportivo en Relevo. Al poco de