REAL MADRID 1 - ATLÉTICO 1

"Nada nuevo en el Bernabéu", "así está la pierna de nuestro agresor", "¡ya vale!": el Atleti estalla tras el derbi

Correa fue expulsado por un codazo a Rudiger, lo que despertó el enfado rojiblanco: "Los jugadores están impotentes ante no poder luchar con sus propias armas".

Correa golpea a Rudiger./
Correa golpea a Rudiger.

Correa fue expulsado por un codazo a Rudiger, lo que despertó el enfado rojiblanco: "Los jugadores están impotentes ante no poder luchar con sus propias armas".

Jonás Pérez

Jonás Pérez

El Atlético de Madrid ha dicho basta. La expulsión de Ángel Correa en el Santiago Bernabéu ha forzado un enfado mayúsculo en las oficinas del Metropolitano, que se ha traducido en declaraciones explosivas, tuits institucionales y reclamos generalizados. En un saque de banda favorable al conjunto rojiblanco, el argentino trataba de ganarle la posición a Rudiger para tirar un desmarque y optar a una jugada de peligro. El alemán pugnó con él, era un forcejeo mutuo. Sin embargo, el jugador visitante quiso quitarse de encima a su rival y soltó el codo de forma violenta contra el pecho de su rival. Gil Manzano lo vio en primera instancia y sancionó la acción con roja directa. "Fue expulsado por golpear con el codo a un adversario sin estar el balón en juego", reflejó en el acta. El Atlético, indignado, respondió en Twitter tras la conclusión: "Nada nuevo en el Bernabéu". Y Simeone replicó: "Sería bueno que pudiéramos competir todos de la misma manera".

Jaime Latre, desde el VAR, no corrigió la decisión de Gil Manzano, por lo que el Atlético de Madrid se quedó con diez jugadores. La repetición no deja dudas: el rojiblanco, sin el balón en juego, soltó el brazo para apartar a Rudiger. Otro asunto es si el contacto es lo suficientemente fuerte o violento para provocar la inferioridad numérica de un equipo. Rudiger se echó al suelo con gesto de dolor, aunque unos segundos después se levantó para participar en el tumulto que se formó entre los futbolistas de ambos equipos. Por si quedaban dudas, así recoge el acta la acción de la discordia: "Golpear con el codo a un adversario sin estar el balón en juego".

Correa protestó enérgicamente la acción y apuntó al colegiado que el jugador del Real Madrid le golpeó abajo antes de él mismo soltar el codo. Simeone consideró que no era suficiente: "Correa le golpea y parece que Rudiger, con 1,94, se desmaya, cuando al poco estaba de pie. Si expulsas a un jugador por esto, no quedarían en el campo. Es una acción que podía haber revisado el VAR. El golpe no fue tan grave. Hay mucha gente que paga una entrada para ver este espectáculo".

Por lo que se pudo apreciar en las imágenes, hubo un ligero contacto de Rüdiger con la rodilla de Correa, aunque este no sirvió para tirarle al suelo. Eso sí, el Atlético de Madrid, tras el partido, ha publicado una imagen de la pierna del argentino, ensangrentada, y con un mensaje contundente: "Así está la pierna de nuestro 'agresor'. Seguimos sin novedades en el Bernabéu". Todo apunta a que la sangre es producto de una falta de Nacho en otro momento del encuentro.

Pese a las protestas de los protagonistas, Correa, que había entrado en la segunda mitad en sustitución de Pablo Barrios, tomó el camino de los vestuarios. Y su técnico lamentó que el VAR no interviniese: ""Entiendo que el árbitro se puede equivocar, pero tenemos el VAR. Está cerca de la jugada, pero también el VAR. El golpe o el contacto no tiene la violencia que tiene un acto para sacar a un jugador de la cancha. No sabemos si le llamó al VAR".

Pese a que no fue un derbi especialmente tenso, Gil Manzano amonestó a Militao, Koke, Marcos Llorente, Nacho, el propio Correa y Nahuel Molina. El lateral argentino, de hecho, vio la quinta amonestación de la temporada y se perderá la próxima jornada.

La reacción del resto de los protagonistas

La acción, por supuesto, no dejó indiferente a nadie. Incluso Courtois, en los micrófonos de DAZN LaLiga, condenó que los rivales protestaran la acción, viendo la que le costó el primer tanto a los suyos: "Como yo lo vi, él hace un gesto. Si es roja o no, no lo sé. No se pueden quejar con la faltita que le pitan antes del gol".

Giménez prefirió no cargar contra el colegiado: "Yo estaba lejos. No la veo bien. Me comentaron que se podía haber revisado. Ya hay gente para juzgar lo que pasó. No me quiero meter. Sigo con mi trabajo, que es tocar la pelota". Savic sí protestó más enérgicamente: "Hoy no ha podido ser lo de jugar en igualdad. No sé por qué, pero siempre pasa". Oblak, también molesto, tiró de ironía: "Hemos jugado con uno menos bastante tiempo, como casi siempre aquí. No sé si es roja. Todo el mundo ha visto la repetición. Yo creo que no ha sido. A lo mejor el siguiente empezamos con uno menos". Koke, que no compareció ante los medios, golpeó de nuevo: "Lo de siempre y como siempre". Y Griezmann: "¡Ya vale!".

Más contundente fue Tomás Reñones, team manager del Atleti: "Se está convirtiendo en costumbre con este colegiado [Gil Manzano]. Ya no es ni la primera ni la segunda ni la tercera vez y lo malo es que se pueda convertir en algo natural. Los jugadores están indignados e impotentes ante no poder luchar con sus propias armas. La indignación es general".

Reñones recordó sucesos del pasado: "Hemos vivido situaciones donde se nos ha expulsado a Costa con unos audios que no existían. Pedimos respeto, que se nos hable con respeto... y queremos poder tener las armas suficientes para poder luchar. Ante situaciones como la de hoy, no sabemos qué hacer. Cada vez que se designa un árbitro, todos sabemos lo que nos puede pasar". Y, también, deslizó el 'caso Negreira': "Por el bien del fútbol y por todo lo que se está hablando, creo que el estamento debería reflexionar. Se ha expulsado a un jugador, con el daño que nos provoca. Los defectos que podamos tener los pagamos nosotros, pero las equivocaciones de los demás también las estamos pagando nosotros".

Jonás Pérez
Jonás Pérez

Redactor

Jonás Pérez es un periodista todoterreno en Relevo. Graduado en Periodismo y Comunicación Audiovisual, comenzó a colaborar con pequeños medios desde sus 18 años para ir formándose cerca de los